Daniel, el mundo y Juan Manuel Santos

09 Diciembre 2012

Por toni solo
Fuente: http://tortillaconsal.com/tortilla/es/node/12242

Las secuelas de la histórica sentencia de la Corte Internacional de Justicia del 19 de noviembre de este año han confirmado tendencias ya existentes en la región y también han planteado preguntas provocativas. En su reciente encuentro con el Presidente Santos de Colombia, el Presidente Daniel Ortega de Nicaragua confirmó su liderazgo como destacado estadista regional. La reunión consolidó el compromiso de los países de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) con una transformación pacífica pero siempre revolucionaria en América Latina.

Para el Presidente Juan Manuel Santos, aquella reunión en México con el Presidente Ortega de Nicaragua fue un primer paso hacia la estabilización tras la reacción confusa y desacertada de su gobierno ante el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia. Ese fallo ratificó la jurisdicción de Colombia sobre la isla de San Andres y las isletas y cayos adjuntos, pero también restauró a Nicaragua sus derechos históricos sobre grandes áreas marítimas adyacentes. La pregunta ahora es si el Presidente Santos es capaz de asegurar que su país cumple de buena fe el fallo de la CIJ para así ayudar consolidar la integración regional.

A nivel internacional, Colombia se ha aliado durante mucho tiempo con los poderes imperiales de Norte América y Europa. Asimismo, sucesivos gobiernos colombianos han cultivado relaciones amistosas con los genocidas criminales sionistas que han negado la paz durante más de 70 años tanto a su propio pueblo como a los Palestinos. Algunos observadores se refieren despectivamente a Colombia como el Israel de América del Sur, un estado forajido, dependiente del apoyo militar de los Estados Unidos para sobrevivir.

El gobierno de Estados Unidos, sus aliados europeos y los gobiernos serviles y pérfidos de Egipto y Arabia Saudita han hecho posible que los asesinos en masa sionistas hayan sostenido su limpieza étnica del pueblo palestino. Una enorme mayoría global rechaza ese genocidio contra el pueblo palestino. Por su parte, durante décadas, Colombia ha elegido imitar a sus patrones estadounidenses y europeos, dejando a un lado los principios fundamentales del derecho internacional y de los derechos humanos, tanto a nivel regional como a nivel nacional.

Pero ahora la situación internacional es muy diferente. La oligarquía de los Estados Unidos promueve políticas profundamente antidemocráticas que condenan al pueblo estadounidense a una sujeción política y económica permanente. Eso ha quedado más claro que nunca, en términos políticos, desde los ataques terroristas del 11 de septiembre 2001 y, en términos económicos, desde 2005 cuando el endeudamiento privado en el país se volvió insostenible. En Europa, la naturaleza fundamentalmente antidemocrática de la Unión Europea, implícita en el Tratado de Maastricht de 1992 se hizo explícita en el Tratado de Nice del año 2000.

Los acontecimientos recientes en Estados Unidos y en Europa solo ofrecen confirmación de las tendencias que han sido más y más evidentes desde los años 1990s. Los antiguos poderes dominantes de Norte América y de Europa se encuentran en declive categórico en relación a sus rivales como Brasil, China, India y Rusia y también relativo a poderes regionales como Venezuela e Irán. Por ese motivo, la oligarquía corporativa estadounidense ha dirigido la política exterior del gobierno estadounidense hacia alianzas con fuerzas regionales dominantes en países como Egipto, Sudáfrica e Indonesia y en otras partes para así frenar el declive en su influencia global.

Las élites gobernantes de los Estados Unidos y sus decrépitos aliados Francia y Gran Bretaña prefieren trabajar con tiranías que con democracias. Es por ese motivo que apoyan a monarquías, déspotas y oligarquías parecidas a las suyas en todo África, Asia y Europa. Por el mismo motivo, ellas han armado y financiado el terrorismo genocida en Libia y en Siria para así destruir las bases del poder de dos gobiernos amistosos con China y Rusia. Los poderes de la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN) compensan su relativo declive económico por explotar su enorme capacidad militar de terrorismo del Estado.

Todo esto ha sido evidente desde la bárbara agresión contra Iraq y el sádico asesinato de Muammar al-Gaddhafi y miembros de su familia durante la criminal destrucción de Libia. Es descaradamente obvio en Siria. Lo que es nuevo es que la crisis económica en los países de Norte América y en Europa ha provocado dudas entre los aliados regionales de aquellos países sobre si se puede o no confiar en una eventual recuperación del capitalismo corporativo de consumo de los Estados Unidos y sus aliados en Europa. Es allí donde reside al amplio interés geopolítico en cómo Colombia va a manejar la recuperación por Nicaragua de su territorio marítimo usurpado por Colombia durante más de 80 años.

Basado en las actuales tendencias en la región, los próximos veinte años verán una América Central que profundiza sus procesos de integración – con o sin el apoyo de la oligarquía zopenca que tiene secuestrada a Costa Rica. Ese proceso de integración creará un bloque político y económico de más de 40 millones de personas, más o menos la población de Colombia. En América Central y del Sur la pobreza y la desigualdad disminuyen marcadamente. América Latina y el Caribe están aprovechando las crecientes relaciones de comercio y de cooperación con Asia y con África a la vez que mantienen estables sus enlaces tradicionales con Norte América y con Europa.

En Colombia, es clara la posición de los aliados incondicionales del imperio, como el expresidente Alvaro Uribe. Ellos quieren conducir su país al mismo callejón sin salida en el que se encuentran los Estados Unidos y los países europeos: corrupción corporativa impune, militarismo derrochador y enriquecimiento de las élites a costo del empobrecimiento de las mayorías. Aparte de la cínica élite que simpatiza con Álvaro Uribe, cualquier colombiana o colombiano capaz de pensar por si mismo sabe que el futuro tienen que ser otro.

Colombia tiene que cambiar para poder garantizar un futuro de paz y prosperidad para su pueblo. No hay razón por qué los países latinoamericanos tienen que anclar el futuro bienestar de sus pueblos a las estrellas mortecinas de Norte América y Europa. Esta realidad regional y global da lugar al optimismo en cuanto a que las autoridades colombianas aceptarán la adjudicación territorial del fallo de la CIJ del 19 de noviembre de este año.

Una nueva constelación se configura a nivel internacional para que América Latina se trace un curso propio hacia un futuro mejor para todos sus pueblos. El Mercosur crece y será transformado con la membresía de Venezuela, Bolivia y Ecuador – todos países del ALBA. A pesar de la tergiversación ideológica entre las élites de Colombia, Chile y Perú, son pocas las personas que niegan que los mejores intereses de esos países serán reivindicados por la consolidación de la integración de América Latina.

Bajo el liderazgo del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Nicaragua ha demostrado a América Central que el ALBA puede asegurar que la región deje atrás su historia de dependencia y empobrecimiento. De la misma manera, el capacidad de estadista del Presidente Daniel Ortega ha creado una oportunidad para que el gobierno colombiano fije un nuevo rumbo para Colombia al mismo momento en que surgió la posibilidad de poner fin a la guerra civil en el país. Le queda al Presidente Juan Manuel Santos demostrar la estatura moral requerida para ayudar a completar la emancipación de la región de la mano muerta del dominio norteamericano y europeo.

 

 

Comentar     Arriba