Escúchenos en línea

Rosalba, la mariposa guerrillera que sobrevuela Estelí

22 Julio 2019
Rosalba, la mariposa guerrillera que sobrevuela Estelí

(En la foto, de gorra, Juana Elena Mendoza, Rosalba)

Por Manuel Salvador Espinoza Jarquín

 

Juana Elena Mendoza nace el 20 de enero de 1947 en la ciudad de Estelí, hija de Juan Mendoza y Evangelina Alfaro, ambos trabajadores humildes que lucharon por sacar a sus hijas e hijos en medio de las dificultades económicas donde la opción para sobrevivir era la agricultura y ser obrera en las empresas tabacaleras.

 

Tanto Juana, como sus hermanas y hermanos siempre estuvieron al cuidado de su madre Evangelina que llevó el papel de administradora y cuidadora de su hogar, ¡y que bien que lo hacía esta valerosa mujer!

 

La vida de esta familia en los años 50, 60 y 70 transcurrió entre el trabajo y la unidad. Cada uno de sus miembros fue construyendo la propia familia y tomando su rumbo en esa Nicaragua donde imperaba la injusticia y represión de la dictadura de los Somoza.

 

Aquí encontramos a Juana Elena, mujer de menos de 1.5 metros de estatura, realmente "La esencia no viene en barriles", esa pequeña mujer de rostro amplio, sonrisa franca y corazón 10 estrellas fue capaz de encarar de frente la injusticia; se le conoció como la ferviente militante de las causas feministas, dirigente sindical y capaz de detener un "Becat" de la guardia nacional con su cuerpo cuando hacían redadas en su barrio y evitar que jóvenes o su padre fuera capturado.

 

La sonrisa y palabra era su temple. Procreó a 6 hijos, 5 niñas hoy grandes mujeres triunfadoras que seguro el linaje y esencia de su madre las marcó para superar las adversidades, y un único hijo que a finales de los años 80 murió en campo minado cumpliendo su trabajo como ingeniero forestal, graduado en Cuba.

 

Juana Elena, conocida como Rosalba, la chavala que sin pensarlo eligió integrarse a la lucha guerrillera para liberar a su Nicaragua de la dictadura de los Somoza; se fue involucrando de poco a mucho. A los 17 años vivió en carne propia y fue testigo de la explotación de las obreras del tabaco, a quienes defendió y la vimos encarar al patrón demandado los derechos de las mujeres. Y fue así que en 1975 se enfila en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN); su contacto fue a través de Salvador Loza "El Viejo Martín".

 

A Juana Elena se le recuerda con su trabajo de hormiga en el trabajo urbano en Estelí con el afán de organizar a mujeres en AMPRONAC y activar la base social en el barrio que la vio crecer que hoy lleva su nombre.

 

Como toda madre y mujer visionaria, organizó la logística pensando en sus hijas e hijas, dejó a cada uno en manos y corazones de amor que les cuidaran mientras ella regresaba triunfante a su familia luego de la liberación de su patria y así marchó a su destino.

 

Corría el año 1977 y Juana "la subversiva", "la comunista" como estaba en el registro de la OSN, sufrió la persecución somocista que pretendía eliminarla. Tuvo que dejar el trabajo político y de organización que realizaba en la ciudad para pasar a la clandestinidad, bajo el seudónimo de Rosalba.

 

La historia cuenta que a la mariposa en vuelo se le vio con la gallardía de mujer pencona en el campamento guerrillero ubicado en Danlí, Honduras desde donde cumplía la misión de traer armas para Nicaragua.

 

En 1978 integrada en el Frente Norte Carlos Fonseca Amador. Combatió con arma en mano a la guardia somocista en la insurrección de septiembre al mando de Felipe Sáenz, "Ramiro 14".

 

En la Semana Santa de abril de 1979, estando en una casa de seguridad en Condega, participa en el ataque a la GN en la ciudad, al mando del Comandante Guerrillero Cristian Pichardo, "Isauro", retirándose al campamento guerrillero de Canta Gallo, en el que permanece hasta inicios de junio de ese año, cuando fue descubierto y atacado por fuerzas combinadas de la G.N y del CONDECA.

