Escúchenos en línea

¿Crisis del santo pueblo de Dios o crisis de los obispos de Nicaragua?

11 Septiembre 2019
¿Crisis del santo pueblo de Dios o crisis de los obispos de Nicaragua?

Por Pedro Lermite

¿Reino de Dios o concepto episcopal del Estado?

Parte 1

Somos católicos laicos de la tercera edad. Hemos tenido el privilegio de formarnos en la fe y sabemos que, en nuestro santo pueblo de Dios, coexisten el trigo y la cizaña. Nuestra Madre Iglesia es santa, pero sus miembros somos pecadores, sin excluir ni a obispos, ni a sacerdotes, ni a consagrados.

Sabemos que, con frecuencia, en el lenguaje mundano y político y en ciertos círculos religiosos se identifica jerarquía eclesiástica con Iglesia de Cristo.

La Santa Madre Iglesia de Cristo, (que Papa Francisco prefiere denominar Santo Pueblo de Dios) no es sólo los obispos, sino está compuesta por laicos, sacerdotes, consagrados y obispos. San Pablo esclarece extraordinariamente esta realidad y la complementariedad de los miembros del Cuerpo de Cristo.

La Lumen Gentium, y el Vaticano II, reafirman, profundizan y esclarecen esta doctrina. Esta aclaración es muy importante para aquellos que como el vicepresidente Pence que afirma que el gobierno de Nicaragua le ha declarado la guerra iglesia. Lo que sí es cierto es que algunos jerarcas católicos han tenido serios problemas no sólo con el gobierno y el estado sino también con millones de católicos de filiación sandinista. El Santo Pueblo de Dios en Nicaragua no está en guerra contra nadie.

El que las jerarquías eclesiásticas tengan problemas pastorales, sociológicos, sociales o políticos no significa que esto cubra a todo el Santo Pueblo de Dios, pero también es cierto que las crisis sufrimientos, errores y aciertos, de cada uno de sus miembros, impacta para bien o para mal, a todos los fieles.

Las ideas y puntos de vista que aquí exponemos surgen exclusivamente de nuestra conciencia y responsabilidad de laicos católicos. Nuestra referencia a la fe en Cristo es la piedra angular de nuestras vidas y no está condicionada por ninguna militancia política o social, aunque no las excluye.

Dada la visceralidad de las posiciones, en el momento actual en Nicaragua, nos parece muy importante aclarar esta realidad.

En los últimos 16 meses hemos observado, con profunda tristeza, e indignación, comportamientos muy reprochables de parte de algunos de los obispos de Nicaragua y comportamientos de complicidad por parte de otros, al no denunciar discursos y acciones delictivas y antievangélicas de sus colegas.

Nos duele e indigna aún más que el 1 septiembre 2019, cuando ya han salido a luz múltiples pruebas de un fracasado intento violento, sangriento e ilegal de golpe de estado, con abierta complicidad de los obispos, la Conferencia episcopal de Nicaragua (CEN) lanzó un comunicado que, por mucho esfuerzo que hagamos, no podemos dejar de percibirlo como aberrante y extremadamente confuso.

El lenguaje episcopal intenta ser subliminal, pero sus palabras no resisten un sencillo análisis que revela intenciones políticas inaceptables y desconcertantes de los obispos.

Este hecho fue la última gota que nos lleva a señalar, con humildad y amor fraterno, comportamientos nada evangélicos y nada pastorales de nuestros obispos.

Citamos algunos párrafos de este comunicado:

¨Juntos oremos por el urgente establecimiento de un estado moderno y pluralista que promueva la libertad de expresión aquella que se encarna en el poder del pueblo y de expresarse y nutrirse del intercambio de ideas, opiniones y posiciones……¨

Tenemos una serie de preguntas que hacer al sentido, intenciones y alcance de este texto episcopal:

  1. ¿Que llaman los obispos estado moderno y pluralista?

No sólo dejan completamente de lado la expresión evangélica de reino de Dios (rezamos ¨Venga a nos en tu reino¨,  y no, ¨venga a nos el estado moderno pluralista¨), sino que asumen conceptos laicos de las ciencias sociales, cuyas múltiples connotaciones los obispos no dominan, ni tienen por qué dominar.

¿Pedir un estado moderno, será para los obispos pedir algo similar al estado y gobierno de los EEUU, de Francia, de Inglaterra?

