La barricada cultural

21 Junio 2011
Por Aarón Josué Peralta Juventud Sandinista 19 de Julio promueve un resurgimiento de los espacios y memorias culturales en sus diversos niveles; Hoy desde el movimiento cultural Leonel Rugama, de manera particular en este año por el bien común; se consolidan los valores y se restituyen los derechos de un pueblo que busca su liberación; su liberación espiritual, desde la recuperación de su cultura e identidad. Esta es la Nicaragua de cambios y que profundiza su modelo del poder ciudadano; con justicia social, con la necesidad incansable de que todos los días nos dignifiquemos con el trabajo emprendedor y solidario; con la misión permanente de convertirnos en el hombre y la mujer nueva que tanto nos habla el CHE; con valores y llenos de amor, con solidaridad y fraternidad. El Movimiento cultural Leonel Rugama nació en la primera etapa de la Revolución Popular Sandinista en la década de los años 80, fue en este momento histórico donde participaron centenares de miles de jóvenes en todo el país, vinculados por supuesto a las diferentes tareas impulsadas por la revolución. La Cruzada Nacional de Alfabetización se convirtió en un motor para el desarrollo de las expresiones culturales; Es durante este proceso lleno de amor, cuando surgen las primeras brigadas que marcan el inicio del Movimiento Cultural Leonel Rugama; desde esta tarea se desatan procesos de formación para promotores culturales, brigadas artísticas, se grababan cuentos, surgen movimientos de poesía, recopilación de tradiciones, elaboración de escritos históricos y por supuesto un sinfín de composiciones hechas música; todo esto sistematizaba de manera espontanea la realidad inminente que ahí se vivía. Podemos afirmar, fue aquí, cuando se dio una efervescencia de las diferentes expresiones artísticas de nuestra cultura local, regional y nacional. Todos estos eran muchachos y muchachas menores a los 20 años, que junto al pueblo expresaban su cotidianidad y a la vez inmortalizaban el pensamiento, el sentir y las prácticas Revolucionarias del pueblo; la juventud haciendo revolución, haciendo patria, fecundando la paz y el amor. "El proceso revolucionario impulsa la comprensión y la promoción del saber "quiénes somos", desde las ópticas populares, territoriales, comarcales, lo que a su vez ha ubicado esto dentro del asunto del "somos siendo". Construido esto desde/con el pueblo, con las expresiones propias de la gente en sus comunidades" señala en un escrito el profesor Aldo Díaz Lacayo. El movimiento cultural en esa primera etapa de la revolución involucro a todo el pueblo y a su juventud; los maestros populares de la cultura, a los artistas independientes, los grupos experimentados y no experimentados, estudiantes de secundaria, jóvenes del campo, todos y todas; las actividades promovidas tenían como premisa la participación popular y sus locaciones siempre fueron los espacios públicos y accesibles. Como lo mencionaba el profesor Aldo Díaz Lacayo; es de esta manera que podemos "Descubrir en expresiones particularizadas: música, arte, poesía y danza las conexiones del hacer, el pensar y el ser nuestro". José Leonel Rugama Rugama era un chavalo con valentía y sentir revolucionario; originario del departamento de Estelí; fue un joven que realizo sus estudios primarios y la secundaria en el Seminario Nacional de Managua. Desde muy joven Leonel Rugama estableció contacto con el Frente Sandinista de Liberación Nacional y por ende con el pueblo; inmediatamente se interna en la montaña como combatiente guerrillero. Desde allí Leonel comienza a escribir poesía, es la poesía de Leonel Rugama la que conceptualiza ideológicamente a nuestro movimiento cultural, con una poesía; revolucionaria, humanista, con sentido de justicia social, histórica, con enseñanza y trasmisión de valores para la formación de la conciencia; es por tanto que representa uno de los más alto valores de la literatura Nicaragüense. Cuando hablamos de conciencia quisiera rescatar algunas ideas que nos comentaba el profesor Aldo Díaz Lacayo "La conciencia debe de ser vista y