Escúchenos en línea

El amanecer de un joven en los años 60: Ajax Delgado López

10 Septiembre 2019
El amanecer de un joven en los años 60: Ajax Delgado López

Por Mirna Mendoza López

El día lunes 5 de septiembre, a las 5 del amanecer del mes 9, nuevamente los criminales somocistas en 1960, ejecutan "la ley fuga", asesinan a un joven de escasos 18 años, que apenas había visto su primera luz un 14de junio de 1941. La celda 13, de la Aviación fue tu última morada, ahí mismo otros revolucionarios también pasaron sus últimos días.

En la aurora del día y de su juventud, en el mes dela Patria, hace 59 años, vimos partirla vida de Ajax Delgado López, pero nunca su ejemplo. Permanece aquí. Es que la gente de su talla desde niños se hizo adulta, con pensamientos puros, profundos, cargados de amor y sabiduría: A mi mamá, Luz López Rivera de Delgado, a mi papá Santiago Delgado Guevara, a mis cinco hermanas y a Ruy, les pido perdón y comprensión por el dolor que causará esta decisión: "Morir por la Patria es vivir".

Son compromisos que la edad no los determinó, sino sus ideales forjados en el "alma" y sellados en piedra, aportes de la generación que le correspondió vivir.

Yo tenía 12 años, concluía mi primaria en la Escuela Rubén Darío de Jinotega. La maestra me llama y dice:

- Se va a su casa. Su mamá la llama.

- ¿Ya tuvo niño mi mamá?, le pegunto pues estaba en el noveno mes.

- No. Han asesinado a un pariente suyo, que también es familia de la Directora (Amanda López Pineda).

Cuando llego a mi casa encuentro a mi mamá llorando y la barriga le saltaba sin parar, como que la criatura se quería salir antes de tiempo.

– Calmase mamita, ¿quién se murió?

- Han matado a Ajax, el hijo de tu tía Luz.

No lo conocí en vida, pero con mi abuelito fui a Managua y en el costado sur del Hotel Nicaragua, un gentío se aglomeraba en todas las calles. Logré entrar a la casa donde su cuerpo descansaba. Su rostro lo tengo presente porque mi tío Federico López Rivera, me alzó para verlo. Jamás se ha borrado de mi mente ese recuerdo.

Asistí a su entierro. Todo un pueblo lo acompañó y a lo largo de la calle 15 de septiembre las expresiones de "¡Muerte al somocismo!" y muchas más, cobraron vida.

Fui testigo presencial, a la altura de Chico Che Repuestos, muy cerca de la Casa del Maestro, la que en otro tiempo fue atacada por la Nicolasa Sevilla, cuando estudiantes, trabajadores y jóvenes comprometidos con la causa de Ajax enfrentaban un jeep de la Guardia Nacional. Nadie dijo miedo.

Ya cerca de la iglesia San José, me encontré a mi tía Conny, quien dijo y recomendó al abuelito Chico descansar y nos llevó a tomar agua. No llegué hasta el cementerio, pero si sé que al regreso del entierro los asistentes hicieron una apoteósica demostración de antisomocismo.

En esa semana del asesinato de Ajax, mi madre daba señales de parto porque el impacto de la muerte de su sobrino lo adelantó. Cuando el niño nació, vivió pocos días, y según me di cuenta años después, había ingerido líquido amniótico y generó en una pulmonía. Esos son daños colaterales de un asesinato.

He tratado de seguir los pasos de Ajax y los de otros héroes y los de otras heroínas, que al igual que él enrumban con su ejemplo a muchas generaciones. Durante casi tres años, desde 1969, asistí semanalmente a visitar reos políticos a la Cárcel de la Aviación, que hoy ocupa la Policía Nacional y lleva el nombre "Complejo Policial Ajax Delgado".

Siempre que paso entre las palmeras a lo largo de la entrada, en mi mente se renueva el cuerpo de Ajax ensangrentado que recibió un balazo en el ojo y perforó el cráneo y la imagen de la tía Lucita de rodillas clamando al cielo Justicia. El padre de mi primo, don Santiago, y su hermano Edmundo, sacaron su cuerpo en una camilla casi a la fuerza porque la Guardia se oponía.

Con la Revolución Popular Sandinista, en esta tierra quedó enterrado para siempre el "pise y corre", la "ley fuga" y otras formas de asesinato. Ayer, hoy y siempre los jóvenes, el FSLN, el pueblo en general y la Policía Nacional recogen la savia de Ajax Delgado López y se compromete a mantener la paz y seguridad de la nación. Una generación de jóvenes que se hicieron adultos comprometidos con la patria.

¡Honor y Gloria a Ajax Delgado López!

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play