A la juventud patriótica

15 Julio 2011
Por Marcio Vargas Aguilar. En estos tiempos de campaña electoral es cuando los asalariados del capitalismo imperial global intentan justificar su presencia en las planillas oscuras enemigas de la libertad de Nicaragua con una serie de planteos manipuladores y hasta obscenos en contra de todo lo que pueda conducir a un cambio integral patriótico. Borran la historia de la dictadura somocista y tratan de sacar réditos de los errores humanos de la revolución sandinista que sigue viva a pesar de casi una década (años 80) de agresiones militares, y luego 17 años de ataques de demolición impulsados por el imperialismo. Por eso, ante el repunte de la construcción de una patria libre, sana, saludable, alegre y con la opción preferencial por los pobres, suenan sus viejos tambores los traidores y los profetas del pasado. Pero es fácil guiarse por la estrella polar (o austral, si se prefiere) si colocamos la brújula en el corazón. Nadie puede negar que en cuatro años y medio, y contra viento y marea, el gobierno del FSLN ha dirigido sus barcas siempre apuntando hacia la batalla contra la pobreza y por la independencia y libertad de Nicaragua. No se pueden anteponer fallas o equívocos que forman parte de la condición humana (con el permiso de Malraux) a la gran causa de liberación, independencia, libertad, unidad, amor, socialismo, solidaridad y, claro, cristianismo, que somos un pueblo profundamente cristiano. Los amargados, llenos de un rencor extremo, perverso, enfermizo..., que intentan deslegitimar todo lo que povenga del sandinismo sin importar las graves consecuencias que eso pudiese acarrear en contra de las mayorías del pueblo nicaragüense, se están consumiendo en su propio jugo venenoso. Debemos saber que esta lucha es larga y que la jornada electoral del próximo noviembre sólo es una batalla en un camino de combate constante y diario. Aunque se trata, claro, de una importantísima batalla que permitirá abrir nuevas compuertas hacia el oceano de la revolución. Se viven tiempo extraños en el mundo debido a que estamos asistiendo a las puertas de un cambio de época en la historia de la humanidad. Pero si mantenemos la mirada hacia nuestros objetivos estratégicos, entre ellos por ejemplo lo que Sandino llamó el supremo sueño de Bolívar por nuestra américa independiente y unida, y porque los jóvenes de hoy sean la juventud patriótica que Nicaragua necesita para seguir "otra y otra vez" en la senda del triunfo..., no habrá fuerza humana ni técnica que pueda contener el torrente de la causa de la justicia. No hay porqué temer a nada ni nadie. Van ustedes, muchachos y muchachas, en la senda correcta. Sigan, empujen y quiten obstáculos, abrojos y espinas del camino de la lucha revolucionaria. Porque otra y otra vez, Nicaragua triunfará. Patria y Libertad Marcio Vargas Aguilar Periodista nicaragüense Orden de la Independencia Cultural "Rubén Darío" PLOMO
Comentar     Arriba