entendida desde un proceso de formación que involucra el conocimiento y el compromiso; no puede haber conciencia sin el compromiso practico de nuestras acciones, pero tampoco puede haber conciencia sin el conocimiento y la información necesaria de nuestra realidad" algo así era lo que le entendía al profesor en una plática, lo cual me parece muy acertado; La conciencia la vamos adquiriendo del entendimiento y conocimiento de nuestra realidad, lo cual debe de estar profundamente vinculado a nuestro compromiso solidario en la práctica. La cultura durante los Gobiernos Neoliberales de (1990-2006); se encargaron de desaparecer al Movimiento Cultural Leonel Rugama negándoles el apoyo y eliminando el ministerio de la cultura que construyo la revolución. Así mismo fortalecieron la injerencia cultural extranjera y nos despojaron de costumbres, tradiciones de nuestra identidad, con ello la pérdida de valores de nacionalidad y soberanía. Para mencionar un poco, se cerraron los espacios culturales participativos promovidos por la revolución; durante los 16 años penetraron con mensajes ideológicos a la población, para soñar y aspirar a la vida americana, llena de consumismo, individualismo y pérdida de valores. Los McDonald con la Hamburguesa sustituyendo nuestro maíz, desaparición del pinol en nuestras costumbres y raíz del nacatamal y yoltamal; Borraron y destruyeron los murales ubicados en centros de estudios y lugares públicos que contaban nuestras historias y tradiciones sustituyéndolos por rótulos mercantilistas, sexistas y de consumismo innecesario. En la actualidad el Movimiento cultural Leonel Rugama, ha vuelto con la revolución, revitalizado, con una nueva generación de jóvenes y con muchas ganas de cambiar lo que debe ser cambiado; Hoy continuamos siendo la barricada cultural de la revolución y nuestro fin primordial sigue siendo el mismo debido a que se mantiene nuestra firme base ideológica y por tanto promovemos: La organización del pueblo y su juventud en todas sus expresiones culturales, garantizando la restitución de derechos, el fortalecimiento y promoción de todas las formas de participación artística en el rescate de la identidad cultural. Hoy la formación de valores se encuentra vigente y permanente en el trabajo del Movimiento Cultural Leonel Rugama, la formación de valores solidarios, convivencia comunitaria y preservación de nuestras tradiciones y costumbres. El Movimiento cultural hoy vuelve a trabajar en la creación y recuperación de espacios de recreación y esparcimiento; se están instalando escuelas populares de cultura en los 153 municipios del país; Estas escuelas populares vistas desde la organización comunitaria de la población, que sea la gente quien trabaje en el rescate de su identidad, de su raíz, de su razón de ser, que se identifique con su origen, con su espíritu revolucionario y solidario, esto contribuirá a defender y preservar nuestra cultura de la amenaza extranjera. Los retos están planteados, seguimos cambiando Nicaragua, así lo queremos; pero también estamos claros y claras, que el camino no esta tan cerca y que ese mismo camino también no es tan fácil; Pero tenemos la fortaleza y el tesón de un pueblo trabajador, emprendedor; con 32 años de revolución, con 50 años de Partido Revolucionario, con la suma de millones de vigores diversos; por tanto la unidad en los esfuerzos que desarrollamos desde cada uno de nuestros espacios por promocionar nuestra identidad, debemos de concebirlos como uno solo; Debemos recuperar desde cada una de nuestras localidades, municipios, departamentos los espacios que nos identifican como Revolucionarios y Nicaragüenses. Ahora que ya empezamos hacer las cosas, no pararemos de andar jamás, con la ayuda de dios y la visionaria conducción del Comandante Daniel Ortega, en noviembre continuaremos cambiando Nicaragua, por el bien de todos y todas. Agradecimiento al apoyo brindado por el INC que nos han facilitado algunos datos atreves de entrevistas orales y al profesor Aldo Díaz Lacayo, con el cual tuvimos la oportunidad de compartir en una sesión de trabajo.
Comentar     Arriba