Maldijeron a la vaca, ahora a ordeñarla

14 Diciembre 2011
Por: Carlos Escorcia Polanco Van de contradicción en contradicción. Son los campeones de la incoherencia política por excelencia. Pasaron maldiciendo la vaca (CSE) desde que perdieron las elecciones municipales del 2008. La satanizaron a mas no poder, con un “fraude” que ahora están listos a avalar. Estafaron al pueblo al cobrar mega-salarios que chorrean sangre, por ser escandalosamente superiores al ingreso promedio del 40% de los nicaragüenses, 167 veces, sin haber trabajado para merecer tan inmoral salario. Se contradijeron a sí mismos, miles de veces. Acusaron al FSLN millones de veces de “partidizar” los asuntos de estado, pero eso es exactamente lo que hicieron los diputados de la oposición en el período que recién termina. En una misa negra hotelera denominada “Metrocentro II”, decidieron partidariamente no elegir a los magistrados con período vencido, para luego vulgarmente enrostrarles su condición de magistrados con período vencido. Ahora están listos para beberse la leche. Ahora están listos a cobrar puntualmente sus sueldazos de pais del primer mundo, pero dando un servicio de república bananera. Ahora van a disfrutar los beneficios obtenidos en una elección que condenaron desde 3 años antes que ocurriera. Ninguna vaca parida había sido tan vilipendiada ni satanizada por tan prolongado tiempo y con tanta vehemencia por los mismos que ahora se preparan alegremente a mamar la teta de la misma vaca maldecida, “para no cometer el error de la oposición Venezolana.” Es que las ubres de la vaca no son solo hermosas, tambien producen sabrosa y jugosa leche. ¿Qué importa que se pasaron burlando de los magistrados con período vencido, según ellos mismos sentenciaron en la misa negra partidaria de Metro Centro II? Al que se entendiera con Ortega para elegir a los magistrados, le cortaban la cabeza, partidaria y “democráticamente”. El período vencido con el cual maldecían a la vaca miles de veces al día, jamás fue culpa de los magistrados, sino un infame acuerdo partidario, un candado partidario, una sentencia partidaria, para detener la “partidizacion” que promueve el Frente Sandinista. Fue un acto supremo de demagogia politiquera barata. Ya todo mundo sabe que son “magistrados con período vencido” según sentencia partidaria de la misa negra hotelera. Ahora es tiempo de beberse la riquísima lechita, al pie de la vaca, esa misma vaca sentenciada en el hotel y vilipendiada hasta por dos aves solitarias del congreso norteamericano. Durante la “nueva era” de don Enrique, las Naciones Unidas dieron a conocer un informe en el cual consignaban que el 80% de los nicaragüenses sobrevivía con dos dólares diarios. En eso consistía la pobreza, pero ésta a su vez se dividía en pobreza y pobreza extrema. La mitad de ese 80% ganaba un dólar diario, o sea el 40% vivía en pobreza extrema. Dos dólares diarios equivalen a 60 dólares mensuales. Que el 80% de los nicaragüenses gane 60 dólares mensuales, la mitad de los cuales (40% solo gana un dólar diario), mientras 90 diputados ganen 5 mil dólares mensuales, es un horrorosa inmoralidad mas grande que la catedral de Managua, escándalo que chorréa sangre. Si los diputados Timbuco-Calandracas se preparan a beberse la leche de un sueldazo 167 veces superior al que percibe el 40% de los nicaragüense, dizque por “defender” los intereses del pueblo, ahora que el Frente Sandinista tendrá una holgada mayoría, debe parar en seco a estos individuos que se preparan a ordeñar la “res pública”. La nueva bancada Sandinista debe introducir una ley rebajando los megalarios de los diputados, en un 50%. Durante el período parlamentario que está concluyendo, los diputados de la oposición rechazaron una propuesta similar de la bancada Sandinista. Esta vez no podrán hacerlo. Que se rebajen los salarios como ya lo hizo el presidente Ortega cuando asumió la presidencia. Son servidores, no vividores del pueblo. Igualmente deben rebajar de 200 a 100 galones mensuales la asignación de gasolina que reciben por encima del sueldazo, exceptuando a los que viajan de los departamentos. Y sobre la introducción de vehículos, libre de impuestos, esta tambien debería ser reducida en un 50%, ya que aún con su megalario rebajado en un 50%, todavía es inmensamente superior al ingreso del 80% de ese pueblo pobre que es quien les paga semejante sueldazo con sus impuestos. Sobre la asignación de 20 mil dólares anuales prebendarios que recibe cada diputado, esta debería ser regulada y limitada a 3 rubros básicos: salud, educación y verdaderas emergencias como gastos de entierro de personas de escasos recursos. Es tiempo que esta oposición Timbuco-Calandraca, que por 200 años se turnaron para saquear el pais, aprenda que, si fueron electos por el pueblo en elecciones “fraudulentas”, es para servir al pueblo, no para vivir a costillas del pueblo. Las paralelas históricas deben de aprender que ahora existe un poder popular y que el presupuesto nacional ya no podrá continuar siendo una “res pública”. Tendrán que ganarse el sueldo como lo hacemos los demás nicaragüenses. Ya que tanto maldijeron a la vaca, ya que dijeron horrores, para ahora alegremente presentarse a mamar la teta, que esa teta sea justa, que esa leche se distribuya un poco mas equitativamente y que por Dios, se le haga justicia a nuestro sufrido pueblo nicaragüense.
Comentar     Arriba