Creciente FSLN

11 Agosto 2011
Por Javier Huerta, Comité de Solidaridad Sandinista, Barcelona En todas las encuestas realizadas durante este año electoral, el candidato por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, Daniel Ortega, muestra ventaja respecto a los demás partidos politicos. Nicaragua sigue siendo uno de 3 primeros países más pobres de América Latina, país que floreció en los 80’s pero nunca termino de iluminar con gran intensidad. Una gran paciencia, tenacidad y determinación han sabido cultivar los nicaragüenses a la sombra de su historia, desde la llegada de los españoles hasta la imposición de gobiernos neoliberales por parte de imperialismos e intereses extranjeros. En 1984, se dieron las primeras elecciones generales. Hubo otras elecciones anteriores, pero con diferencias como la posibilidad del voto secreto, la independencia de los miembros electorales, sistema de escrutinio, el recuento de votos..., marcaron el inicio de lo que se llamarían elecciones generales libres. Donde se presentaba por primera vez un Daniel Ortega como candidato, quien resultó ganador con un 67% del respaldo electoral de unas votaciones muy participativas. Tras la pérdida del poder a través de las urnas y de 16-17 años de neoliberalismo el FSLN vuelve al poder, ya han transcurrido 4 años, y aún hoy recordamos aquel noviembre del 2006 en el que el sandinismo volvió a enarbolar la bandera de los desposeídos para desarrollar, o continuar el desarrollo de su proyecto político truncado en los noventas. Creciente la intención de voto con el FSLN y llegando al 57%. Nuevamente tocan elecciones -en realidad se comportan como un plebiscito de la gestión del GRUN porque la oposición carece de proyecto político- y en todas las encuestas realizadas durante este año electoral, el candidato por el Frente Sandinista, comandante Daniel Ortega, muestra una ventaja abrumadora al obtener el 57% de intención de votos, dato hecho publico en la última encuesta realizada por la empresa M&R Consultores y la diferencia sigue en aumento. En realidad estos datos son una ratificación, el pueblo nicaragüense aprueba en su mayoría al actual gobierno y sus programas sociales con el fin de combatir la inequidad heredadas por las administraciones anteriores. Y no solo el pueblo sandinista respalda a su candidato, casi un 20% de la población que en el 2006 voto a la derecha o se abstuvo de votar, ahora ve una buena elección en el Frente Sandinista, la población quiere que continúe con las tareas iniciadas aquel 10 de enero del 2007. Siguen de lejos al líder sandinista, los candidatos de los partidos alianza PLI-MRS y Partido Liberal (PLC), Fabio Gadea Mantilla y Arnoldo Alemán con menos de un 20% cada uno en las encuestas. ¿Podría darse nuevamente unos resultados parecidos a 1984? A ciencia cierta no se sabe. El panorama político nacional e internacional es totalmente distinto, a pesar de que se puede prever que en los próximos 3 meses, el porcentaje de intención de votos va a seguir subiendo superando el 60%. Creciente solidaridad y apoyo entre los movimientos sociales internacionales con el FSLN La imagen del FSLN está ensombrecida a nivel internacional a excepción de América Latina en donde hay un amplio respaldo al Frente. En cambio, en Europa occidental, la oposición ideológica se ha encargado de proyectar, fomentar y promover en estos últimos años, una imagen de gobierno dictatorial, manipulador, censurador, etc. Bajo las mismas premisas que rigen la información que se da de cualquier país que esté desarrollando un verdadero proyecto nacido de la izquierda, es el caso de los integrados en el ALBA. Sin embargo, en los últimos tiempos, gracias a la organización de los sandinistas –nacionales e internacionales- residentes en Europa, se ha abierto una pequeña brecha en el muro levantado por la desinformación; así encontramos una creciente red crepuscular de solidaridad con el FSLN y el futuro que representa para las masas empobrecidas. Creciente confianza en Daniel para la continuación. ¿Debe Ortega continuar al Frente? Los partidos opositores, al carecer de proyecto político, basan su estrategia electoral en el ataque permanente a la figura del presidente en ejercicio. No presentan programa ni propuestas a las problemáticas sociales; y esa es la gran diferencia, el FSLN tiene un verdadero programa de gobierno bien articulado, y de gran impacto, sin olvidar que desde el partido se efectúa una campaña por la paz, unidad, y reconciliación… La oposición no logró comprender que el discurso del miedo, el de “la guerra vuelve!”, ya no tiene efecto en una población cuyos problemas fundamentales solo han sido atendidos por la actual administración. El pueblo nicaragüense ha elegido, y elije la continuidad de un proyecto encarnado por el Frente Sandinista que tiene como objeto la recuperación de los Índices de Desarrollo Humano de los ochenta, determinado por su vocación socialista… Por Javier Huerta militante de la Solidaridad Internacionalista Comité de Solidaridad Sandinista Casa de Sandino Barcelona
Comentar     Arriba