Los 43 Hitler de Estados Unidos

12 Septiembre 2010
Por Jairo Sandoval Mayorga El mundo occidental no termina de entender la idea gringa de mantenernos ciegos, se deja llevar de las múltiples corrientes sin darse cuenta que los medios de comunicación masiva quieren enseñar, como algo conveniente solo para un grupo, aquello que la historia no termina de contar. Sí, la historia ya está escrita y no se puede cambiar, pero sí se ha jugado mucho con ella y se ha utilizado, hasta ahora y siempre, como aparato de desinformación, pues es una estrategia bien planificada tomar una historia y contarla a antojo de un grupo poderoso, esto trae consigo grandes cambios en la sociedad, tal es el caso de la Biblia misma tomada por el emperador Constantino para apoderarse "amablemente" del nuevo mundo occidental allá cerca del año 150 después de cristo. Pero lo anterior sólo es un dato vago del uso del poder y la propaganda. Quiero sin embargo referirme a un hecho en concreto. Hace ya tiempo vengo observando con mucho detalle varios canales de televisión por cable, entre ellos aquellos que se denominan educativos o que quieren dar la apariencia de serlo y que en realidad son medios de propaganda de los intereses de la política gringa. Estos medios sólo sirven programas que se inclinan hacia la proliferación de una idea que ya no tiene retorno, el imperio norteamericano. Para quien no desea darse cuenta que ya estamos en pleno siglo XXI y que el imperio norteamericano va en declive, que prosiga deglutiendo los programas ácidos a la verdad, a una realidad bastante palpable. En un canal que acostumbra dizque a presentar la biografías de los grandes personajes de la historia, durante una semana se dieron a la tarea de pasar cuatro biografías de jefe de estado y una del gran secretario de estado norteamericano Colin Powel. Los cuatro jefes de estado son Vladimir Putin de Rusia, Tony Blair de Inglaterra, Nicolae Ceausescu de Rumania, el ya mencionado Powell y por supuesto, Bill Clinton. Para estos canales encargados de propagandizar las políticas que benefician a Norteamérica, todo cuanto vaya en dirección opuesta a sus intereses es de lo más malo. Por desgracia estos programas son presentados y hasta hechos con ayuda de latinoamericanos. Volviendo a nuestro tema, para este canal los adjetivos son lo principal, tachando a Putin de despiadado y frío, capaz de lograr metas a cualquier costa, amante de la KGB y con un deseo visceral por pertenecer a esta, manipulador…Pero en ningún momento se ve una entrevista con un ruso en Rusia. Todo ruso que aparece dando testimonio de Putin es un claro disidente del país europeo, capaz de decir cualquier cosa en contra de la política rusa con tal de mantener un estatus migratorio, igual como pasa con muchos cubanos en Miami. Por otra parte, don Tony Blair se le da el rol de buen padre, inclusive una de sus secretarias sale hablando de él con la mayor de las certezas y dice que el mandatario ingles era tan buen padre que el cuidaba a su bebe por las noches, cuando el crío lloraba, él era quien se levantaba a cambiar los pañales, "no se como sacaba el tiempo con tantos asuntos que tenia pendiente", concluye la secretaria, y yo le diría ¿de donde era secretaria de la casa de Blair o de la oficina? ¿Como sabía ella de tanto ajetreo? El buen padre Blair de lo cual no pongo aquí objeciones ni dudas pues ese es un rol personal no político, en cuanto no mas sucedió la tragedia popular del pueblo estadounidense el 11 de septiembre del 2001, tomo un avión y llego a Washington a solidarizarse con Bush, presidente para entonces, y le dio muestras de firme alianza, a los pocos meses, recordemos, ambos países estaban unidos en contra de Saddam Hussein, invadiendo un país por causas inexistentes. A don Colin Powel le tocó vivir una época dura de racismo a inicios de los años sesenta. Sin embargo encausado en lo que quería, se convirtió en un líder, visionario en la guerra contra Vietnam, y hoy se da cuenta que esa guerra no la ganarían. ¡Un poco tarde don Colin! Su genio lo llevó hasta Washington y se convirtió así en el estratega de la Tormenta del Desierto y la guerra contra Irak. Todos estos adjetivos son fraguados para suavizar el rol político y militar de casi todos aquellos que tienen que ver con la política norteamericana y los intereses extranjeros unidos a ese imperio. Acaso el único acierto se da con el rumano Ceausescu que llevó a su país a la ruina total pagando la deuda externa en 1980, en un afán de salir de todos los problemas económicos de una sola vez y sin el menor conocimiento de economía. No obstante la propaganda y lo epítetos de esta están presentes y no dejan de tener el interés mórbido de inflar a unos y suavizar a otros, por ejemplo se dice que Nicolae Ceausescu comenzó un periodo de economía luego de los problemas de petróleo que hubieron entre su país y los países petroleros de oriente medio, y se usan las frases fabricadas como "dejó sin calefacción ni luz a los bebes en los hospitales", pero también se le da adjetivos cuya fuerza crea un impacto repelente como por ejemplo se le dice megalómano, hombre frío, obsesivo compulsivo, paranoico, sociópata, psicópata, manipulador, todo un coro de ennegrecidas palabras capaces de ser creídas por cualquiera sin revisar la historia. Lo mas insólito de estas biografías fue el hecho que a don Bill Clinton no le encontraron ningún escándalo con una pasante de la Casa Blanca, ni tuvo nada que ver con la pelada de nalgas que se dio en Somalia para tapar dicho escándalo. Al contrario es un hombre carismático, el más joven gobernador de la historia de los Estados unidos, un esposo respetuoso y dedicado a su familia y carrera… y sin embargo doña Hillary es la que se lleva el crédito y saco fuerzas de sus adversidades siendo ahora la estratega de la política exterior gringa. Parafraseando a Mark Twain para conocer a un político hay que conocer sus obras, basta con saber cual fue la gestión de cada uno de estaos tipos para darnos cuenta con quienes tratamos. Este artículo no pretende salvar a ninguno, finalmente cada uno tuvo su participación en la historia y es esta la que debe juzgarlos. Lastima que en estos tiempos hasta los buenos historiadores son estrategas de la política. Ninguno de estos tipos quizá se vayan al cielo, pero si la historia se va a encargar de depurar sus vidas. Sin embargo quiero terminar comentando que la política de Estados Unidos, ajena a la bondad y los desintereses, es la peor de todas las políticas existentes. El Pueblo ruso es nuevamente respetado gracias a Vladimir Putin, los rumanos se están levantando económicamente, los ingleses ya ni se acuerdan de Tony Blair, y por su parte, el pueblo norteamericano sigue siendo victima de su política, pues sus impuestos son usados para fraguar guerras que enriquecen solo a los empresarios armamentistas y políticos norteamericanos del congreso. Parafraseando también a un amigo: si Alemania tuvo un Hitler, Estados Unidos ha tenido cuarenta y tres, exceptuando a Lincoln.
Comentar     Arriba