Renán Montero: «En silencio ha tenido que ser»

24 Agosto 2009
Renán Montero Corrales, "Moleón" como era para todos los compañeros, de su verdadero nombre Andrés Barahona López, nació en Cuba a inicio de los años 1930. Miembro del Departamento America del Partido Comunista de Cuba y de los servicios de inteligencia del MININT, trasciende en su actuar revolucionario de internacionalista a lo largo de la segunda mitad del siglo veinte en apoyo a los movimientos de liberación nacional en toda America Latina. Sus aportes eran tantos y tales que marcaron el destino histórico de las luchas de los pueblos del continente en contra de las dictaduras apoyadas por el imperio y sus agencias de seguridad. Por razones obvias, es entendible lo resumido que se podría hacer de la vida de un compañero y amigo como Renán, que buen servicio se haría a los enemigos hasta hoy que solo el nombre les recuerda él que para ellos fuera un verdadero fantasma buscado en todos los rincones de America, cuando sencillamente Renán era solamente un hombre de carne y hueso moviéndose en esos mismos rincones y hasta dentro de las mismas entrañas de estas agencias, rozando y desorientando los planes diabólicos de la CIA y las policías fascistas de entonces. En Nicaragua, su acción solidaria empieza en su participación al grupo armado del Chaparral en 1959, para integrarse a los primeros pasos organizativos del FSLN en 1960-61. En 1963-64 se mueve a Argentina donde apoya el "Ejercito Guerrillero de los Pobres" en Salta. Hasta 1967 acompaña el Comandante Ernesto Che Guevara en los preparativos de la guerrilla en Bolivia donde a la vez se encarga de enlace. Ya a inicio de los años setenta, desde Costa Rica apoya en la estructura organizativa del FSLN y sus incursiones en Nicaragua para finalmente pasarse a integrar las brigadas internacionalistas en el Frente Sur de la guerrilla sandinista como jefe de las operaciones de inteligencia hasta culminar la ofensiva final en contra de la dictadura. Al triunfo de la revolución en 1979, el Coronel Renán Montero es Nicaragüense y junto al Comandante de la Revolución Tomás Borge y entonces Comandante de Brigada Lenín Cerna funden lo que será la Dirección de la Seguridad del Estado - DGSE y una de sus ramas la mas operativa, principalmente en el apoyo al movimiento revolucionario en America Latina y resto del mundo, lo que seria la Dirección Quinta. Es en esta ultima instancia que "el viejo" (siempre Renán) junto a muchos-as compañeros-as nicaragüenses y internacionalistas se desempeñen en el secreto absoluto durante los años ochenta para llevar clandestinamente planes de envergadura que la memoria colectiva de los pueblos de America sigue marcando como rumbo histórico necesario del momento. Fue nombrado Comandante Guerrillero y después Comandante de Brigada por el ministro del interior en ese entonces, el Comandante de la Revolución Tomas Borge. Si tomamos la referencia de lo que dicen los medios especializados del enemigo en ese entonces, inclusos lo de hoy, diríamos lo glorioso que se menciona del diseño y preparación de los planes de las misiones como el ajusticiamiento del dictador Somoza en Asunción Paraguay, el apoyo (los cayucos) a la guerrilla del FMLN en El Salvador, La URNG (mexicanas) en Guatemala, el apoyo a tantas otras misiones y operaciones a lo largo y ancho del continente. Pero sobre todo y eso si ciertamente, el que hacer inmediato de estos años de la guerra impuesta por el imperialismo yanqui que era de frenar y frustrar los planes de intervención y desestabilización de la CIA y de los grupos contrarrevolucionarios que se fomentaban desde Washington en contra de Nicaragua y de la Revolución Popular Sandinista. Al inicio de los años noventa, el Coronel y Comandante de Brigada Renán Montero regresa a Cuba sin nunca perder sus lazos con Nicaragua y los sandinistas, siempre atento a los desarrollos de la actualidad en nuestro país y del sandinismo, sobre todo en los momentos los mas difíciles. Retoma su vida en la tierra que lo vio nacer, la Cuba revolucionaria, cerca de sus familiares, amigos y compañeros de siempre. El compañero Renán falleció el Viernes pasado, 24 de Julio en La Habana Cuba y su entierro se cumplió el día Domingo 26. Una generación de compañeros-as y combatientes formados por él mismo y sobrevivientes de todos los acontecimientos históricos le dio los honores en un homenaje el mismo día Domingo en algún sitio de Managua Nicaragua. El día de hoy, en la Universidad de Ingeniería, se hizo un acto masivo de los veteranos y ex. miembros de las ex. Dirección Quinta y la gloriosa DGSE, en compañía de los dirigentes sandinistas Tomas Borge, Lenin Cerna y otros compañeros con la participación del General Fabián Escalante, un hijo de Renán y demás compañeros de Cuba. La voz de todos y todas los-as presentes se unieron a la gesta ejemplar del compañero Renán, de lo que Fidel mencionó en dos oportunidades a Tomas como siendo el mas alto valor de un revolucionario: la lealtad a los principios. Así era Renán, leal a los principios de la solidaridad y del internacionalismo proletario.
Comentar     Arriba