La hipocresía y auto-censura en el caso de Marcos Carmona

09 Febrero 2013

Por:  Carlos Escorcia Polanco.

Ni la Violeta Granera, ni la Sofia Montenegro, ni la Vilma Nuñez de Escorcia, ni la Dora Maria Tellez, ni la Mónica Baltodano,  ni la Azalea Aviles, ni la  Michelle Najlis, ni el Movimiento Autónomo de Mujeres, ni la Red de Mujeres contra la Violencia, ni la Sociedad Civil, ni La Prensa, ni El Nuevo Diario han dicho NI MEDIA PALABRA sobre la malmatada que alega la esposa de Marcos Carmona, le propinara el “valiente defensor” de los Derechos Humanos.  Eso se llama señores,  HIPOCRESIA en grado superlativo.
Viven despotricando contra el gobierno, viven hablando horrores contra la policía, se auto-proclaman como los máximos defensores de los Derechos Humanos en Nicaragua, pero ahora han decidido ponerse un zipper en la boca y guardar escandaloso y mortal silencio.  Eso revela la total falta de principios y el carácter mercenario, demagógico y politiquero de esta oposición al servicio de una potencia extranjera.  Con su actitud demuestran carecer de escrúpulos y de toda autoridad moral para cuestionar al gobierno Cristiano, Socialista y Solidario de Nicaragua.
Su doble moral contrasta con las escandalosas campañas de solidaridad que escenificaban cuando una muchacha,  Fátima Hernández, pasada de tragos, no logró que su novio Farington Reyes, se quedara con ella en un motel y la fue a dejar a su casa para luego regresar con su esposa.   El siguiente paso fue que la muchacha lo acusó de violación.
 
Toda la derecha nicaragüense  inmediatamente cerró filas en defensa de la dama,  a pesar que ambos eran Sandinistas, pero como vieron una oportunidad de capitalizar políticamente a su favor el caso, mantuvieron una bien orquestada campaña e hicieron viajar a la muchacha hasta Washington para denunciar ante la Comisión Interameriana de Derechos Humanos de la OEA, el “vejamen” sufrido por la mujer, porque la Corte Suprema de Justicia le dió 4 años de cárcel a Farington Reyes y no 8 como quería la muchacha.
Uno de los que mas escándalo hizo fue Marcos Carmona, pero ahora ninguno, absolutamente ninguno de los medios de prensa antisandinistas han dicho esta boca es mia.  Ni siquiera el mismo Marcos Carmona ha abierto la boca para contradecir a su esposa, la madre de sus hijos a quien “valientemente” agarró a golpes según denuncia la cónyuge del “campeón” de los Derechos Humanos.
A propósito, luego de la denuncia hecha por Fátima Hernández, jamás se volvió a saber nada, aunque han pasado alrededor de unos 2 años del incidente.  La razón? Lo mas probable es que no encontraron eco en Washington, ya que una pena de 4 años por supuestamente “violar” a su propia concubina, no tiene nada de injusta y revela la poca seriedad de estos individuos que ya no hayan ni que inventar para desprestigiar al gobierno de Nicaragua.

Y donde está la articulista Lorna Norori Gutierrez, quien  a finales de 2011, despotricaba en defensa de las víctimas de la violencia sexuales en los siguientes términos: “… los Farington Reyes, los Chocolate González y los Jimmy González se sentirán autorizados para seguir abusando de niñas, niños y adolescentes y violentando mujeres, cobijados por la impunidad.” 

Continua afirmando la articulista Norori Gutierrez, quien ahora brilla por su escandaloso silencio: “Por eso, ahora queremos llamar a la población a que no deje de buscar el acceso a la justicia, no pueden ser situaciones como estas las que nos lleven a desistir y dejar que los delincuentes sigan en la impunidad. Nos toca exigir a los operadores judiciales asumir la responsabilidad que les compete, desde el respeto a las leyes y los derechos humanos.”  [Ver: ¿Dónde está la justicia? , El Nuevo Diario, 5 de Diciembre de 2011].

Cuando encuesta tras encuestan solo confirman lo que todos los nicaragüenses honestos saben y es que el gobierno del presidente Ortega sigue subiendo en las encuestas y disfrutando de un cada vez mas amplio apoyo popular, este nuevo escándalo, auto inflingido, solo viene a agregar una nueva estocada a la moribunda y comatosa oposición antisandinista.

El silencio de todas las aves de corral del gallinero oligárquico de la oposición mercenaria, profundiza la total falta de credibilidad de una oposición qued inexorablemente camina hacia el despeñadero y el desprecio del pueblo.  El hecho que sean mujeres las que con su silencio dejan en el abandono a la esposa de Marcos Carmona revela una repugnante y asquerosa hipocresía de parte de las féminas antisandinistas.
La oposición pelele de la misma potencia del norte que por medio siglo nos impuso a sangre y fuego a la brutal tiranía somocista, juntocon su “destacamento femenino”  se han convertido en un cadáver andante que avanza a su inexorable destino, la irrelevancia total y el basurero de la historia, tal como le sucedió a la “invicta” guardia nacional somocista.  

 

Comentar     Arriba