No hay un modelo universal y único de estado moderno. En Estados Unidos encontramos un gobierno que, desde hace 2 siglos, no es electo por voto directo. En las elecciones de ese país sólo han existido dos partidos cuyos programas son idénticos en lo esencial, sobre todo en su política exterior. En ese tipo de democracia quien no esté respaldado por centenares de millones de dólares en sus campañas, no tiene ninguna posibilidad de ser electo presidente o representante. ¿Es esta modernidad la que deberíamos de buscar los católicos?

En el Reino Unido las numerosas conferencias episcopales no coinciden en algo tan importante como es el Brexit. En Brasil y Argentina hay estados cuyos gobiernos llevan a sus países hacia la catástrofe. ¿Cómo se define ética y evangélicamente este tipo de estados modernos?

En una ocasión, el exiliado y sancionado Obispo Báez, en uno de sus lamentables y tristes discursos, afirmó que algo había leído de ciencias políticas y las mezclaba con la teología para orientar su prédica pastoral (sic).

¿El estado moderno será una mezcla del Reino de Dios con algo de ciencias políticas, tomadas de los grandes teóricos del estado?

Estas afirmaciones nos hicieron pasar vergüenza ajena.  La capacidad científica no es una receta de cocina en la que se mezclan dos cucharadas de ciencias políticas con una taza de teología bíblica.

Desde hace un año los señores obispos, no solamente manejan una pastoral todavía muy clerical, que limita enormemente la participación de los laicos en su misión evangélica ratificada por el bautismo y la confirmación de proclamar la palabra del reino, sino que ahora se apoderan de espacios que ellos mismos, en algún momento, citando a San Juan Pablo II, llamaron las cosas temporales que deben estar en manos de los laicos¨. Mientras esto sucede en los primeros días de septiembre 2019 en Chile los obispos empiezan a confiar la administración de parroquias a congregaciones religiosas.

En los discursos episcopales, de los últimos meses se reitera que este es “el momento de los laicos”. En abierta contradicción con este discurso, los obispos han intentado convertirse en conductores y caudillos del mundo de los laicos.

No basta, como afirmó muchas veces el obispo Báez, sostener que los pastores deben de “insertarse en el mundo”. En la historia encontramos muchas formas negativas de inserción, tales como las Cruzadas, la Inquisición, la conquista y colonización de América. Lamentablemente la supuesta inserción  de los obispos en la dinámica social y política de Nicaragua está muy lejos de asemejarse a la de pastores santos como San Monseñor Romero y el padre Odorico, en Jinotega.

Esta posición de proclamar pastoralmente que “hay que orar para que se establezca con urgencia un estado moderno”, continúa tristemente con el pensamiento caudillista, confesado por el Obispo Báez, cuando afirmó públicamente que la llamada Alianza Cívica “había sido formada por los obispos” Esta afirmación fue reiterada por dirigentes de la Alianza Cívica como Carlos Tunnemann, Mónica Baltodano y Juan Sebastián Chamorro quien afirmó incluso que él estaba en la llamada alianza cívica porque los obispos lo nombraron, pero que allí no representaba a nadie (sic).

Tampoco podemos aceptar los criterios del obispo Báez sobre lo que debe de ser un estadista moderno, basándose únicamente en estudios universitarios. El resto, “los que no pasaron por la universidad” eran “burros”, “estúpidos“, “personas no preparadas” “no son gente”, “a duras penas saben leer”.

Esta incursión irrespetuosa de los obispos en el campo soberano del derecho de los laicos continúa presente en el comunicado de los Obispos del 1 de septiembre.

Señores obispos, si realmente ustedes intentan comprender lo que es un estado moderno, (con sus bondades y sus maldades, no el reino de Dios) tendrían que haber leído y estudiado las dos últimas encuestas realizadas por empresas de muy alta solvencia profesional. Encuestas de este tipo son consideradas técnicamente como indicadores de modernidad.

Pero es evidente que a ustedes no les interesa leer estos datos a la luz del evangelio. Analicen esas cifras y verán que ustedes están defendiendo pequeños grupos de la sociedad nicaragüense.

Y no escuchan el sentir de la inmensa mayoría de los católicos sandinistas. Ustedes han venido condenando y satanizando, no solo al gobierno, sino a millones de católicos y evangélicos, que ven en el sandinismo, un camino imperfecto, pero único en la historia, a favor de los más pobres de Nicaragua.

  1. ¿Que entienden señores obispos por libertad de expresión?

