Escúchenos en línea

Nuestra June Beer, pionera, irreverente, orgullo caribeño y nacional

20 Mayo 2019
Nuestra June Beer, pionera, irreverente, orgullo caribeño y nacional

Por Vilma de la Rocha

18 Mayo 1935. Nicaragua: Nace JUNE BEER, en Laguna de Perlas o Pearl Lagoon, de la Región Autónoma del Caribe Sur.

Artista plástica, poeta, promotora de la Cultura caribeña y bibliotecaria. La primera y más destacada pintora primitivista del Caribe nicaragüense, obtuvo reconocimiento nacional e internacional por sus obras que representan temas africanos, de las mujeres caribeñas y de la vida cotidiana de su pueblo.

En su temprana juventud viajó a New York, donde detenía el tráfico con su impresionante belleza (mezcla de afro-descendiente, misquita e india de la India). Autodidacta y voraz lectora. Apasionada por la Vida y el Amor hasta el final de su existencia. También viajó por su amado Caribe.

Amiga de juventud con destacados pintores, poetas, músicos, periodistas y amantes del Arte nicaragüense tanto de Bluefields (donde vivió la mayor parte de su vida) como del Pacífico, como Enrique Fernández (Quico), Ernesto Cardenal, Carlos Martínez Rivas, Roberto Cuadra, Pablo Antonio Cuadra, Juan Aburto, Alma Arana, Rolando Steiner, Alejandro Aróstegui, Leonel Vanegas, Orlando Sobalvarro, Róger Pérez de la Rocha, David McField, Carl Rigby, Hugo Sujo, Ana Ilce Gómez, Jorge Eduardo Arellano, Leoncio Sáenz, Edwin Illescas, Maria Gallo, Rosario Murillo, Josefina Guillén, Julie Aguirre, Hilda Volg, Emilia Torres, Luis Morales, Wilmor López, Efrén Medina, y tantos otros más...

Yo la conocí en 1969, en la Cafetería "La India". Me la presentó el periodista Roberto Sánchez Ramírez, y a pesar de la diferencia de edades, inmediatamente se generó una amistad entrañable que duró para siempre.

Tenía una voz hermosísima y cadenciosa, y disfrutaba tanto el baile del Palo de Mayo y el reggae. Era poseedora de una increíble sensibilidad por el arte y la gente, amaba tanto su gente caribeña. Orgullosa de sus orígenes, y defensora de los derechos de las mujeres.

Desde temprana edad, según me contaba, se rebeló contra el establishment conservador de su Bluefields; mujer de avanzada, luchadora consecuente con sus principios. Irreverente hasta en el manejo de su paleta, lo que la caracterizó siempre en lucha contra la sociedad machista y el manejo tradicional de las formas pictóricas.

Sufrió muchas penurias económicas durante la dictadura somocista y, como todos los pintores de la época, cuando lograba vender un cuadro era motivo de celebración y regocijo compartido. Amaba por sobre todo a sus hijos Zaida, Guillermo, Camilo y Natalia. Y pudo conocer a su primer nieto, hijo de Zaida, su primogénita, a quien amó como propio.

La June, como cariñosamente la llamábamos, se integró activamente a la Revolución Popular Sandinista desde sus habilidades creativas como promotora cultural, bibliotecaria y artista comprometida con la causa sandinista. Ella no era política, pero se integró a la Unión Nacional de Artistas Plásticos y a la Asociación Sandinista de Trabajadores de la Cultura ASTC.

Desde su posición de artista y trabajadora de la Cultura, viajó a diferentes países en representación de la Revolución, lo que la llenó de orgullo y satisfacción. Fue con la Revolución Popular Sandinista que se visibilizó la obra de June, y en esos años ochenta que ella vivió intensamente la vorágine revolucionaria.

Celebro su aniversario de vida, que coincide con el aniversario del General Sandino, y le agradezco al universo haberla conocido y disfrutado de su leal y valiosa amistad, pienso que vivió su vida como quiso, adelantada a su época, y cuando falleció el 14 de marzo de 1986, nos dejó un legado humano artístico que hoy se considera un patrimonio cultural del país.

¡Hasta luego querida June!

Galería de imágenes con algunas de sus pinturas

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play