Escúchenos en línea

El Repliegue en el contexto actual

08 Julio 2019
El Repliegue en el contexto actual

Por Manuel Espinoza

Cuando la lucha es de los pueblos, las gestas de sus héroes y mártires se convierte en capítulos aun sin cerrarse en la batalla continua. Son páginas que trascienden a la historia y memoria burguesa.

Prueba de esto son los cientos de miles de nicaragüenses de todas las edades que participan en las conmemoraciones de aquellos combates épicos en la historia por liberación de Nicaragua de una dictadura sangrienta impuesta por los Estados Unidos de Norteamérica. En sus rostros se dibuja la alegría de ser sandinista. Es un lujo popular, que ningún partido se da el lujo de tener. Desde viejos guerrilleros en la lucha anti-somocista, la aguerrida generación de los 80, jóvenes del 90 y de esta nueva etapa de gobierno sandinista, se hacen presente y de manera militante.

Hijos y nietos muestran en sus bellos rostros sus limpias y puras sonrisas. Comparten la historia con sus padres e inician a conocer al verdadero sandinismo. Abrazos de amigos y hermanos de lucha generacional y en fraternidad, todos marchan a pie o en caravana vehicular a punto final que marca la dureza y la proeza de la valentía del FSLN.

Nos vestimos con nuestros colores, el invencible rojo y el indoblegable negro de nuestra bandera de combate. La bandera roja y negra que dignifica y defiende a la azul y blanco. En nuestras camisetas se dibujan el arte y la creatividad con que se viste nuestro corazón orgulloso de ser sandinista. No faltan nuestros pañuelos rojos y negros y nuestras consignas y canciones, que nos hacen sentir el correr de la sangre sandinista en nuestras venas.

A 40 años de esa acción táctica de retirarse a Masaya para reagrupar fuerzas y retomar la operación de captura de Managua se revive en nuestro andar, en nuestro caminar, en nuestro deseo de estar ahí y hacer presencia junto con las nuevas generaciones de nicaragüenses. Porque la sangre guerrillera ahí germinó y hoy cosechamos libertad.

A 40 años de esa acción táctica, seguimos cumpliendo misiones político militares en esa misma zona. Con disciplina militar la militancia sandinista estudió y preparó nuestro accionar en ese día. Con disciplina militar sandinista, muy temprano nos levantamos y asistimos a cada punto a la hora instruida por la jefatura. En cada punto entre cantos y alegría saludamos a los marchistas, las caravanas de motos y vehicular. Los buses repletos de jóvenes y adultos de los barrios y comarcas de Managua.

Con disciplina militar estamos resguardando nuestra zona de ubicación porque el Comandante Daniel va a pasar y no le permitimos a nadie, ni local ni extranjero atentar contra su vida. Entre la alegría de saludarlo de cerca y la vigilancia por su seguridad transcurre el momento cumbre en cada militante. Luego a integrarse a la caravana, que como un cometa lleva una estela de más de 10 kilómetros atrás repleto de participantes en la enorme fila humana.

A 40 años de esa acción militar, este año los sandinistas han marchado no solo por las razones antes descritas. La historia heroica de los repleguistas en 1979, la participación en honor a su memoria y la lucha por la vigencia de la lucha sandinista estarán por siempre en las páginas de nuestra historia nacional.

Me refiero a un contexto actual, que parte de lo vivido a partir del 18 de abril del 2018. A un año de liquidar los tranques mortales y retomar el control sobre las ciudades sitiadas por la intentona golpista en su afán de derrocar al gobierno sandinista, el Repliegue a Masaya tiene otro significado en el marco de la política coyuntural.

A 40 años de esa acción militar, el Repliegue es marchar para reafirmar el compromiso de defender no solo al gobierno sandinista, sino los derechos restituidos al pueblo. Es la demostración de unidad sandinista alrededor de su proyecto social, es la aprobación y respaldo a su dirigencia. Es alistarnos en un solo partido para participar en las luchas, que vendrán. La lucha por la recuperación económica. La lucha que dé más garantías de vida y acceso al trabajo. La lucha que conceda más conquistas y derechos. La lucha por el progreso y el desarrollo, que dignifique al nicaragüense y su condición y bienestar social.

Es de manifestar desde ya nuestra intención de voto, nuestra movilización permanente para la conquista y defensa del voto en las elecciones del 2021. Y en esta jornada de conmemoración de Repliegue a Masaya el sandinismo lo ha reafirmado desde ya. Por eso en vano han tratado de que el pueblo mismo olvide su pasado glorioso escrito con sangre guerrillera. En vano han querido redirigir nuestra gratitud, lealtad y nuestro vínculo de clase con los cientos y miles de hermanos que se entregaron a la liberación de nuestro pueblo.

Hoy más que nunca la situación política está a favor del FSLN. Nuestros adversarios están desprestigiado y divididos. Su capacidad mediática es reducida. Su esperanza de vida política es mínima. Su capacidad organizativa está a cientos de años luz del Frente Sandinista. La oposición se dividirá más y se mataran por cargos presidenciales y de diputación. A todos ellos les espera lo mismo que a todos los anti-sandinistas en este país; el olvido y el repudio histórico del pueblo.

A 40 años de esa acción militar, los sandinistas en Managua demostraron la fuerza monolítica para las próximas elecciones del 2021. Porque se está claro, que estas solo se convertirán en un parte agua, que establecerá un mejor modelo sandinista para todos los nicaragüenses. El modelo de la prosperidad con justicia social y equidad en la distribución de nuestras riquezas. El modelo que impulso desde siempre a los cientos de hermanos caídos en la lucha sandinista.

¡Quieran o no quieran los peleles, los minúsculos, los vende patria, los puchos y los puchitos, habrán más repliegues hasta que el infierno se enfríe! Porque la sangre no se olvida. Porque nada ni nadie será olvidado en la lucha sandinista.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play