Escúchenos en línea

Somos sandinistas. Somos guerreros de luz. Somos la esperanza

12 Julio 2020
Somos sandinistas. Somos guerreros de luz. Somos la esperanza

Por Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua

¿Cuál es la consigna..? El pueblo no se detiene..! ¿Cuál es la consigna..? ¡FSLN, FSLN, FSLN, FSLN, FSLN, FSLN, FSLN..!

¡Adelante, estamos adelante! Avanzamos en bendición, prosperidad y victorias, de la paz y el cariño. Adelante caminamos, compañeros, avanzamos en la Revolución... Nuestro pueblo es el dueño de su historia... arquitecto de su liberación..!

Adelante, estamos adelante, con amor y esperanza cierta... Caminamos, haciendo camino al andar... Caminantes, no hay camino... Se hace camino al andar... Y todos los días, desde que Dios amanece, hacemos camino al andar y sabemos, que al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca volveremos a pisar.

Caminantes, no hay camino, se hace camino al andar...! Y así vamos, en afán decidido, en conciencia crecida, en compromiso alzado de nuevas victorias, porque estamos ya creándolas con el corazón bueno y vibrante, vigoroso, siempre con el espíritu indomable, fuerte, digno, de Sandino, nuestro General de Hombres y Mujeres Libres, de Carlos, de Tomás, de todo nuestro patrimonio heroico, de Daniel, de todos esos grandes nicaragüenses, mujeres y hombres, héroes, mártires, que han ofrendado sus vidas en amor a Nicaragua.

Con Daniel al Frente, ¡el pueblo presidente! Un pueblo que prioriza y privilegia la paz desde la soberanía y la dignidad nacional. Un pueblo que defiende el derecho a vivir y trabajar en paz, en convivencia armoniosa, en seguridad efectiva, en solidaridad afectiva y activa, en protagonismo determinante de las familias, de las mujeres, los hombres, de todas las edades, y de la juventud siempre dispuesta al compromiso.

Un pueblo que defiende con su laboriosidad el derecho de todos al bien de todos, y el trabajo, a la prosperidad que merecemos como seres humanos, hijos de Dios, que tenemos el don de la alegría y la dicha... El deber de cantar y ser felices, asumiendo todas las batallas, y caminando entre todas las victorias.

La lucha continúa... ¡La victoria, es cierta!

¡Aquí nunca se ha rendido nadie! Aquí se han rendido los que nunca fueron, los que se entregaron, los que se vendieron, los que hoy deben sentir vergüenza al verse en el espejo de la Historia, en palabras de Tomás, nuestro Comandante, "los traidores y cobardes que son ya referencia de una vieja Historia...".

¡Aquí no se rinde nadie! Aquí hay fuego sagrado, llamaradas y hogueras de amor que cree y que está creando, con heroísmo este presente de inéditos combates, los nuevos y también formidables patrimonios del alma nicaragüense, sandinista, revolucionaria y evolucionaria, de un pueblo que vence, porque vencemos, y venceremos!

¡Aquí no se rinde nadie! Los agachados, los espaldas dobladas, los arrodillados, los hincados, son otros, que han quedado como fantasmas de sí mismos, como sombras de sí mismos, con toda la pena y ninguna gloria, mostrándose sin las caretas y sin las máscaras que alguna vez usaron, pero que nunca engañaron a nadie.

¡Aquí no se rinde nadie! Con Leonel Rugama, con Fernando Gordillo, con Ricardo Morales Avilés, con la Valentía de Diriangén, de Andrés Castro, del General Benjamín Zeledón, de Sandino y el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, de todos los miles de campesinos, trabajadores y familias humildes, que fueron, y son, fundaciones y origen de la lucha sandinista desde la memoria y la conciencia colectivas de nuestro pueblo, y de este Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En todos los tiempos y con Daniel en estas décadas recientes, hemos sabido enfrentar con coraje y nobleza, con firmeza, con unidad, los múltiples intentos imperiales de destrucción de la sociedad cristiana y solidaria, de nuestra Nicaragua cristiana y solidaria, que tanto les perturba por el ejemplo de bondad, generosidad, derechos y justicia social, que constituyen nuestro modelo, en principios y valores de ayer, de hoy, y del futuro que vemos llegar, de la mano de Dios.

