Escúchenos en línea

Carta de despedida a un gran amigo y hermano

19 Mayo 2020
Carta de despedida a un gran amigo y hermano

Por Walter Castillo Sandino

Definitivamente "Nicho" es de los "Grandes entre los Grandes", como dice nuestro hermano Frank. Mi familia y yo en lo personal nos sentimos profundamente dolidos con tu partida, fuiste de los mejores amigos que hemos tenido. Tu corazón de gigante quemó su último oxígeno bajo la bandera rojinegra que siempre defendiste y levantaste en la lucha contra la dictadura y en los momentos más duros del neoliberalismo.

Vayan para el cielo mis plegarias y mientras lo hago cierro mis ojos y escucho nuestra última conversación por teléfono, cuando el año pasado, me llamaste para pedirme ir a saludar personalmente a nuestra señora Madre, fue como una despedida y nadie lo sabía. Te comento que me sorprendió mucho escucharte tan emotivo y alegre como siempre. Reflejabas tanta alegría en tu conversación, como si todo estuviera bien. Ya habíamos tenido noticias de las complicaciones de salud que estabas presentando, pero aun así deseabas ver a mi madre.

Cierro mis ojos y te veo, aquellos días en que nos sentábamos a conversar en las oficinas del Canal 4, que era donde trabajabas entonces, junto a nuestro hermano Orlando Castillo; conversábamos de todo, de nuestras vidas, nuestras faenas y nos divertíamos recordando viejos episodios de vida. Cierro mis ojos y te veo subiendo aquellas escaleras del Hospital Militar arrastrando los pies, muy cansado haciendo paradas para recuperar el aliento. Vos con tus dolencias y yo con las mías, nunca falto el saludo para "Blanquita" a como le decías cariñosamente a mi señora madre. Cuántas alegrías nos diste hermano, cuando mi madre estaba grave en un Hospital de esta ciudad capital y vos asumiste tolos sus gastos, eran días difíciles, pero vos siempre estuviste ahí para nosotros. Cierro mis ojos y te veo y escucho diciéndome con aquella vos ronca…"Walter cualquier cosa que necesite tu mamá, solo me lo dices". Cierro mis ojos y te veo, en los repliegues saludando a Daniel y Rosario como uno más del montón.

Espero haberte dado todo lo que esperabas de mí, si no fue así, perdóname. ¿Cómo explicar a los demás, a tu grupo WhatsApp Siempre Más Allá que siempre apoyaste, en especial para mi señora madre que ya no estás entre nosotros físicamente, el porqué de mi tristeza, al perder un amigo, alguien que quise y respete mucho? Pero tú y yo sabemos que no era así: eras como mi hermano mayor. ¡Cuántas cosas aprendí de ti! ¡En cuántas tristezas me acompañaste! ¡Cuántas anécdotas compartimos!

Nada se va con tu partida, todo queda. El afecto se respira, se siente más allá de todo. No existe el tiempo ni el espacio, no existe el ayer ni el mañana.

Ya nos volveremos a ver, querido amigo y hermano. Cierro mis ojos y te veo y me veo, a tu lado.

Te recordaremos en cada uno de los momentos que tuvimos la oportunidad de conocerte a vos y a tu adorada familia.

Siempre Más Allá...

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play