Una joven activista mexicana reflexiona sobre el fraude

08 Julio 2012

Por Carlos Escorcia Polanco.

Aun refleja en su rostro la inocencia de la niñez, pero a sus 22 años, Angela Meléndez ya parece ser una experimentada activista por la justicia, la libertad y la democracia en México. Nacida en Los Angeles, pero crecida en las ardientes arenas del desierto mexicalense, esta joven mexicana se encontraba este Sábado 7 de Julio en las inmediaciones del parque McArthur cerca del centro de Los Angeles, California.

Armada de un megáfono dilapidado, la joven arengaba a los manifestantes que se congregaban frente al consulado mexicano en Los Angeles. El público escuchaba atento, su gracia y excesiva juventud hacían mas atrayente su vibrante discurso político. Quizás por su corta edad, se auxiliaba de documentos tomados de la prensa mexicana. La joven leia algunos comentarios editoriales de comentaristas mexicanos todos los cuales condenaban el fraude electoral perpetrado por el Partido Revolucionario Intstitucional, PRI.

Luego que la muchacha cedió el lugar a otros activistas, los camarógrafos la persiguieron para pedirle entrevistas sobre el tema del fraude electoral denunciado por Andrés Manuel Lopez Obrador, el candidato a la presidencia de México por el Partido de la Revolución Democrática, PRD.

Un poco titubeante me le presenté y bromeando le dije que estaba allí para reclamar mi "tarjeta prepago". Ella sonrió ante mi ironía. El escándalo de las tarjetas pre-pago de la cadena de supermercados mexicana llamada Soriana fue revelado por el periódico La Jornada de México. Según La Jornada, el Martes 3 de Julio se dio una avalancha de compradores que abarrotaron los supermercados de la cadena Soriana.

Según La Jornada, miles de ciudadanos se apresuraron a "realizar" unas tarjetas electrónicas prepago, entregadas antes de las elecciones a todo aquel que se comprometiera a votar por el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. Según la señorita Melendez, esto es una compra y coacción de votos por parte de los partidos.

"Fue una compra masiva de votos", prosiguió la joven. "Campaña premeditada pero que no controló. Fue algo para nada equitativo. Fue un acarreo masivo. Llevabna en camiones a su gente, daban la impresión de ser organizados como soldaditos a quienes les daban uniformes. La gente no parecía ir por convicción propia. De hecho, datos post electorales reflejan que el voto independiente lo ganó Andrés Manuel Lopez Obrador.

Con mucha emoción la señorita Melendez continuó: "Lo único que queremos es que sea un proceso limpio y moral. Los jóvenes aun no tenemos la conciencia corrupta. No soy política, ni politóloga, solo soy una de las tantas voces que hay, conozco a mis compañeros y veo su preocupacion. Desde las publicaciones de amigos cercanos que leo en Twitter y en Facebook, veo que somos muchos. No hay líderes de opinión. Los líderes de opinión tal vez son los politólogos, y ciertos reporteros. Pero son nuestra opinión y sentir colectivos lo que queremos que vean los de arriba."

Aludiendo a la revista Proceso, "las redes sociales son el mejor termostato del sentir de la población. Si predominaran el ‘si ganó el pueblo' lo veriamos reflejado, pero no es asi. Aunque en Internet hay de todo, compañeros que representan todas las voces, es evidente que el sentir que predomina es que hubo un fraude masivo, claro que si."

Angela vive en Los Angeles, pero ahora después del fraude electoral mexicano dice: "Nací aquí en Estados Unidos, pero pienso quedarme en México a poner mi grano de arena en la lucha, quiero mucho a la gente aunque no sea correspondida. No es culpa del pueblo el que viva en la ignorancia, es nuestro deber abrirle los ojos."

La joven graduada de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Baja de California se limpia las lágrimas y dice que regresará a México a luchar por su pueblo. Mi reflexión personal es que mientras México tenga jóvenes como Angela Meléndez que amen su patria, la Democracia no será derrotada.

 

 

Comentar     Arriba