Cantamos el valor de los que sueñan, ¡en esos hombros desnudos, capaces y fuertes, prevalece la esperanza!

A 41 años de un triunfo que sorprendió al mundo; a 41 años de una victoria inmensa que puso fin al crimen, al genocidio, al odio, a la perversión que rigió Nicaragua, sometida al Imperio, a las Intervenciones, ocupaciones y ordenanzas imperiales que nos avergonzaban a todos.

A 41 años, Nicaragua hoy se alza siempre luminosa, siempre llena de vida y esperanza, como cantó Rubén, siempre llena de cielo, de cielo azul y de blancura de paz y de tanto corazón bueno y piadoso que tenemos las mujeres y hombres, la juventud, divino tesoro, en nuestra patria, siempre bendita y siempre libre. Nicaragua, ¡tierra sagrada de intenso amanecer! Nicaragua libre y luminosa, decía también Tomás, y cantamos "Carlos con sus ojos miopes, azules intensos", aquí estamos, agradecidos a Dios por tanta vida y por ese inmenso y glorioso espíritu nicaragüense.

A 41 años de aquel memorable, inolvidable, feliz día de libertad soñada, de iluminados heroísmos y martirios que dieron mayor fuerza al pueblo vigoroso, pueblo de Rubén y de Sandino, para hacerla posible. Ese mismo heroísmo se manifiesta como sol cotidiano que nunca declina, y que nos hace más y más capaces de trabajar, avanzar y exigir respeto a la paz, a las familias, a los permanentes procesos de reconciliación y democracia que con orgullo defendemos, porque representan un rasgo esencial de nuestras luchas de ayer, y porque el triunfo del 19 de julio de 1979 fue, y es, el triunfo de la libertad, la dignidad, la fraternidad y la democracia que entonces conocimos y vivimos plenamente, por primera vez en nuestra historia.

La democracia es una hazaña del pueblo nicaragüense. La democracia es una conquista del pueblo nicaragüense. La democracia es un patrimonio inviolable del pueblo nicaragüense. Tenemos derecho a nuestra democracia. Tenemos derecho a exigir el respeto a nuestra democracia y tenemos derecho a ejercerla como protagonistas decisivos en la vida cotidiana, en la economía, en lo social, en la familia, en la comunidad, y en los distintos procesos electorales que por primera vez también, a partir de 1979 fueron, como han vuelto a ser ahora, limpios, ordenados, justos y transparentes.

La democracia es orgullosamente una victoria más de la Revolución Popular Sandinista, del pueblo valiente y digno de Nicaragua, y el frente sandinista de liberación nacional que junto al pueblo alcanzó el triunfo del 19 de julio, ha custodiado y custodia, en todas sus formas, esa preciosa democracia que ha devuelto al pueblo el poder, el protagonismo y el liderazgo en todas las expresiones de nuestra sociedad.

Cumplimos 41 y vamos, ¡porque estamos, adelante!

Estos caminos de victorias interrumpidos solamente por la vergonzosa rendición de unos cuantos. A un lado, los traidores de siempre, oligarcas de siempre, vendidos, vendepatria y agachados de siempre, serviles y entreguistas de siempre, y con ellos, unos cuantos lastimosos hijos de casa que, como judas, por unas cuantas o muchas monedas de impreciso o cuantioso valor material, vendieron su alma al diablo, y hoy no saben medir la dimensión exacta de su tropelía, de sus crímenes, por los que pagan con el olvido bochornoso de sus orígenes, quizás la máxima humillación auto infringida por los que alguna vez dijeron ser otra sustancia.

A 41 años, hacia el sol de las victorias unidos marchamos ya, trayectorias infinitas de libertad que no conoció ni conoce cobardías. Patria y Libertad decía Sandino... Y dice y nos dice «Siempre Más Allá».

Hermano, dame tu mano... porque Unidos estamos ya. Hermano de la montaña, hermano de la ciudad, juntos y unidos luchamos, vencemos ¡y venceremos!

¿Cuál es la consigna? ¡El pueblo no se detiene! ¿Cuál es la consigna? ¡FSLN, FSLN, FSLN, FSLN, FSLN, FSLN, FSLN...!

A 41 años juramos defender las victorias y conquistar las nuevas victorias, con fe, cariño y convivencia armoniosa entre los nicaragüenses.

