¡Se nos fue la Chilito!

10 Junio 2008
¡Se nos fue la Chilito! Hacia las 19.45 horas de este domingo el periodismo nicaragüense, y todo el colectivo de Radio La Primerísima en particular, recibió el golpe de conocer del deceso de nuestra compañera periodista, licenciada María Auxiliadora Lezama Gaitán, nuestra querida "Chilito", a consecuencia de un cáncer. En medio del dolor, quienes le conocimos o le tratamos, también con su deceso nos llegó la satisfacción, si podemos describirlo así, de tener la certeza que al dejarnos, "La Chilo" dejaría de sufrir, poniendo fin a su larga y dolorosa agonía, pese a ser una mujer que aún tenía tanto que dar, ¡a todos! Auxiliadora era parte de la Asamblea General de miembros de la Asociación de Profesionales de la Radiodifusión Nicaragüense (APRANIC), propietaria de Radio La Primerísima y del diario digital La Gente. Nunca dijo que daba ejemplo, pero el 100 por ciento de sus acciones eran precisamente eso para tantos y tantos de nosotros, llevemos o no pantalones. Una brega sin pausas, la lucha cuesta arriba siempre, por los caminos más estrechos llenos de escollos, de traspiés continuos, pero siempre adelante, como la mayoría sin conocer de "las miles" de una retribución justa a sus sacrificios denodados, cotidianos. Siempre adelante, eso define a "La Chilo". Igual, la compañera callada pero trabajadora, fraterna pero firme, esquiva por lo general a las tertulias y los escapes bohemios del gremio, pero siempre presente entre todos y todas, porque también evitaba maltratar a los demás. Símbolo por antonomasia de la mujer nicaragüense: dedicada a sus hijos -sus desvelos de toda su vida- y a su trabajo. Sus pobrezas, sufrimientos, no trascendían el círculo de su hogar, y sólo en casos muy especiales, a algunas de sus amistades más estrechas, pero con una entereza tan enorme que tales dificultades la hacían a cada segundo más grande. Por voluntad propia se quedó ejerciendo periodismo radial, formando parte de la cohorte de compañeros que a diario "chancletean" por las calles de esta Nicaragua entera en busca del sustento honrado, digno, sin reclamar, menos demandar, la justa retribución a aquellos a quienes ayudó desde sus medios de comunicación. Por tanto no estuvo con quienes se dicen los "non plus ultra" del periodismo local, quienes también la conocieron. ¡Gracias María Auxiliadora! ¡Gracias Chilo! Por tu legado, por dejarnos el ejemplo de ser como los "santos" de aquellos tiempos, por tus lecciones de fraternidad, de trabajo incansable, de sacrificio sin límites por tus hijos, por ser representación viva de la mujer de nuestro terruño. No tiene caso que nos refiramos a aquellos que sacamos nuestras miserias como humanos, y te dimos la espalda o cuando estuvo en nuestras manos nos negamos a ayudarte cuando estabas enferma, en tus últimas y dolorosas semanas de dura agonía. Sabemos que nos perdonaste, pero todo se sabrá… a su debido tiempo. Compartimos el dolor de los hijos, de la madre y resto de la familia de "La Chilo". ¡Que su ejemplo nos guíe en adelante!
Comentar     Arriba