Escúchenos en línea

Gracias Otto por tanto corazón

27 Mayo 2020
Gracias Otto por tanto corazón

Por Manuel Reyes Castro

Conocí a don Otto de la Rocha hace más de 50 años en una finca ubicada del kilómetro 34 y medio carretera vieja a León, 6 kilómetros al norte. Esta finca era propiedad de don Benjamín Rocha, su padre, colindaba con la finca de mi papá Manuel Reyes García.

Para mí fue un episodio muy importante porque este personaje era el que hablaba y se escuchaba en la radio como el Indio Filomeno en toda la comarca, y que todavía ingenuamente yo creía en la trasformación de un hombre metido en un radio pequeño, y que mágicamente ese hombrecito hacía reír con sus aventuras a moros y cristianos. Yo me ufanaba con otros niños de haber conocido en persona al indio Filomeno.

En esta finca Don Benjamín tenía un tractor que funcionaba a base de querosene, el cual lo conducía mi hermano Elio Reyes Castro, para realizar las labores agrícolas convirtiéndose en atracción para mí, porque en la zona solo existía bueyes y caballos como medios de transporte.

Recuerdo perfectamente que el vehículo que andaba ese día don Otto, se convirtió para mí en otra atracción porque nunca había visto algo semejante. Luego después de varios años me di cuenta que era un sedán marca Toyota KE-30.

Los años pasaron, y don Otto mostro ser consecuente con las luchas de nuestro pueblo, con las luchas de los pobres, del campesino, de su idiosincrasia, de sus costumbres, su ironía, su Güegüense, nuestro Güegüense, nunca rebuscó una palabra porque él sabía que el pueblo las producía en su cotidianeidad.

Para los años de la defensa de la Revolución, ese genial programa de La Palomita Mensajera fue un canal de comunicación para levantar el estado político moral de las tropas. Siempre hubo maneras para escuchar en su hora señalada a Aniceto Prieto y su paloma mensajera, que hacía que nuestras mentes se recrearan aun en las condiciones que nos hizo vivir la guerra.

Fue un artista consecuente con la clase obrera, un artesano popular, el profesional de la ironía y del doble sentido.

Gracias don Otto por dejarnos tanto caudal de cultura, tanto conocimiento, tanta alegría, tanto corazón.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play