Escúchenos en línea

Agerni y su madre, otras dos víctimas del machismo

24 Febrero 2020
Agerni y su madre, otras dos víctimas del machismo

Por Waldo Vado

Conocí a Raúl Martínez en el colegio (un buen colegio privado); en ese tiempo era un niño de 17 años, la misma edad de su hijastro Argeni Nicolás Rugama Irías, a quien asesinó de dos puñaladas en el pecho la noche del sábado 22 de febrero en un barrio de Managua.

Según las versiones de los testigos, Raúl golpeaba a su pareja frecuentemente; él tiene un serio problema de alcohol, es violento y desequilibrado, por lo que en la noche de la tragedia, al verse retado por un "culicagado", no la pensó dos veces para aplicar "el derecho" de hacer con "su mujer" lo que quisiera.

Del niño Argeni supe que soñaba con ser barbero e ingeniero, le encantaba el futbol, deporte con el que se entretenía casi todas las tardes.

Raúl Roberto Martínez Mercado, su nombre completo, vivió muchos años en Guatemala. Lo sé porque estando allá me escribía para saludarme. Nunca fuimos amigos cercanos pero recuerdo que me decía que yo era de los pocos de aquella época de colegio al que consideraba un amigo, pues a los demás los mantenía alejados. En realidad, ahora que hago memoria caigo en cuenta que siempre fue así, un tipo introvertido, de pocas pulgas, muy fuerte de carácter y de poca vida social.

Este lunes Raúl fue presentado ante los medios de comunicación y enfrenta la posibilidad de ser condenado a unos 30 años de cárcel por homicidio; siendo un hombre de 45 años, su vida podría estar condenada a acabarse tras las rejas.

El papá biológico de Argeni nunca más podrá abrazar a su hijo, su madre perdió a su pareja y a su hijo en un solo acto de macabra sincronización y debe vivir con la condena social que la culpa por "haberse metido con cualquiera"; la hermana de Argeni se quedó sin su hermanito y Argeni yace en una tumba con metros de tierra sobre él

Raúl, su pareja, Argeni, su hermana y todos los involucrados en este drama de la vida real son víctimas del sistema machista y lo triste es que sin importar el drama, el sistema seguirá vivo y campante.

A Raúl el sistema machista le enseñó a reaccionar con violencia, a sentirse más hombre por someter a "su mujer", a "defender" su honor aunque tenga que matar para ello, a reprimir sus sentimientos y explotar como un animal.

A "su mujer", el machismo le enseñó a aguantar al hombre una, otra y otra vez.

A usted, a mí y a nosotros nos enseñó que "entre marido y mujer, nadie se debe meter" y Argeni, quizás el único dispuesto a cambiar el sistema, el machismo le arrebató la vida.

Debo confesarlo: en mi niñez estuve muy cerca de ser un Argeni y no me cabe duda que hay cientos o miles de niños con la vida hecha un nudo debatiendo como ayudar a sus madres para que se desprendan de los Raúl con los que sufren violencia.

Por los Argeni de nuestra sociedad, empecemos a desaprender el machismo.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play