Escúchenos en línea

Tres días de un teatro vergonzoso

20 Mayo 2019
Tres días de un teatro vergonzoso

Por Vicente Verdaguer

Tras la "aparición" anoche de Zayda Hernández en el portón de la Catedral, varias cosas me resultan muy extrañas.

1- Que el día de hoy, aún cuando todos los medios hablan del tema con alarmismo, ninguno usa la palabra "secuestro", que es la palabra que cabría en el caso. ¿No les parece extraño? ¿Por qué a todos les dio miedo usar la palabra? ¿Será que no hubo tal secuestro y que conociendo la verdad se están curando en salud para cuando salte la verdad?

2- ¿No les parece que las tales marcas de las banditas o bridas plásticas mostradas en unas dos o tres fotos son demasiadas intrascendentes? Incluso, aparte de esas fotos, las marcas no son visibles en otras imágenes y en los videos.

3- Quien conoce la dureza, la delgadez y el filo de esas bridas plásticas sabe que las señas que dejaría en dos días de supuesto secuestro, serían marcas con heridas y visibles durante al menos una semana.

4- Pero supongamos que el malhechor puso las bandas solo para darse tiempo de huir. ¿Por qué atarle las manos y no los pies para evitar que corriera? ¿Por qué no poner vendas en la boca para evitar que gritara?

5- Pero además, ¿por qué el supuesto secuestrador, para minimizar el peligro de ser descubierto, en lugar de dejarla en un sitio alejado, digamos en las afueras de Managua, fue a dejarla a Catedral?

6- ¿Será que la función de banditas no era para inmovilizar a la supuesta secuestrada y sólo eran para el show mediático?

7- ¿Notaron en los videos que circulan en las redes que la muchacha se mantiene corriéndosele a las cámaras?  ¿Por qué huía, si de todas las activistas Zayda ha sido una de las de mayor temple? A pesar de que se le miró casi tranquila, hablando y hasta sonriendo, no dijo ni una sola palabra a los medios. Estaban más afectados y emocionados los familiares. Imagínense, ¡un secuestro! Eso es gravísimo. ¿Por qué no aprovechar el momento y sin dejar dudas, gritarlo ante el mundo con todas las fuerzas a través de los medios allí presentes?

8- Jamás mostró sus muñecas ante las cámaras de video. ¿Por qué perder la oportunidad de salirle al paso a las suspicacias y demostrar en serio que por lo menos fue atada? ¿No era oportuno contar los hechos desde el momento que fue "secuestrada" pasando por los días de cautiverio hasta su liberación? 

9- Curioso resulta también que en una incoherente denuncia hecha el sábado por la activista Valeska Valle, ella afirma que existe un testigo que vio cuando Zayda fue "secuestrada"; sin embargo muestra dudas sobre las dos señoras que la acompañaban y solo presume que podrían estar secuestradas y que sus familias por miedo aun no hacen pública la denuncia?  Si así fuera, ¿no es extraño que la familia calle, pues hasta hoy nadie ha denunciado la desaparición de esas señoras? Valle dice que todas las activistas tienen que vivir en casas de seguridad por el peligro que implica la Policía. Sin embargo, en ese video se le ve caminando con absoluta confianza hacia donde se encuentran los supuestos "lobos": los policías. ¿No es contradictorio?  Dice también que el sábado, por miedo, el supuesto testigo abandonó el pais y contradiciéndose cuenta que este hombre andaba con Zaida participando en el plantón. Sin embargo, en otro momento afirma que dicho hombre era ajeno al plantón.

Esto tiene pinta de mentira, de autosecuestro, de engaño mediático,  por donde se busque y no dudo que a esta hora ya estarán preparando el siguiente capítulo de la novela. Pero ya Nicaragua entera está sobreadvertida.

Es oportuno traer las palabras del Papa Francisco de hace dos dias en el Vaticano, refiriéndose a estos engaños.

Estamos, dice el Papa, "en una época donde muchos difunden 'fake news', sin la humildad que les impida vender la comida podrida de la desinformación y les invite a ofrecer el buen pan de la verdad".

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play