En el citado texto, los obispos piden un estado que ¨promueva la libertad de expresión, aquella que se encarna en el poder del pueblo¨ Esta posición indigna aún más que la anterior afirmación del estado moderno.

¿Toman esto de las sagradas escrituras o de la filosofía liberal sistematizada después de la segunda guerra mundial? ¿De qué libertad de expresión están hablando? ¿

Señores obispos, para invitarnos a rezar por la libertad de expresión, ustedes tienen que convencernos que de que hay un fallo muy serio en este punto. ¿Pueden ustedes demostrar que hay una carencia seria que lesiona la ética y los evangelios en la libertad de expresión en Nicaragua? Si es así les pedimos que expresen detalles y pruebas sobre la realidad de esto.

Ni el actual gobierno, ni ningún gobierno en el mundo es perfecto, pero no hay ninguna razón ni menos justificación para que los obispos satanicen a Nicaragua globalizando la falsa idea de una Nicaragua dictatorial, represora feroz de la libertad de expresión, asociándose para ello a las grandes empresas de comunicación internacional, al gran capital de Nicaragua, a las instituciones corruptas de la históricamente corrupta OEA, a los gobiernos más corruptos y violadores reconocidos de los derechos humanos y al execrable gobierno norteamericano. Esa fue la posición de los obispos desde 2018 y aberrantemente se continua en septiembre 2019.

En primer lugar, el evangelio nos afirma “solo la verdad os hará libres”. Con esto nos está diciendo que cualquier libertad fuera de la verdad no lleva el sello evangélico, no puede hacernos libres.

¿Están conscientes señores obispos que desde abril 2018 se ha instaurado el reino de la mentira, de las fake news, de los sentimientos de odio en nuestro país?

Antes de pedir libertad de expresión, término que hay que definir muy precisamente, el santo pueblo de Dios y toda la población nicaragüense necesitan escuchar un llamado episcopal a desterrar la mentira, el odio, el desprecio en los millones en los medios tradicionales de comunicación y en las redes sociales de la Nicaragua de hoy.

Como católicos nos preguntamos desconcertados, si nuestros obispos han decidido conducir pastoralmente al pueblo de Dios con conceptos y expresiones tomados del argot de las ciencias sociales y la política -temáticas sobre la que los obispos reflejan un gran desconocimiento-, en vez de alimentar su prédica en las sagradas escrituras.

Como conocedores de las ciencias sociales nosotros los laicos queremos señalar a los obispos que las expresiones ¨libertad de expresión y de prensa¨ están siendo asquerosamente manipuladas por los grandes poderes que monopolizan actualmente los sistemas de comunicación.

Si quieren hablar en el lenguaje sociopolítico de los laicos, con lo cual creemos que pierden el tiempo, los obispos deberían de estudiar científicamente la monstruosa concentración del poder de magnates como los Rothschild y los Rockefeller. Muy recientemente Facebook fue multada con 147 millones de dólares por abusar criminalmente de la libertad de expresión al vender información privada de centenares de millones de sus clientes.

Los poderes que controlan la CNN, BBC, FOX no solamente exigen ¨su libertad de expresión¨ sino que exigen libertad de prensa, que no es mas que una patente de corso para las empresas comerciales que controlan las comunicaciones impresas, televisivas, publicitarias, etc.

Todo dirigente moderno sabe y confirma cada día que los grandes poderes han convertido la libertad de expresión en un arma y en una rentabilísima mercancía.

Desde una visión evangélica, cualquier promoción de la libertad de expresión debe ir acompañada de la promoción del derecho a una información veraz y pertinente, debe ir acompañada del principio el respeto al derecho ajeno es la paz, debe de definir claramente que la expresión debe y puede ser libre siempre y cuando respete la honra, la dignidad, la justicia de las personas, siempre y cuando respete las leyes en lo referente a injurias y calumnias, las leyes que limitan las expresiones fomentadoras de odio, discriminación de todo tipo, convocatoria a la violencia y a todo lo que exija la constitución de la república.

En estos16 meses no conocemos ni una sola palabra, en la que los señores obispos condenen la cultura del odio, y lo señalen en forma específica como la negación radical del corazón del evangelio.

Queridos pastores, ¿tienen conciencia de que ustedes son de los que más han abusado de la libertad de expresiones cargadas de odio, de mentiras de incitación a la violencia y preñadas de silencio, sobre esta cultura de muerte que va penetrando nuestra familia nicaragüense?

