Un beato, una loba perversa y una rata

25 Abril 2011
Por Adrián Fonseca Probablemente el beato y cristiano fundamentalista Humberto Belli debió pasar muchas horas auto-torturándose con el azote, ciñéndose el silicio al máximo e implorando con elevada devoción y de todo corazón, al que en vida fuera el mafioso José María Julián Mariano Escrivá de Balaguer y Albas, su intersección ante el dios hebreo-romano para que su querida hermanita regresara al rebaño. Por supuesto, siempre que se le pide con humildad al altísimo y altisonante dios hebreo-romano este concede los milagros y de esa manera el beato Humberto, pafraseando a Darío debió decir: "En nombre del Padre del sacro universo, conjúrote..., ¡Oh, loba perversa!" Ha conseguido que su hermanita esté a buen recaudo y portándose como una buena loba feroz, pues ahora esta sentada a la derecha de su bien amado padre espiritual, el ladrón, lumpemburgués y fracasado Rata Montealegre; asiento que por derecho de raza, abolengo, pureza de sangre, alcurnia y otras hierbas aromáticas que ni los chanchos la comen, le pertenece. Hasta yo como pobre mortal y aborrecedor de los temas teológicos de la iglesia pedófila, caí en la trampa, pues creí que "La Poseedora de la Espada Anticomunista" (**) estaba enredada y le di el beneficio de la duda en mi viejo artículo: "Caperucita roja sin su lobo feroz". Pero, que va, Caperucita se las sabe todas, es una caja de sorpresas y hasta ha Chespirito se la ha dejado en la mano, ya que le arrebato para su uso personal la frase celebre de: "No contaban con mi astucia". Yo creí que, como poeta diletante, ella andaba mas preocupada en las cosas de las musas, las ninfas y los centauros o buscando como hacer meritos para que le publiquen las grandes editoras gringas. Pero no: ella tenía su nacatamal bien enrollado, lo ha venido desenrollando al suave y fue en la coyuntura de las pasadas elecciones municipales cuando hizo su magistral Strip-Tease, quedando completamente desnuda, como Venus en toda su voluptuosidad, y hasta la hoja de parra bíblica que el beato Humberto le dijo que usara para casos de emergencias politiqueras coyunturales se le olvido, debido a la emoción de los pasados acontecimientos electorales. Caperucita, la hija pródiga, ha hecho de todo, y al final ha regresado a su punto de origen, a lo mejor la senectud la hizo reflexionar que es mejor una paloma en mano que cien volando, y sus acrobacias de saltibamqui politiquera no crean que las aprendió con Firuliche, no claro que no, Firuliche es muy ordinario para ella, además su papi no se lo hubiera permitido, ella ha sido alumna aventajada del circo romano. Para mí es triste constatar como una persona con talento literario y que debemos de suponer anduvo en un trayecto del camino con nosotros, con los revolucionarios, no pudo con la dureza de la vida, claro esto no es nada inusual, miles de buenos artistas de toda índole son reaccionarios, el caso de ella es uno mas del montón, y digo que ella es reaccionaria no porque su posición sea en contra de Daniel, sino porque ella en sus escritos y su practica política así lo demuestra. A pesar que le quiso hacer ovarios, motivada pienso yo, mas por los acontecimientos del 68 en Francia, que por la realidad de nuestro país, Caperucita no pudo resistir la derrota del "Socialismo real", se le quebró su frágil esquema de niña de "las casitas del barrio alto", creyó en un socialismo idealizado y ante estas circunstancias se aferra ahora desesperadamente al puerto seguro del capitalismo socialdemocratero. Su origen de clase, aunque ella no es conciente de eso debido a su voluntarismo, es una pesada lápida que no pudo remover. Sus peores enemigos no son los "dictadores, manipuladores, delirantes, sacadores de cuchillos afilados, intolerantes, maquiavélicos, groseros, que dan asco, viscerales" de la pareja presidencial, a como ella nos quiere convencer (todos estos epítetos y muchos mas son usados por la Princesa Banana (*) para referirse al presidente o la pareja presidencial). No, su peor enemigo es su gigantesco e inconmensurable EGO, que ha sido espueleado por su origen de clase, la dolce vita, los reflectores, su club de aduladores y admiradores. Caperuza se inicio en su formación conventera reaccionaria en el seno de su clase; jugo a la revolución por rebeldía juvenil y porque para muchos como ella era la moda; renegó de la revolución cuando esta ya no era una cosa atrayente, rentable y de prestigio, y regreso a ser reaccionaria solo que ahora oportunista e ilustrada. En su caso, este fenómeno del eterno retorno, solo puede explicarse cuando se entra en un