Los dictadores y sus fraudes

08 Agosto 2011
Por Adrián Fonseca Los organismos políticos, financiados por el capital trasnacional, a quienes llamo ONGs politiqueras, desde hace rato vienen reclamando su cuota de poder y la participación en las decisiones del país, estos organismos se arrogan derechos que no tienen y demandan participación, que no se han ganado, según los procedimientos de la democracia burguesa imperante en Nicaragua. Estas organizaciones se conforman de una forma vertical y solo responden ante quienes les financian, muchos de ellos son financiados por la NED que es una agencia gringa que responde a los organismos de la inteligencia gringa, o por capital europeo que no es lo mismo pero es igual. Según las reglas de la democracia burguesa el poder político se dirime en elecciones entre los partidos políticos que participan en el proceso electoral y quien resulte ganador en esta contienda se queda con el gobierno para echar andar su agenda o programa, quien resulta ganador está facultado por las leyes para nombrar a los funcionarios del gobierno, entes autónomos etc., en ningún lado dice que el gobierno será compartido con las ONGs politiqueras. El reclamo de estas ONGs a que se implemente su agenda es violatorio de las leyes vigentes, es demandar a que se actué por encima de las leyes, es una demanda de carácter dictatorial, cuando estos señores reclaman para imponer sus criterios, en la práctica lo que hacen es un llamado a violar las leyes establecidas, es un llamado al establecimiento de una dictadura, la dictadura de las ONGs politiqueras, pretensión vana e insensata, ellos quieren sustituir al gobierno y al pueblo soberano, quieren ser gobierno sin haber sido elegidos por nadie, quieren gobernar de una forma fraudulenta, pasando por encima no solo del gobierno sino del pueblo que con su voto eligió a quien creyó conveniente y pasando también por encima de las leyes que estos leguleyos dicen de boca respetar. Estas ONGs han llenado el ambiente antigubernamental con su cancioneta del dictador y el fraude, no se cansan de repetir este estribillo que les creo Callahan, y este estribillo lo aplican a un gobierno que fue elegido por el voto popular y a contrapelo de estos señores, pero en la realidad los dictadores y fraudulentos son ellos porque quieren imponer una agenda que nadie la ha elegido, quieren nombrarse a ellos mismos como funcionarios sin tener la facultad legal para hacerlo y queriendo robar esta facultad a quien eligió el pueblo soberano de Nicaragua. Estos señores aunque se bañen demagógicamente de discurso democrático, de ninguna manera están interesados en la democracia, muy por el contrario, su único interés es imponer sus criterios, que tampoco son criterios de ellos, sino de sus amos del norte, utilizando para eso toda clase de artimañas, que para su desgracia el pueblo de Nicaragua no se las ha tragado y no se las tragara. Estos aprendices de dictadores fraudulentos, servidores del capital trasnacional, tanto ellos como sus maniobras, están destinados al fracaso, el valiente y generoso pueblo de Nicaragua los derrotaremos sin ninguna contemplación, de nada les servirán los millones que reciben para ser traidores a su patria, no lograran poner de rodillas al pueblo de Sandino, Darío y Fonseca. El pueblo de Nicaragua, por más que estos lameplatos y sinvergüenzas hagan, esta consciente de que su destino es ser libre cueste lo que cueste.
Comentar     Arriba