Algunos de ustedes vienen difundiendo a diario, con total impunidad, expresiones llenas de amenazas, iras, odio e incitación a la violencia que legalmente ameritarían en muchos casos sanciones serias. Ustedes satanizan la imagen de Nicaragua (recurriendo incluso a un insólito exorcismo) en el mundo y proclaman que están siendo perseguidos y que se les estrangula en su libertad (como lo repite hasta el cansancio el obispo Mata).sin presentar nunca una prueba convincente de ello.

Es altamente significativo que la cantinela de que el estado de Nicaragua le ha declarado la guerra a la Iglesia y que ésta está siendo perseguida y privada de libertad ha contado con el incondicional apoyo y la promoción no solo del vicepresidente (Sr. Pence) del estado más agresor de nicaragua en su historia, sino también de los gobiernos e instituciones que ostentan el triste rango de los mayores índices de violencia en el mundo.

¿Esta libertad de expresión por la que ustedes nos piden rezar será la libertad de expresión del triste doctor en teología bíblica obispo Báez, en aquella grabación nunca desmentida, en la que insulta en forma soez y con inmensa impunidad a quien se le viene en gana; calificando al pueblo de nicaragua de “salvaje”, a la Alianza Cívica una “sopa de letras”; pidiendo y aplaudiendo la intervención y agresión de EEUU contra Nicaragua, refiriéndose al Presidente de la República como una bestia y expresando sus deseos de fusilarlo lo cual lo convierte en un delincuente penal confeso

En un derroche de libertad de expresión el obispo Báez aplaude leyes norteamericanas que suponen una verdadera guerra de hambre contra Nicaragua. “que le toquen los riales” dice, refiriéndose a las leyes norteamericanas que buscan un bloqueo financiero contra el pueblo de Nicaragua.

Su doctorado en teología bíblica no le sirve para darse cuenta de que una agresión económica de ese tipo, de parte de la potencia más grande del mundo, traerá irremediablemente hambre y destrucción, no a un gobierno o a unas personas, sino a todos los nicaragüenses, sobre todo a los más pobres que Báez afirma defender.

Este delito de verdadera traición a la patria, tendrá que ser juzgado algún día, para resarcir al pueblo nicaragüense.

¿Es libertad de expresión utilizar, expresiones públicas aberrantes y que desnudan radicalmente la personalidad orgullosa, irrespetuosa, antievangélica, apátrida e ignorante de las ciencias sociales y de la historia, cuando Báez califica a los presidentes de Venezuela, Bolivia y Nicaragua como “burros”, “estúpidos“, “personas no preparadas” porque “no pasaron por la universidad, ni tienen título, no son gente”, “a duras penas saben leer”?

Asumiendo como un verdadero comandante supremo pasa revista al comportamiento político de varios obispos y se refiere burlona e irrespetuosamente a su superior el Cardenal Brenes.

En uso de su impune libertad de expresión Báez sostiene abiertamente que los famosos tranques en donde se cometieron delitos graves y violaron durante meses el derecho de los ciudadanos a la libre circulación fueron ¨un invento genial¨. ¿Podrá ahora mirar a los rostros de las víctimas de tortura, secuestro, robos, violaciones, asesinatos, profanación diabólica, todo ello filmado por los criminales responsables de los tranques elogiados por Báez?

Además, agradece “el apoyo” del gobierno de los Estados Unidos, “los gringos nos están echando la mano” dice refiriéndose el gobierno más genocida conocido en la historia, el mayor violador de los derechos humanos en el mundo, condenado como estado terrorista en la Corte de La Haya, por sus acciones contra Nicaragua.

No podremos nunca olvidar señores obispos las horrendas palabras del obispo Báez, ahora exiliado y recluido en algún convento Carmelita de Italia.

Le sobró libertad de expresión con impunidad al obispo Álvarez quien convocó desde el púlpito al santo pueblo de dios a apoyar un llamado de paro nacional convocado por el gran capital de Nicaragua.

En ningún momento de la historia de nicaragua, ha habido tantos abusos que violan la ley la constitución, y el espíritu del evangelio como en estos últimos 16 meses.  Y en estas violaciones van a la cabeza varios de los señores obispos.

Siempre quedará en el aire, la respuesta esperada a una pregunta: Señor Obispo Mata, ¿está usted consciente de por qué el vicepresidente Pence lo invitó a usted muy especialmente para conversar con él en Washington?  ¿Está usted consciente que este hecho es único en la historia de América y de Nicaragua?