proceso de desmoralización total por la falta de convicción en los principios que ella de boca decía sustentar, y nunca se ha dado cuenta que los principios revolucionarios no son para cualquiera. La Caperuza en la actualidad hace titánicos y estoicos esfuerzos existenciales para justificar su retorno a sus orígenes de clase, se auto practica exorcismos cibernéticos y para eso se nos presenta como "servidora de pasados en copa nueva"; nos llama a ser creativos, pero nos receta sin ningún rubor la pestilente basura socialdemócrata, como si esta fuera un descubrimiento de ella; hace intentos fracasados para hacernos creer que los revolucionarios expusimos nuestras vidas para tener en Nicaragua una democracia burguesa ejemplar, donde los rottweiler maten a los humanos, como en la democracia tica y no para terminar con el capitalismo de una vez y para siempre; nos invita a que nos olvidemos de la locura de la lucha de clases; nos da cátedra avanzadas para que aprendamos la forma obligatoria y correcta en que tenemos que doblar la cerviz ante los extranjeros por la "ayuda" que nos brindan y nos dice exactamente como debemos reverenciarlos: "Ave Eva moritori! te salutant". Nos habla de "Un final feliz" en el que se alcanza el nirvana, y en donde Barack Obama va a continuar matando iraquíes, afganos y Libios hasta el 2012. Se pronuncia a ex-cátedra y levanta su báculo de inquisidora medieval para descartar el capitalismo y al socialismo y darnos su receta de cocina del "Felicismo y El PIE", y para cerrar con broche de oro le ha dejado ir encima a la pareja presidencial una cantidad de insultos y epítetos que hasta hizo palidecer a la Tula Cuecho y Ricardo Mayorga cuando estos vieron como se le esfumaba el campeonato de ofensas, pasando este campeonato a manos de la caperuza. En fin se ha sentado en la galera para remar al ton-ton del tambor como una remera de segunda categoría en el barco de los reaccionarios ilustrados que con éxito capitanea desde hace tiempo la celebridad de Vargas Llosa. Cuando empecé a leer hace tiempo todas esas tonterías de niña petulante y consentida, que "La Poseedora de la Espada Anticomunista" venia escribiendo, creí que solo eran resentimientos rezagados contra la poeta Murillo por el acaparamiento que Rosario hacia de todas las cámaras y no le dejaba espacio para lucirse; también pensé que solo eran extravagancias frívolas de artista con el objetivo de ganar puntos en el rating para ponerse a la altura de la Paris Hilton y de nuestro héroe Ñañaman o para hacer marketing para sus nuevos libros , pero ella tenia algo mas, y me di cuenta de esto cuando con su solemnidad de teatro barato leyó el nuevo catecismo prefabricado expresamente para ella por su hermano el beato-mafioso Humberto, y en este catecismo venia la vieja-nueva revelación de que había que votar en las pasadas elecciones municipales por la Rata Montealegre, para que volviera de nuevo la dominación a sus fuentes originales, a los herederos de la sacro! santa colonia. Sin duda alguna hay que reconocer que es buena escritora y con su reconversión los premios le van a llover a cantaros, pues los dominadores saben recompensar a sus vasallos, por lo tanto su éxito como escritora para el futuro lo tiene asegurado y deseo de todo corazón que esto le compense con creses su fracaso y muerte en vida como ser humano. Pero por muy bonito que escriba y aunque ganara todos los premios habidos y por haber, que hasta Homero, Cervantes, Shakespeare, García Márquez y Darío le envidiasen, con toda seguridad y convicción le digo a esta ordinaria oportunista, que pudo haber conocido el asfalto, su perrita, las bombas lacrimógenas y hasta a Modesto, pero nunca conoció a la belleza. Para finalizar quiero decirle a esta triste y marchita loba disfrazada de Caperucita Roja que con nosotros los revolucionarios no tiene coincidencias, que el oportunismo socialdemocratero leguleyo que ella y su pandilla de inquisidores medievales profesan "NO PASARA", y esto lo juramos los que seguimos creyendo que el enemigo de la humanidad es el capitalismo, esto lo juramos los que seguimos creyendo en la frase de: "Proletarios de todos los países uníos". Y esto lo juramos ante la sangre de Sandino, ante la sangre de Ernesto "Che" Guevara, ante la sangre de Carlos Fonseca Amador y ante la sangre de todos los seres humanos que han muerto por la causa revolucionaria en todo el mundo. Notas: * El derecho de autor del título real "Princesa Banana" es de Marcio Vargas Aguilar. ** El derecho de autor del título honorario "La Poseedora de la Espada Anticomunista" es de Das Gespenst.
Comentar     Arriba