Las especulaciones de don Silvio Báez

30 Agosto 2011
Mario Fulvio Espinosa Con especulaciones tendenciosas cubiertas por supuestas acotaciones de martirio religioso, el obispo Silvio Báez habló a los católicos de La Concha con la pretensión de descalificar de alguna manera las investigaciones policiacas sobre el asesinato del padre Pupiro, dándole al caso un matiz político. Para tal fin, de un modo mefistofélico Báez puso en tela de duda el móvil del crimen y las labores policíacas, y pidiendo a la feligresía de la Concha no especular sobre el caso, él mismo aventuró una opinión sesgada al decir que los curas son sometidos a persecución y reiteró que están dispuestos a “morirán por la verdad”. El mensaje era claro. El asesinato del padre Pupiro es de carácter político, aunque el asesino confeso afirme que fue para robarle y así lo demuestren con claridad meridiana las investigaciones policiacas. Si el criterio de Báez se limitara a lo personal sería otra opinión más a considerar, pero en su calidad de vocero de la Curia e influyente pastor de almas indignadas por la muerte de su párroco, sus afirmaciones son tendenciosas y dirigidas de manera consciente a engendrar duda y al mismo tiempo odio, contra la policía y el gobierno del presidente Ortega. Esta es una treta política similar a la que practican los medios de comunicación de la Carretera Norte que atribuyen todos los males de la nación por mínimos y triviales que sean al gobierno, inflando con amarillismo los acontecimientos, manipulando a su manera todos los hechos y tratando con todas las fuerzas de su odio, trasmitir esa compulsión sediciosa y violenta al pueblo nicaragüense. Ya algunas ovejas cabezas calientes de pastores como Báez, aparecieron anoche en los canales de televisión diciendo que son erradas y sospechosas las investigaciones policiacas y que ellos llegaran hasta las “últimas consecuencias” hasta que se diga que el crimen obedece a motivaciones políticas. Si Báez fuera un pastor justo y ecuánime, como debe ser por su oficio, debería proponer la verdad a su grey sin entrar el mismo en especulaciones que no vienen al caso ni vendrán. De sobra sabe el pueblo que las prédicas políticas de ciertos jerarcas son como los sepulcros blanqueados .pues en lo superficial predican amor y paz pero en su interior hacen llamados a la guerra, entran en alianzas con los partidos corruptos y se empeñan en descalificar a sus colegas que ven las cosas desde otro ángulo. De cualquier manera que se vea, las afirmaciones de este obispo metido a político constituyen una falta de respeto para sus feligreses que tienen diferentes opiniones políticas y que esperan respeto para ellos de parte de supuestos pastores de almas. En Nicaragua no existe persecución religiosa. El pueblo es libre de practicar la religión y los ritos que desee y los obispo –aunque no deben- hablan hasta los codos de política y nadie les pone silencio ni los persigue por ese derecho que ellos convierten en libertinaje desde los pulpitos y mediante el figureo ante los medios de comunicación social que les azuzan y a los que son adeptos. De cualquier manera las especulaciones de Báez tienen peso sobre ciertos católicos fundamentalistas que más que católicos son políticos y que siempre exigirán sangre para quemarla ante el altar de Dios, pensando que esa es la mejor manera de llegar al Cielo. De esos cristianos, de esos obispos que como Goebbels, miente y mienten hasta hacer de la mentira una supuesta verdad, solo Dios nos salva.
Comentar     Arriba