Escúchenos en línea

«Hasta siempre y cada día, venceremos». Una carta del Obispo Casaldáliga a Daniel

08 Agosto 2020
«Hasta siempre y cada día, venceremos». Una carta del Obispo Casaldáliga a Daniel

Prelatura de San Félix de Aragua
Apartado Postal de San Félix de Aragua
78.380 – MT – Brasil

Sao Félix do Araguaia, MT, 2 de octubre de 1985

Al Comandante Daniel Ortega, Presidente de NICARAGUA LIBRE, compañero y hermano

Un abrazo ya desde mi Mato Grosso, para usted, Daniel, para Rosario, para sus compañeros comandantes, para esa "escolta" querida, para tantos amigos como hice ahí, en esos dos meses de comunión –entre el dolor y la esperanza–.

Llevo Nicaragua en mi vida ahora como un amor, como un hijo, como una causa. Cuentan con mi amistad, con mi palabra, con mi oración.

He intentado pasar la noticia, con entrevistas, charlas, artículos, dentro y fuera del Brasil.  Habrán visto ya mi texto "Así he visto Nicaragua".  Envío ahora una carta circular que dirigí a los 23 obispos solidarios, a las entidades y a otros muchos amigos del Brasil y del exterior. Con esta fecha escribo a las Comunidades y Centros de Pastoral de Nicaragua.

Y parto pasado mañana para "la montaña" de la diócesis –montaña poca, aquí–, para visitar las comunidades y contarles lo que he visto y oído, entre ustedes. Sigue la solidaridad. Siguen las vigilias, semanalmente o mensualmente.

Hablé por teléfono con el Sr. Embajador, en Sao Paulo. Acababa de encontrarse con el Cardenal Arns, interesadísimo, y con voluntad de ver a todo el Episcopado del Continente comprometido con la Paz de Centroamérica.

Espero que la causa de la Paz y sus gestiones sigan adelante, a pesar de tanta mentira y manipulación. Dios y los Pobres y la voluntad dignísima de su Pueblo podrán más, Daniel.

Escucho de vez en cuando "Ay Nicaragua, Nicaragüita" y me da un escalofrío... A Miguel, Ernesto y Fernando –mis curas "prohibidos", heroicos servidores de su Pueblo– un abrazo especial. Que sigan fieles y felices. El Señor está con ellos.

Hasta siempre y cada día.

Venceremos. En esta Esperanza, le abraza con mucha amistad este compañero, nica por pasión. Todos los días mi primera oración es por Centroamérica.

Fraternalmente,

A mi "ahijado" y a los otros peques, un beso.

Pedro Casaldáliga

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play