¿Cree usted que afirmando que el diálogo no lleva a nada, al mismo tiempo que acepta la invitación de Pence y lo insta a agredir a Nicaragua, es realmente coherente con sus funciones de pastor del Santo Pueblo de Dios?

¿Le faltó libertad de expresión al obispo Mata en la primera sesión de dialogo de mayo 2018? No solo se tomó el micrófono antes que ningún otro nicaragüense y fue para intervenir a gritos afirmando al presidente de la república que lo que se estaba viviendo era una verdadera revolución (para ello citó un diccionario, no consideró necesario más conocimiento ni ciencia) y además aconsejó al presidente que renunciara cuanto antes para preservar su vida y la de su familia.

Después de esa intervención de Mata han seguido muchas otras similares de parte de ciertos obispos.

Otro triste e innegable ejemplo de una inaceptable “libertad de expresión” es la famosa expresión de del señor Miguel Mora de Cien por ciento noticias “Maldigo siete veces a los Sandinistas (más de dos millones de nicaragüenses la mayoría cristianos) …malditos hasta su cuarta generación” Lamentablemente Miguel Mora estaba acompañado en sus libres expresiones de odio, por el obispo Báez (las expresiones del obispo todos las conocen). Tanto estas libres expresiones de odio y desprecio de Mora y de Báez están condenadas por las leyes de injurias y calumnias y por amenazas de muerte.

¿Es por esta la libertad de expresión que nos invitan a orar y a realizar ¨procesiones¨? ¿Realmente lo han meditado con corazón de pastores?

Señores obispos, desde nuestra conciencia cristiana, no los podemos acompañar en estas oraciones a las que nos invitan.

Con amor y tristeza, pero también con una gran esperanza oramos pidiendo para ustedes la luz del Espíritu Santo que les permita revisar a fondo las expresiones y comportamientos que ustedes vienen teniendo desde 2018.

No podemos ocultarles con amor y respeto que esos comportamientos de ustedes han creado un verdadero sisma en el pueblo de Dios y gran confusión en la conciencia de muchos hermanos cristianos, sencillos.

Parte 2

En los primeros días de septiembre la CEN publicitó en todos los espacios posibles un plan que denominó ¨Semana de oración por Nicaragua.  La justicia y la paz se besan¨.

El mantenerse varios días en oración para solicitar gracias especiales del Señor, es una práctica secular del Santo Pueblo de Dios. Ante la gran cantidad de problemas que afrontaba con frecuencia y en medio de un acelerado ritmo de vida, Santa Teresa de Calcuta inventó una manera de invocar la intercesión de la Virgen María a la que nombró “Novena de emergencia” (Flying Novena). Esta era “su rápida arma espiritual”. El rezo promovido por la Madre Teresa consistía en recitar diez "Memorares" en un solo día, de forma rápida, con el propósito en mente. Un "Memorare" es una oración de intercesión a la Santísima Virgen, atribuida a San Bernardo.

Por su parte, los obispos por primera vez en la historia conocida “inventan” (es la palabra castiza y etimológicamente adecuada) y proponen una semana de oración, con las siguientes características:

  1. La propuesta surge en septiembre 2019 después de que dos encuestas nacionales de empresas muy creíbles y capacidad ética y profesional concluyen que la inmensa mayoría de los nicaragüenses rechaza las propuestas de los sectores que hace año y medio intentaron un golpe de estado y expresan su preferencia al FSLN y una alta aprobación al gobierno actual.  Así mismo en estos últimos meses es evidente ante una observación neutral que la consistencia de los sectores que intentaron un golpe de estado se ha desmoronado muy fuertemente.

En las mismas encuestas el 73% de la población afirma que el principal problema es el económico y el 74 % sostiene que espera más mejoría en economía en este año. Ninguna mención a justicia, paz, libertad de expresión y otros temas de los obispos.

  1. Los obispos presentan esta semana de oración como una celebración especial de dos fiestas de la Santísima Virgen María. Estas fiestas se han celebrado todos los años, pero esta vez se convierten por voluntad de los obispos y sin motivo especial que lo explique en parte de una estrategia pastoral o política que va mas allá de las tradicionales celebraciones a la Santísima Virgen.

