Escúchenos en línea

«Mataron a Pomares», y yo perdí un amigo

24 Mayo 2019
«Mataron a Pomares», y yo perdí un amigo

Por Carlos Fonseca Terán (*)

"Mataron a Pomares", le dijo Jacinto Suárez a mi madre a fines de mayo de 1979 en una visita que nos hizo a la casa donde vivíamos en Panamá, donde nos habíamos quedado entrampados en nuestro traslado a Nicaragua desde Cuba. Yo tenía 12 años. La edad en que pensaba hacerme guerrillero; cuatro años después iba a tener mi primer combate en la siguiente guerra. Las palabras de Jacinto me impactaron, porque yo ya sabía que Germán Pomares era el verdadero nombre de Mateo, el pelón que jugaba con nosotros en Cuba y al que le quitábamos el sombrero y le caíamos a manotazos en la cabeza mi hermana, Humberto Tijerino, unos niños cubanos amigos de nosotros del vecindario y yo. Yo ya era bien amigo de cuatro hijos de él (Lesbia, Jamileth, Martín y Liseth)a quienes conocí en Cuba poco antes de salir con rumbo frustrado a Nicaragua, a inicios de 1979. Ellos quedaron allá varios años más. La última vez que vi a Germán Pomares fue cuando llegó a nuestra casa en Cuba a convencernos de que no viniéramos todavía, pero nosotros aunque adorábamos Cuba, estábamos entusiasmados con la idea de venir y yo, de integrarme a la guerrilla, así que no fue una plática apropiada para ser la última. El recuerdo principal que tengo de Germán es la inmensa dulzura de su carácter, por eso nos caía tan bien a los niños que éramos entonces, a mis amigos cubanos, a mi hermana, a Humberto y a mí. Era el Jefe del Frente Norte y de la columna "Oscar Turcios", fue herido en la toma de Jinotega el 20 de mayo de 1979 y murió cuatro días después, desangrado.

Me gustaría agregar que Germán Pomares soñaba con la Reforma Agraria, por eso la portada de los campesinos recibiendo sus títulos de propiedad entregados por nuestro Gobierno revolucionario como parte de la restitución de derechos del pueblo.

Bueno, todos los militantes del FSLN en la lucha contra la dictadura somocista luchaban por la Reforma Agraria entre otras cosas, pero el Comandante Germán Pomares tenía una especial vocación para el cumplimiento de esta tarea, porque él pertenecía a una familia de obreros agrícolas, que fueron los campesinos despojados de sus tierras por el avance del latifundismo en tiempos del somocismo, y principales beneficiarios de la Reforma Agraria sandinista en los años ochenta. No es casual que los principales bastiones del sandinismo estén ubicados donde históricamente ha prevalecido entre la población el proletariado agrícola, clase social que se constituyó en el origen de la base social fundamental del sandinismo.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play