Una transmisión de mando como las del Antiguo Testamento

09 Marzo 2013

Por Carlos Escorcia Polanco.

Antes de someterse a su última operación en Diciembre de 2012, el presidente Hugo Chávez, dejó de manera clara e inequívoca quien debería ser su heredero político. "Nicolás Maduro no sólo en esa situación de concluir como manda la constitución el periodo, sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar a elecciones presidenciales ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente", sentenció Chávez.

Desde tiempos bíblicos, los grandes dirigentes revolucionarios quienes en esa época eran conocidos como los profetas del Antiguo Testamento, prepararon la transición de su liderazgo. El caso más relevante ocurre cuando se dá la histórica transferencia de mando del profeta Moisés a su fiel lugarteniente, el joven Josué, hijo de Nun:

"Entonces llamó Moisés a Josué y le dijo en presencia de todo Israel: Sé firme y valiente, porque tú entrarás con este pueblo en la tierra que el SEÑOR ha jurado a sus padres que les daría, y se la darás en heredad." [ Deuteronomio 31:7]

Esa transmisión de mando del carismático anciano Moisés a su joven escudero ocurre en circunstancias en que el pueblo de Israel, que protagonizaba la primera revolución de esclavos que haya tenido éxito en la historia, estaba marcada por los peligros y acechanzas de los pueblos paganos e idólatras que obstaculizaban los objetivos del pueblo de Dios de entrar a la tierra prometida.

El texto sagrado resume de esta manera la transmisión de mando de Moisés a Elías:

7 Era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor.

8 Y lloraron los hijos de Israel a Moisés en los campos de Moab treinta días; y así se cumplieron los días del lloro y del luto de Moisés.

9 Y Josué hijo e Nun fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a Moisés.

10 Y nunca más se levantó profeta en Israel como Moisés, a quien haya conocido Jehová cara a cara; [Deuteronomio 34:7-10]

Lo mismo sucedió con el profeta Elías cuando este sería llamado a la presencia de Dios y debía ungir a su sucesor. "Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él. [2 Reyes 2:15]

Salvando las necesarias distancias de milenios, lo que los sociólogos modernos llaman sociedad socialista es muy semejante a lo que los profetas del Antiguo Testamento denominaron la "tierra prometida" y que los Apóstoles del nuevo denominaron el Reino de Dios.

En el contexto contemporáneo, el presidente Chávez se constituye en el Moisés del pueblo venezolano y su leal vice-presidente Nicolás Maduro se convierte en el nuevo Josué que guiará al pueblo a la tierra prometida de la sociedad socialista que fluya leche y miel.

De nada le servirá a los seguidores del empresario golpista Pedro Carmona Estánga, alegrarse con la desaparición física del comandante Hugo Chávez Frías. La Revolución Bolivariana es irreversible y una vez más el candidato de la oligarquía y el imperialismo, Henrique Capriles perderá las próximas elecciones presidenciales que por mandato constitucional deberán celebrarse en un plazo de 30 dias.

El presidente Chávez nació con una oleada del pueblo durante el "Caracazo". Hay intereses perversos del imperio que conspiran para quedarse con el agua potable, que maquinan sobre como quedarse con el petróleo y Venezuela a través de Chávez le transmitió al mundo que los desheredados no podían seguir condenados a vivir en las "casas de cartón" que se multiplicaron en los cerros alrededor de Caracas y que se puede transformar el mundo y luchar por la dignidad de la humanidad.

El presidente comandante crece y se multiplica en este momento histórico. En el vocabulario de Chávez, la palabra patria no se limita a su terruño y significa humanidad. La concepción incluyente es para él un concepto de patria. Que caminemos juntos al punto de no retorno. La revolución Bolivariana no tendrá retroceso.

A quienes desde el estercolero político de Miami celebran la desaparición física de Chávez les espera una sorpresa desagradable. El Chavismo no solo se está consolidando con la muerte de Chávez, sino que el nuevo presidente profundizará el proceso a favor del pueblo. Los "pitiyanquis" como les llamaba el comandante, se encaminan a una segura derrota electoral en las próximas elecciones presidenciales.

Horas antes que falleciera el segundo libertador de Venezuela, ya Maduro estaba dando claras muestras de su decisión política. Las jaurías políticas pretenden dividir al pueblo venezolano, pero ayer mismo vimos un ejemplo digno de firmeza política de Maduro, al expulsar a dos agregados militares de la embajada de Estados Unidos.

Estados Unidos mantuvo una constante campaña de calumnias contra Chávez e hizo todo lo posible por aislarlo, pero al final resultó al revés. La enorme cantidad de jefes de estado de todas las latitudes que llegaron a rendir homenaje al segundo Simón Bolívar de América Latina, confirma que fue Estados Unidos el aislado.

Los renombrados cineastas norteamericanos Oliver Stone, Michael Moore y Sean Penn, junto con el congresista Patrick Kennedy, sobrino del presidente John F. Kennedy, se encargaron de informarle al pueblo norteamericano que también el coloso del norte perdió con la muerte de Chávez y elogiaron elocuentemente al comandante.

Le correspondió a Penn resumirlo con elegancia: "El pueblo de los Estados Unidos perdió a un amigo que nunca supo que tenía. Y los pueblos pobres del mundo perdieron a un adalid" [Sean Penn citado en la revista "The Hollywood Reporter"].

El mundo presenció el Viernes 8 de Diciembre, día internacional de la mujer, que así como el profeta Moisés ungió a Josué para continuar su gesta libertaria, así como el profeta Elías le dejó el manto a Eliseo, igualmente el comandante Chávez le pasó la antorcha de la libertad y la dignidad al joven Nicolás Maduro quien tiene la elevada misión de conducir al pueblo venezolano al socialismo del siglo XXI, la tierra prometida que fluye leche y miel.

Comentar     Arriba