Huevos y pollos congelados

30 Septiembre 2011
Elmer ramirez españa, docente universitario. Los huevos no se acostumbran a congelar, no necesitan más que el cuido que le da el distribuidor, el detallista y el consumidor en el espacio de sus respectivas cajillas, mientras que congelar el precio de los huevos, sí es correcto decirlo y hacerlo, pues determina lo que el mercado de la oferta y demanda establecen, entre comprador y vendedor. Recientemente entraron en disputa con el precio de los huevos en el mercado nacional, los empresarios mayoritarios o conocidos como oligopolios, y los consumidores del mismo, de uno de los productos de origen animal más apetecidos en la dieta nicaragüense, representados por comerciantes que saben y conocen de las altas y bajas del asunto, hasta llegar a la decisión de importarlos, dado el vertiginoso aumento que golpeaba el bolsillo de la mayoría de los consumidores. Se le estableció entonces, al delicioso alimento del huevo, un precio satisfactorio para los consumidores por cajillas o al detalle; sin embargo, como contrapartida, los productores avícolas, que son los mismos empresarios de las polleras, deciden dar un giro inesperado y sacan de la manga de la camisa un alza agresiva en la libra del producto, sin ninguna causa justificada. Pero lo más delicado del caso, es que es un secreto a voces de los pequeños y medianos distribuidores, que el pollo, trae un “valor agregado” en el peso debido a la cantidad de hielo, que resulta de gran pérdida después que ocurre el descongelamiento del producto a como lo expresan también los consumidores. La razón es la forma en que infiltran de agua al pollo en el proceso de congelamiento, esto no es ético, y a pesar de que saben de lo que hacen sin ningún control sanitario y de seguimiento a la calidad del producto, al consumidor no le toca de otra que seguirlo comprando. Menos mal que las autoridades del ministerio de comercio, fueron diligentes y gestionaron la importación del producto y se avizora la llegada del pollo, con un precio a como estaba en el mes de diciembre del 2010, para beneficio del pueblo nicaragüense.
Comentar     Arriba