A 41 años juramos recorrer todos los caminos necesarios para el bienestar, la dicha y la vida digna y segura de todas las familias nicaragüenses.

A 41 años juramos defender nuestras libertades en conciencia fraternal, solidaria y protagonismo creciente de nuestra valiosa democracia.

A 41 años del triunfo, a tanto tiempo de luchas imprescindibles que nos han llevado, a través de tiempos distintos y de un solo carácter, firme, combatiente, irreductiblemente libertario, insobornables y fieros, en el reconocimiento de que ese 19 de Julio nos hizo libres, y por lo tanto, ¡jamás volveremos a ser esclavos, o colonia de nadie!

¡Nicaragua seguirá siendo libre porque tiene hijos e hijas que la aman!

A 41 Años, con Daniel al Frente, con el Pueblo Presidente al Frente, y con el corazón lleno de gigantesco amor, somos el gigante que despertó y que nunca volverá a dormitar o hibernar, porque sabe que el mundo es de los que luchan, y sobre todo de los que siempre saben luchar, porque no conocen otro canto, otro ritmo, otra sinfonía que no sea la sublime decisión de asumir los retos, los desafíos con coraje, dedicación y entrega.

¡Somos la esperanza! Somos los pasos de un pueblo de fe y de Dios.

¡Somos el palpitar de muchos y un solo corazón que conoce de verdad la fuerza del amor!

¡Somos sandinistas!

¡Con cuánto orgullo gritamos: somos nicaragüenses y sandinistas, por gracia de Dios!

Somos guerreros de luz. Somos repiques continuos de campanas que llaman a la paz, al entendimiento, al cariño, y a mantener juntos un país ejemplo, un país que inspira, porque somos un pueblo ejemplar, que inspira y que sabe inspirar.

En estos tiempos inéditos de tantas circunstancias desafiantes, nuestro reto es hacer lo mejor posible en todo lo que emprendemos, y lograr cada vez más estabilidad, gobernabilidad, y días y horas para agradecer a dios, porque nos da la decisión, la determinación, las energías necesarias para asumir todas las misiones como mandatos cristianos, revolucionarios, solidarios y evolucionarios que convertimos en guía de nuestros caminos y rumbos fortaleciendo nuestra cultura de paz y bien y nuestro compromiso con Cristo Jesús, de respeto a la dignidad de todos, al derecho de todos y al bien de todos.

Vamos a celebrar la vida y la victoria

A 41 años de aquel histórico día, seguimos haciendo historia con el amor en nuestros hogares, en nuestras familias, en nuestras comunidades, y las enseñanzas y aprendizajes de ese amor grandioso que Cristo Jesús ha convertido y convierte en milagros cotidianos para el pueblo bueno y bondadoso, que con buena fe cultiva, labra, días mejores para hoy y para ese mañana que queremos lleno de luz, vida y verdad, de resuelta e indispensable armonía entre todos, y por el bien de todos.

Vamos a proyectar en todas las formas posibles hoy, en estas circunstancias difíciles, con énfasis en la salud y la vida, la conmemoración victoriosa de nuestros 41 años de democracia revolucionaria. Ponemos banderas, símbolos, y realizamos creativamente todas las actividades posibles, con los cuidados responsables que debemos asumir.

Garantizamos todos los eventos virtuales, certámenes, concursos, conferencias, congresos, conciertos, todo lo que refleje el ánimo victorioso de nuestro pueblo, en estos días de celebración de vida heroica, de ayer y hoy, creando las nuevas victorias de la paz y el cariño. Visitamos a las familias de Héroes y Mártires, donde sea posible, para invocar juntos esos milagros del coraje que hizo posible el triunfo del 19 de Julio.

Cada uno de nosotros en cada espacio de trabajo revolucionario proponemos y realizamos, cuidándonos y procurando responsabilidades, con nuestros mejores esfuerzos, con nuestra creatividad e imaginación innovadora, actividades que reflejen la vitalidad y el orgullo de nuestro gran pueblo, que va adelante, que está adelante, y que sabemos, con Darío y Sandino, Luchar, caminar y seguir venciendo.

A 41 Años, ¡Vamos por más victorias!

41/19 El pueblo no se detiene

41/19 Siempre más allá

¡Vencemos! ¡Venceremos!

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play