Eduardo Enriquez, por encima de la ley

11 Agosto 2011
Por Juan Maltés. Durante varios días esperé que las ''aguas se calmaran'' para analizar bien la situación del ciudadano-prepotente-periodista Eduardo Enríquez y llegué a la conclusión que en su caso no se trata de defender o atacar la libertad de prensa o expresión, sino de una persona que, amparándose en esa libertad y del llamado Cuarto Poder, quiere pasar por encima de las autoridades constituidas. Desde mi punto de vista, el incidente del pasado primero de agosto, en que se vio involucrado el ciudadano-prepotente-periodista Enríquez con los escoltas del presidente del CSE, Roberto Rivas, no tiene nada que ver con la libertad de prensa, sino con la de un ciudadano en estado de ebriedad enfrentándose a las autoridades. No hay duda que el Ciudadano-prepotente-periodista Enríquez se sitúa él mismo por encima de cualquier ley y lo demostró con sus declaraciones ofrecidas al programa de televisión ''Cuarto Poder", donde dijo: "defiendo mi derecho a no ceder el paso, aunque así me lo pida un oficial de policía que protege estas caravanas". Es decir, que entronándose en el Cuarto Poder, se pone por encima de la autoridad y la ley. El ciudadano-prepotente-periodista Enríquez, por ser sub-director (jefe de redacción) de La Prensa, no le da derecho a provocar, todo lo contrario, debe comportarse con educación, pero tal parece que, lo que aprendió en la Universidad Internacional de Florida (FIU), lo ha puesto a un lado, para convertirse en político. Bien sabe el ciudadano-prepotente-periodista Enríquez, que si él hubiese actuado de esa manera en Estados Unidos, aún estuviera tras las rejas en espera de una libertad bajo fianza y de un juicio, cuyo veredicto seguro sería en su contra. Pero no. Como el ciudadano-prepotente-periodista Enríquez se encuentra en Nicaragua, y bajo la sombra de su poder, hizo lo que hizo, ubicándose por encima de las leyes. TODO UN CUARTO PODER EN MOVIMIENTO. Sí. UN CUARTO PODER EN MOVIMIENTO, pues lo que hicieron los medios de comunicación llamados "independientes" es totalmente irresponsable. Atacando a los escoltas despiadadamente, a tal grado que intentaron confundir a la población sin investigar a fondo lo que había ocurrido y de primas a primera armaron el gran escándalo y casi colocan al ciudadano-prepotente-periodista Enríquez como un "mártir vivo". Eso es vergonzoso y realmente lamentable.
Comentar     Arriba