Desde hace siglos, el viernes anterior al Domingo de Ramos también se hacía una conmemoración a la Virgen Dolorosa, festividad conocida popularmente como “Viernes de los Dolores”. En 1814 el Papa Pío VII fijó la Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores para el 15 de septiembre. Hay pues dos días de celebración de la Virgen de Dolores

Llama la atención y crea interrogantes que la fiesta de nuestra Señora de los Dolores, que siempre se ha celebrado el 15 de septiembre, este año sea presentada por los obispos como una celebración especial de actos litúrgicos y procesiones que antes no se hacían y justo en el día en que la nación celebra la independencia de Nicaragua y Centro América, para lo cual hay actividades cívicas que parecen chocar con las actividades litúrgicas a la que los obispos están convocando a todos. 

Es normal que uno se pregunte: ¿por qué deciden los obispos celebrar de esta manera el 15 de septiembre? ¿No perciben la evidente connotación política que esta decisión de ellos conlleva? Para la inmensa mayoría de los nicaragüenses es válido el dicho: al que quemaron con leche caliente hasta la cuajada sopla

  1. Los obispos proponen (quizás inspirándose en algo que recientemente realizó en sus catequesis el Papa Francisco), meditar cada día una frase del Padre Nuestro, a la que denominan ¨tema del día¨
  1. Además del denominado tema del día, proponen para cada día algo que denominan ¨intenciones¨, es decir aquello que se solicita en la oración.

Los temas e intenciones son:

    1. Domingo: TEMA: Padre Nuestro – INTENCIÓN: Por la Paz
    2. Lunes: TEMA: Que estás en el cielo – INTENCIÓN: Por la justicia
    3. Martes: TEMA: Santificado Sea tu Nombre – INTENCIÓN: Por la libertad
    4. El miércoles: TEMA: Venga a Nosotros tu reino – INTENCIÓN: La vida democrática del país
    5. Jueves: TEMA: Hágase tu voluntad en la tierra como en el Cielo – INTENCIÓN: Por las familias
    6. Viernes: TEMA: Danos hoy nuestro pan de cada día – INTENCIÓN: Por los perseguidos y encarcelados
    7. Sábado: TEMA: Perdona nuestras ofensas – INTENCIÓN: Por los jóvenes
    8. Domingo: TEMA: No nos dejes caer en tentación y líbranos del Mal. Amen – INTENCIÓN: Por las autoridades.
    9.  

Señores Obispos, cualquier cristiano honesto, piadoso, con una cierta visión lógica queda muy confundido ante esta propuesta que podemos calificar de tremendamente confusa, desarticulada e incoherente.

No entendemos que se proponen ustedes y que mensajes pastorales (¿o políticos?) quieren enviarnos.

Pareciera que ustedes no desean decir claramente lo que sí quieren decir y han venido diciendo desde abril 2018.

Veamos, ustedes mezclan tres ejes, todos ellos dignos, con raíces evangélicas pero su relación no puede ser más que confusa: las dos fiestas de la Santísima Virgen, celebrada en una forma muy especial este año, los temas del Padre Nuestro que se supone ustedes proponen a ser meditados y unas intenciones por las que se supone que ustedes nos invitan a rezar, que no son mas que reproducciones de las tesis de los sectores que intentaron el golpe de estado.

En resumen, ustedes invitan a realizar una semana que coincide con las fiestas patrias para rezar especialmente, hacer ayunos, sacrificios, procesiones etc. ¨para que la justicia y la paz se besen¨.

Y para que la justicia y la paz se besen, proponen meditar sobre las frases del Padre Nuestro articulando cada una de ellas con lo que ustedes llaman intenciones.  Así por ejemplo el día viernes ustedes invitan a meditar “Danos hoy el pan de cada día” con la intención de que no haya perseguidos y encarcelados (¿???).

Nos vamos a detener en este punto.

Señores obispos, ya es hora que se den cuenta que ustedes no son nuestros maestros políticos y sociales y que ustedes no han hecho mas que asumir y defender las tesis políticas, ilegales e inconstitucionales de los sectores que intentaron un golpe de estado en el 2018.

Ustedes no pueden ni deben invitarnos a rezar por los perseguidos y encarcelados, si antes no cumplen con el deber de pastores de aclararnos quiénes son para ustedes esos perseguido y encarcelados por los que nos piden rezar. Sólo ustedes y pequeños grupos de intenciones golpistas siguen afirmando que hay presos políticos, incluso tras la liberación masiva de muchos delincuentes vinculados al intento de golpe de estado.

Parece evidente que ustedes no nos piden rezar por el señor Assange y por los encarcelados y perseguidos del noble pueblo palestino, ni por el presidente Lula. La expresión encarcelados y perseguidos, así como presos políticos, ustedes la toman, todo el mundo lo ve así, de las minorías que pretendieron un golpe de estado.

