Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



México: discuten uso del agua, en ciudad afectada por su escasez

Radio La Primerísima | 15 marzo de 2006

Comentar    

Ciudad de México - La ciudad de México está afectada por una casi diabólica combinación de inundaciones y escasez de agua, un aumento de las aguas residuales y un descenso de los niveles freáticos. ¿Qué mejor lugar para que los líderes mundiales se reúnan a fin de discutir la mejor manera de administrar el agua?

Muchos de los 20 millones de personas que habitan esta metrópolis reciben apenas una hora de agua potable a la semana, en tanto casi toda la copiosa precipitación pluvial es canalizada por las cloacas, creando un enorme flujo de agua desperdiciada, pues las escasas plantas de tratamiento de esta capital no pueden lidiar con la mayor parte de ese caudal.

Como Nueva Orléans, la Ciudad de México se halla en terapia intensiva, pero en una escala mucho mayor.

Grandes bombas de succión trabajan día y noche para extraer el agua mezclada con desechos de este cuenco rodeado de montañas en que se halla la ciudad, y que registra un rápido hundimiento. Algunas zonas son afectadas por inundaciones de aguas negras. Alrededor de siete de cada ocho descargas de inodoros no son tratadas.

Las autoridades de Ciudad de México han construido caminos sobre sus ríos, transformándolos en carreteras o cloacas subterráneas -en ocasiones ambas al mismo tiempo- a la vez que las estaciones de bombeo extraen tanta agua de los acuíferos subterráneos que algunas urbanizaciones se hunden a un promedio de 30 centímetros al año.

Posiblemente la ciudad reciba bajas calificaciones en los cinco temas a ser discutidos en el Cuarto Foro Mundial sobre el Agua que se inicia este 16 de marzo: cómo puede controlarse el agua para el crecimiento, cómo proporcionarla de manera más eficaz, cómo beneficiar mejor a los pobres, cómo utilizarla para proteger el medio ambiente, y cómo evitar que cause desastres naturales.

El sistema de agua potable de Ciudad de México no sirve a nadie con eficacia. Casi todos adquieren agua embotellada o costosos sistemas para purificar el agua en sus hogares. Pero los que son peor servidos son los pobres. Para muchos, el agua en mal estado, o la ausencia de agua, es otra dura realidad.

"No pedimos lo imposible, pero sería bueno que el agua llegara dos veces por semana", dijo Juan María Bautista Ortiz, de 42 años, cuya familia de cuatro personas recibe una hora de agua corriente por semana en su choza de cartón alquitranado.

Bidones de plástico en su patio de tierra atrapan el precioso líquido cuando viene y almacenan unos 1.500 litros de agua para una semana completa, a fin de usarlos en el baño, para bañarse, y para lavar ropas y vajilla.

El sistema de agua corriente de la ciudad no es malo porque sea barato. Por el hecho de ser malo resulta terriblemente caro.

Las tuberías de agua de Ciudad de México tienen filtraciones, presión baja, y con frecuencia están secas. Por lo tanto, cada hogar debe tener un tanque de almacenamiento subterráneo, así como un sistema para bombear el agua a otro tanque de almacenamiento en el techo del cual fluye el agua.

"Cuesta más de lo que costaría fabricar un sistema de agua bien hecho", dijo Jesús Campos, subdirector de la Comisión Nacional de Agua de México.

En ocasiones, las autoridades lanzan campañas desganadas para que la gente beba agua del grifo, pero aunque aseguran que el agua es segura cuando abandona las plantas de tratamiento, también admiten que con frecuencia queda contaminada en tanques de viviendas y en cañerías antiguas, mal cuidadas.

Por cierto, la Ciudad de México se está hundiendo en una espiral acelerada de problemas relacionados con el líquido vital.

A medida que los acuíferos se agotan, el terreno cede y destruye tuberías subterráneas, causando la mayoría de las filtraciones que ya despilfarran alrededor de un 40% del agua potable. Las tuberías de aguas servidas también se fracturan, soltando aguas negras que contaminan los acuíferos.

A medida que se multiplican los ríos con aguas servidas, la población, y el despilfarro de agua, la ciudad debe gastar inclusive más _alrededor de 2.000 millones de dólares en el curso de los próximos cinco años_ no para arreglar el sistema o crear separadas bocas de tormenta, sino simplemente para construir tuberías más grandes fuera del valle.

Emplazada en lo que fue en una ocasión un lago, la Ciudad de México se revuelca ahora en desechos y trata de librarse del agua de las inundaciones, mirando con codicia los ríos y cuencas de los estados circundantes. Cada desvío propuesto ha causado furiosas protestas.

¿A dónde conduce todo esto? El director del sistema de agua de la ciudad, German Martínez, no cree que los acuíferos de la ciudad duren más de 50 años. El urbanista Jorge Legoretta dice que la ciudad ha sido afectada por grandes inundaciones en 25 ocasiones en sus 700 años de historia, la más reciente de ellas en la década del cincuenta, y anticipa la catástrofe "número 26" en el curso de los próximos 15 años.

Los funcionarios no se sienten orgullosos de los antecedentes de la ciudad en materia de agua, pero tampoco se sienten avergonzados de ser los anfitriones del foro.

"No quiero considerar esto una situación crítica", dijo Martínez, director del sistema de agua de la ciudad. "Cada ciudad del mundo tiene problemas con el agua. Ciudad de México no es la excepción".

Y Jesús Campos, subdirector de la Comisión Nacional de Agua de México, trata de poner al mal tiempo buena cara, como anfitrión del foro.