 

Al darse la retirada, Rosalba y un grupo guerrillero de la columna "Augusto Cesar Salinas" se pierde, razón por la cual llegan hasta el cerro Cuba, donde se integra a la columna "Facundo Picado" y participa en la insurrección final en Estelí.

 

Inmediatamente al liberarse Estelí el 16 de julio, Rosalba es enviada con otros compañeros a Sébaco, al mando del compañero "Justo", Leonel Guido (hermano de la compañera Ana Julia Guido). Cuando la columna se acerca a Sébaco, se encuentran en un retén a un grupo de hombres con pañoletas rojinegras y gritando consignas del FSLN. Los guerrilleros responden a las consignas y es cuando son ametrallados por los individuos, que resultaron ser Guardias Somocistas que se habían disfrazado de sandinistas tras huir de Managua.

 

Rosalba cae asesinada a los 32 años, cuando solo faltaban horas para el triunfo de la Revolución por la que tanto había luchado.

 

Sus restos mortales descansan hoy en el cementerio municipal San Francisco de Asís en la ciudad de Estelí. La guerrillera, la combatiente, la compañera, la gran mujer y ser humano que a 40 años de su ausencia física su presencia siempre está en nuestros corazones.

 

A 40 años de haber dado tu vida Juana, tu familia te amamos más que nunca y estamos orgullosas de ser tu descendencia. ¡Juana Elena Mendoza... ¡Presente, presente, presente! Inolvidable mujer, madre. Honor y gloria a nuestros Héroes y Mártires.

 

El ultimo caído aquel 19 de Julio

 

Fui un joven entusiasta

Que conoció del campesino general

Nacido en Niquinohomo y sin clase patronal.

El del sombrero libertador y la sonrisa vasta.

 

El que expulsó a los yanquis intervencionistas

El prócer continental que se llamaba Sandino

Que inspiró a Carlos Fonseca a llamarnos sandinistas

Ese frente de lucha que selló mi destino.

 

Sus ojos azules que veían de la dictadura los atropellos

Con su ejército de mujeres y hombres guerrilleros

Que una vez me reclutaron para luchar junto a ellos

Dejando de ser en esta vida un simple viajero.

 

Pinté paredes, fui correo, quemé llantas y tiré consignas.

Me entrenaron los ingenieros de la guerrilla urbana

También los guerrilleros de German Pomares, el Danto en la montaña

Tiré bombas de contacto. Disparé a la guardia del dictador maligna.

 

Conocí la clandestinad, la conspiración, la noche y la madrugada.

Conocí el frio la lluvia, el hambre, y temor y el miedo cuando te invadían

Aprendí a usar mi fusil FAL como larga espada

Que liberaba a mi pueblo de una larga historia de opresión y agonía.

 

No recuerdo ahora cuantas noches de frio y desvelo

En las cárceles de la guardia por tanto interrogatorio y tortura

No hablé, nunca dije nada, fui como Tomas Borge con temple de hielo

Salí de las mazmorras, y de nuevo a la lucha para derrocar a la dictadura.

 

Peleé imitando el valor de Julio Buitrago y la astucia de Pablo Úbeda.

Peleé en Estelí y Matagalpa, en León, Carazo y no por alguna moneda.

Peleé en la insurrección final en los barrios orientales de Managua,

Participé en el Repliegue Táctico a Masaya bajo el sol y el agua.

 

Regresamos a Managua triunfantes y victoriosos en el pleno día

Entramos al Bunker, derrocamos por fin al dictador un 19 de Julio del 79

La genocida remanente se oculta y hostiga me dispara y ahora el lance de mi agonía

Ya pierdo la vista, ya todo se torna oscuro y ya nada en mí se mueve.

Ahora soy un ángel de color blanco y corazón rojo y negro

Aunque veo a los míos llorar, veo a mi pueblo la liberación disfrutar.

Nunca nos olviden porque desde el cielo los vamos a extrañar

Somos miles los caídos y les dejamos el sueño de un mundo integro

 

Fui un combatiente y mártir de mi pueblo libertador

Caí el 19 de julio y no me importó el último y agudo dolor.

Lo último que hice fue sonreír

¡Porque morí como sandinista gritando Patria Libre o Morir!

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play