Un insolente puesto en su lugar

13 Abril 2010
Por Freddy Antonio Narváez Ayer vimos, a través de los medios de comunicación, de un acto de coraje y contundencia revolucionaria del que hace mucho tiempo necesitábamos ser testigos. El Doctor Rafael Solís, vicepresidente de la Corte Suprema de justicia, colocando en el lugar preciso a un pistolero del chingaste de la oligarquía, "Cállese, matón" le dijo el Doctor Solís, ante el exabrupto del somocista de intentar desconocer la calidad del Magistrado Sandinista, para luego increparle "usted es un matón!!!" Digo que es contundente la acción del Doctor Solís por que muchos liberales y neo liberales, al amparo que les da la democracia lograda por el FSLN en Nicaragua, pretenden que olvidemos su pasado funesto, y ahora, de saco y corbata pretenden inducirnos a amnesia sobre su conducta y pasado, y es ahí donde se requiere volverlos a la realidad y ponerlos en su lugar. De la misma forma en la que Arnoldo Alemán intenta que Nicaragua olvide que es ladrón condenado a 25 años de cárcel, de la misma forma en la que Eduardo Montealegre intenta que olvidemos el saqueo y robo por via de los Ceni´s, o Antonio lacayo intenta que olvidemos la rapiña del Gobierno de Violeta Barrios, y así sucesivamente, el "magistrado" somocista pretende que olvidemos su pasado de "matón", bien recordado por el Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia. Y, aunque al unísono, los chingastes salieron en defensa del sujeto, el fondo es que al intentar deslegitimar el Decreto presidencial que extiende el periodo de los funcionarios, han dado pie a legitimar sus efectos. Dice equivocadamente Javier Reyes en el programa IV Poder del canal 63, este fin de semana que es un acto legalmente indefendible, cuando sabe perfectamente que dicho decreto NO nombra a ningún funcionario en ningún cargo, lo que si es facultad del legislativo, sin decir media palabra sobre la responsabilidad de los Diputados vagos de la derecha cumplir con sus obligaciones constitucionales. Por el otro lado, si están buscando como eliminar el decreto, a través de una ley, o por la vía de declararlo inconstitucional, como es que no vale en su aplicación? Pregunta que no podrá responderse ni Javier, ni nadie por que sencillamente dichos actos desesperados evidencian la validez del mismo. Veámoslo de otra forma, la Constitución Política otorga facultad al Presidente de la República para emitir Decretos, por tanto el decreto en si, como figura jurídica es válido por que fue emitido por el Presidente Ortega en uso de sus facultades y ejercicio de su cargo, en el contenido, a la letra, dicho decreto busca la estabilidad funcional de la administración pública, obligación Constitucional del Presidente de la República, de ahí que usando el principio universal del Derecho: "todo acto legal se deshace, de la forma que se hace" o sea que ni un mediocre Magistrado, ni otro mediocre candidato perdedor, mucho menos un cura somocista, pueden dar paso atrás a un acto jurídico. Otra discusión es, si el decreto es aplicable o no, pero no se puede ser tolerante con un sujeto que por si y ante si, saltando como cuatrero sobre el orden jurídico institucional pretendiendo desconocer, de forma vulgar, la presencia del vicepresidente de un Poder del Estado. Y, si equivocadamente quiso poner en evidencia al Dr. Solís frete a las cámaras, el tiro le salió por la culata al recibir su merecido con la contundencia requerida.
Comentar     Arriba