"Tal vez inclusive los ejemplos negativos pueden ser útiles", dijo. "Este ejemplo puede ser muy ilustrativo, e inclusive puede servir para decirle a la gente de una ciudad: ¡No crezcan tan rápido!.

Un panorama desalentador por la falta de acceso al agua potable

Los países de Latinoamérica llegarán al IV Foro Mundial del Agua con un panorama desalentador por la falta de acceso al vital líquido, mientras que Bolivia pedirá que este "bien público" se excluya de cualquier tratado comercial.

Cuando se inicie el foro en México saldrán también a relucir la falta de dinero para mejorar la infraestructura de acueductos en la región, el desabastecimiento por el verano, la contaminación de fuentes hídricas y, en algunos casos, la falta de una legislación acorde con la problemática.

El Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) ya anticipó una crisis del vital líquido en Latinoamérica, especialmente en México, la República Dominicana, Haití, Perú y El Salvador.

Este organismo civil señala como principales causantes de dicha problemática la falta de planificación urbana y la corrupción política.

Doce millones de mexicanos, entre ellos 3,5 millones de indígenas, carecen de agua potable, lo que sumado a la creciente escasez, incluso en Ciudad de México, hacen que el tema sea planteado como de seguridad nacional.

Se estima que cada uno de los más de 103 millones de habitantes del país dispone de 3.400 metros cúbicos de agua al año, muy por debajo de la media de 5.000 recomendada por la ONU.

Situación de Centroamérica

Por lo menos 51 de los 600 barrios de Managua y 19 de los 153 municipios de Nicaragua padecen desde febrero pasado racionamientos de agua potable debido a la falta de equipos y de dinero para comprarlos, según la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados.

En esas zonas, el servicio falla entre seis y doce horas diarias, según denuncias de la población.

Honduras afronta en su época seca la peor crisis de abastecimiento de agua, la cual viene acompañada con posibles racionamientos, llamados a su uso racional y hasta multas de entre 31 y 52 dólares a quienes la desperdicien, según el Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillados.

Solo en Tegucigalpa, los niveles de las represas que la abastecen registran un drástico descenso, lo que obligará a racionamientos en los próximos meses si no se da un uso racional y dependiendo también del arreglo de algunas viejas tuberías.

Guatemala no corre el riesgo, a corto plazo, de sufrir una crisis por falta de agua, gracias a las grandes extensión selváticas y boscosas del país, señaló la Comisión Nacional para el uso, gestión y conservación del líquido.

Pero "la tala inmoderada de árboles, así como el mal uso que hace la población de este recurso por falta de educación, puede provocar serios problemas en el futuro", afirmó un portavoz de la comisión.

Proyecto de Ley

Organizaciones locales e internacionales promueven desde hace más de tres años en el Congreso de Costa Rica un proyecto de ley para modernizar la ley de aguas de 1942, regular su aprovechamiento y vertido, y sancionar hasta con seis años de prisión a quienes contaminen mantos acuíferos.

Este país solo usa el 20 por ciento de los 110.000 millones de metros cúbicos de agua que dispone anualmente para su utilización.

En la República Dominicana gran parte de la población no tiene acceso a agua potable y la que reciben los hogares no tiene la calidad adecuada, dijo Héctor Mata, técnico de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en el país.

Esto obliga a que la mayor parte de la ciudadanía consuma agua embotellada, lo que se presta a adulteración y a falta de calidad del envasado, según la FAO.

Mata alertó además del deterioro en los últimos años de los recursos naturales, lo que provoca la reducción de la cantidad de agua de los ríos y también la degradación de los suelos.

El ministro boliviano del Agua, Abel Mamani -cartera recién creada por el presidente Evo Morales y pionera en la región-, dijo que los gobiernos deben dar pasos para que el agua sea considerada "bien público", manejado por el Estado.

Este país planteará impedir que se negocie con el agua ante el foro en México, que analizará hasta el próximo día 22 experiencias sobre cómo garantizar el acceso del vital líquido.

Bolivia señala que debe excluirse el agua "en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y los tratados de libre comercio, y reafirmar el derecho soberano de cada país a regular los recursos hídricos".

En Brasil, pese a ser el país con mayor disponibilidad hídrica del mundo al concentrar el doce por ciento del agua dulce superficial del planeta y tener una docena de cuencas hidrográficas, éstas están mal distribuidas y hay escasez en las zonas que más necesitan el recurso, según el Gobierno.

Pese a la abundancia, el desperdicio -que llega a ser del 50 al 70 por ciento en las ciudades-, la contaminación y la deforestación comprometen la futura disponibilidad, en un país en donde el 80 por ciento de la población tiene acceso a acueducto.

Perú, que también es rico en el recurso, con el cinco por ciento del agua en el mundo -según sus autoridades- afronta de igual forma problemas de acceso al recurso.

El 40 por ciento de los peruanos, que habitan principalmente las zonas marginales y rurales de la árida costa peruana, la obtienen a través de un pilón o de un camión cisterna.



Mostrar comentarios [1]

Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Un gran lago para un gran país

Publicado el 21 octubre de 2014

Los Chamorro y el Gran Canal de Sandino

Publicado el 16 octubre de 2014

Pensamiento Crítico

La disyuntiva brasileña

Lula ha dicho que la instancia decisiva de las elecciones brasileñas del próximo domingo 26, antes ...

El socialismo neoliberal francés

Fue en el paso del primero al segundo año del primer gobierno de François Mitterrand que se ...

La disolución de los derechos humanos y la depredación de defensores

Los griegos enseñaron que los derechos humanos son principios éticos innatos a todo ser humano, y ...