 

A diferencia de ocasiones anteriores, en los últimos 16 meses, ustedes no utilizan la expresión “presos políticos”, pero es evidente que su visión es la misma.

Señores obispos dígannos en forma precisa, quienes son aquellas personas que, sin haber violado las leyes y la constitución son, según ustedes, perseguidos y encarcelados (se sobre entiende que por el gobierno).

El obispo Mata afirmó recientemente que los sacerdotes y obispos estaban siendo perseguidos y acosados por la policía. Ni él, ni ustedes, ni el gobierno de Trump, ni los grupos de intención golpista precisan nunca acusaciones concretas. Ya cansa oir quejas de hostigamiento simplemente porque se encuentran en la calle cuando pasa patrullando un vehículo de la policía.

Los grupos con pretensión golpista nunca han precisado con nombres, datos personales, circunstancias, etc. quiénes son los que, según ellos, al día de hoy siguen encarcelados por razones políticas.

Si ustedes van a seguir asumiendo esta posición, tienen la obligación de investigar si esto existe, quienes son, cuantos son, si en realidad no han violado las leyes etc. y divulgar todo esto ampliamente.

Sospechamos que no podrán hacerlo porque nunca han investigado rigurosamente por su cuenta, sino que han repetido el discurso de otros.

No podemos aceptar queridos obispos que ustedes nos inviten a rezar por algo tan vago e indefinido como son ¨los encarcelados y perseguidos¨. Basados en el principio de la objeción de conciencia no podemos ni queremos orar por intenciones basadas en mentiras descaradas.

Señores obispos ustedes no pueden seguir pastoreándonos así.

El lunes nos invitan a meditar sobre la frase estás en el cielo, con la intención de que pidamos la justicia.

Dígannos, señores obispos, cuál es la justicia que tenemos que pedir y para quien.

Ustedes saben, más aún los que tienen doctorado en teología, que el concepto de justicia en las sagradas escrituras, no es el mismo que el concepto de justicia, por ejemplo, que ejercen el gobierno de los Estados Unidos a diestra y siniestra, sin apelación.

Estamos de acuerdo en que todos, incluidos los sacerdotes y obispos, tenemos que luchar porque las instituciones estatales y privadas sean justas y tomen las medidas que se necesitan para serlo. 

Seguimos lamentando que cuando ustedes piden que se haga justicia se refieren a las demandas de los grupos con aspiración golpistas, pero nunca, nunca, queridos pastores, ustedes se han referido a los 23 policías asesinados por los delincuentes de los tranques por los que torturaron, quemaron

La justicia humana que no es la misma que la de las Escrituras, se especifica a través de las leyes. Es in justo lo que viola las leyes y los múltiples acuerdos jurídicos.

¿Qué sucedería señores obispos si se hubieran aplicado las leyes de Nicaragua, que fueron violadas impunemente por acciones y palabras por varios obispos?

¿Es esa la justicia que invitan a pedir?

Recuerden que además de la justicia nuestra fe cristiana define como una piedra angular la misericordia. ¿Por qué nunca encontramos una referencia a la misericordia en los sermones y declaraciones episcopales?

El domingo, en el cual ustedes han organizado celebraciones que convocan a multitudes, ustedes nos piden meditar sobre el tema “No nos dejes caer en tentación, líbranos de todo mal” y nos piden que recemos por las autoridades.

Señores obispos, estamos en Nicaragua, en la tierra del güegüence, el mensaje subliminal en esas frases de ustedes, salta a la vista: “Recemos por las autoridades estatales de Nicaragua para que el señor no nos deje caer en la tentación y nos libre de todo mal”.  Aquí, la meditación se vuelve intención y viceversa. 

Queridos pastores, si nos invitan a rezar, explíquennos lo que, según ustedes, tenemos que pedir para nuestras autoridades. ¿O lo dejan esto al ¨libre arbitrio¨ de cada conciencia? 

Muchos de nosotros rezamos a diario por ustedes y por las autoridades, no solo las nacionales, sino también las degeneradas autoridades que están destruyendo el mundo entre otras, las autoridades estatales de Estados Unidos y de Brasil.

A diario pedimos por ustedes como autoridades, para que realmente el Espíritu Santo los conduzca como verdaderos pastores del evangelio y para las autoridades nacionales pedimos que el señor les ayude a consolidar cada día más todos los programas en beneficio de las mayorías pobres, la disminución de la extrema pobreza, la comunicación de los hermanitos de la costa caribe con el pacífico, la electrificación para todos, agua para todos, vivienda para todos, mas y mas servicios de salud para todos pero sobre todo para los más pobres, abandonados y sufridos.

En la medida en que ustedes también son nuestras autoridades religiosas, estamos dispuestos a continuar pidiendo al Señor les conceda las gracias de sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, piedad y temor de Dios.

El miércoles: TEMA: Venga a Nosotros tu reino – INTENCIÓN: La vida democrática del país

El concepto vida democrática es vago y puede tener múltiples interpretaciones, pero todo el comportamiento y las declaraciones y prédicas de los obispos desde abril 2018 permiten afirmar que, para ellos, esta vida democrática es la que están tratando de imponer los miembros de la alianza cívica formada por los obispos.

 

Estados Unidos se presenta como el modelo de la democracia. ¿Es por ese modelo que nos invitan a rezar los obispos? Y si no ¿por cuál?

En la historia humana el cristianismo se ha encarnado en múltiples modelos políticos y económicos. de sociedad. La verdadera democracia o, más correctamente, el mejor modelo de sociedad es el que, de hecho, se acerca más al Reino de Dios en la tierra. “los ciegos ven, los cojos andan…”

Si es así, verifiquemos el nivel de democracia por las obras: educación gratuita, promoción de las pequeñas y medianas empresas, la promoción privilegiada de la mujer, la disminución cualitativa de la pobreza, la extrema pobreza, la disminución cualitativa de la mortalidad infantil, el país con las mejores carreteras de la región, vivienda popular para las grandes mayorías, grandes inversiones en la recreación sana para los niños y las familias pobres.

En la última encuesta de M & R vemos que la mayoría de la muestra encuestada de 5 millones de empadronados reflejan lo siguiente: Si hoy fuesen las elecciones, un 36.9% votaría por el FSLN; el 16.5% lo tendría entre sus alternativas de votación para sumar 53.4%; en cambio un 3.8% lo haría por la oposición; 9.1% tiene a la oposición entre sus alternativas, para sumar 12.9%... De entre los que votarían por la oposición el 8.9% dice aún no sabe con cual partido; 2.8% la Alianza Cívica; 1.6% la UNAB; 1.0%

El 52.9% cree que le iría mejor al país con un gobierno del FSLN; 13.3% con la oposición; con ninguno el 11.8%; no sabe 22%. El 56.3% cree que con el FSLN en el gobierno puede acceder a educación gratuita. El 71% considera que el principal problema que enfrenta el país es la economía, como el desempleo.

Ninguno de los encuestados menciona la libertad de expresión, la necesidad de un estado moderno, ni la falta de vida democrática.

Todos sabemos que los sectores que los obispos han venido apoyando en su intento de golpe de estado, incluyendo al gran capital y al gobierno norteamericano no han presentado ningún plan de gobierno alternativo y tampoco han definido en forma concreta cuál es la democracia que según ellos hace falta y van a instalar.

En conclusión, dejaríamos de ser sinceros si no percibiéramos una actitud y unos objetivos pastorales inaceptables para nosotros los católicos en ese insólito y desconcertante plan de una ¨Semana de oración por Nicaragua.

Señores obispos ustedes como ciudadanos tienen plena libertad de preferencias políticas a nivel individual, pero si van a pronunciarse como pastores sobre temáticas como las de la semana de oración están obligados a informarse lo más rigurosamente posible sobre qué piensa y espera la mayoría de los nicaragüenses.

Nuestra conciencia cristiana nos obliga a señalar a nuestros pastores aquello que consideramos incoherente con nuestras fe y moral cristiana. El juicio de esto pertenece sólo al Señor.

Millones de cristianos hemos orado y seguiremos orando no sólo por la paz y la justicia, sino también por la conversión de todos los miembros del Santo Pueblo de Dios. Pedimos y seguiremos pidiendo para que la cultura del odio, de la discriminación, de la agresión, de la soberbia, del resentimiento desaparezcan de nuestras mentes y corazones

El trigo crece siempre al lado de la cizaña. Es posible que ciertas personas muy asiduas a la cercanía de ciertos obispos, reaccionen violentamente y califiquen estas líneas de irrespetuosas. El amor y la sinceridad con las que han sido escritas no son compatibles con el irrespeto. Es con este amor y sinceridad que Pablo increpó a Cefas”.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play