Hernaldo Zúñiga se queja que ya no hay compositores comprometidos

Agencia Notimex. Desde Ciudad de México. | 6 de Julio de 2007 a las 00:00
Con mayor frecuencia las composiciones en español tienden a volverse ligeras y a perder su complejidad, considera el cantautor y trovador Hernaldo Zúñiga, autor del disco "Nómada" de reciente aparición. En entrevista con Notimex en la capital mexicana donde reside, el intérprete de origen nicaragüense declaró que en México existen menos compositores comprometidos con una postura crítica ante lo que sucede y que cada vez más, las canciones se convierten en creaciones "Light" a comparación con lo que sucede en el mundo "anglosajón". "En el mundo de la lengua española adolecemos del relevo de mi generación que es el de los Autes, de los Serrats y de los Sabinas, realmente somos pocos y podemos contarnos con una mano en México y Argentina, cosa que no sucede con los anglosajones, mientras que en Brasil pasa poco", expresó. Zúñiga consideró además que los cantautores que utilizan recursos creativos complejos, son cada vez menos y que con más facilidad brotan los intérpretes ligeros. Autor del tema "Que nos dejen paz", el cual aborda temas como las Muertas de Juárez, la pedofilia y otras llagas sociales, el autor comentó que "los autores que señalamos este tipo de realidades somos menos, sí noto que hay más levedad de la que había antes en las composiciones, supongo que por eso hay tanta Coca Cola Light, café descafeinado y dulces sin azúcar". Estimó que "es un mundo más ligero, pero yo simplemente vivo y ocupo mi espacio, aunque en este caso va contra esas tendencias. Este no es un disco que podríamos calificar de ligero, aunque es transparente y no cae en la categoría de rolas más o menos condescendientes, sino que tiene cierta espesura y complejidad". En "Nómada", Zúñiga reúne diez temas en los que explora temáticas amorosas como sociales y el resumen de más de tres años de trabajo de los más de 20 que tiene como compositor. Las gafas no permiten ver su mirada que se intuye, pero no puede negar su raíces. Zúñiga nació en el seno de una familia de gran compromiso político, cursó estudios en colegios de Jesuitas y Salesianos y como adolescente vivió, por razones académicas, en los Estados Unidos de Norteamérica. Después, a edad temprana y siguiendo la tradición familiar, estudió Derecho en la capital chilena. Como "Nómada", el título que le da nombre a su disco, el cantautor señaló que "no conozco otra vida, el trasiego de un país a otro y a la vez creo que me ha perfilado como persona en lo bueno y en lo malo". "En el andar de un país a otro no se intelectualiza, es como un cóctel que no sabes qué tanto le corresponde a Nicaragua, España o México, uno es la suma de todo lo que ha vivido y el creador es la mirada de todo lo que ha vivido, aunque no pueda decir que corresponde a un lugar", dijo. Cursando el primer año de Leyes, Zúñiga compuso su primera canción, Ventanillas, misma con la que participó en 1974 en el Festival de Viña del Mar, convirtiéndose en un genuino himno de la juventud chilena, naciendo así, la carrera de uno de los autores-cantantes más conocidos de la región. Grabó su primer álbum "Del arco iris, una canción" y a pesar del escaso apoyo, por el poco margen de tiempo libre que le permitían sus obligaciones estudiantiles, cada una de esas canciones se convirtieron en éxitos rotundos tanto en ventas como en difusión. En su último disco, señaló, "son tres años de trabajo continuo, de creación, es un disco que tiene un trozo de mí, pues uno es la suma de lo que hace y dice". Aquí, señaló, hay temas "mitad con temáticas amorosas, es un poco lo que me está pasando ahora, la mitad de la vida tiene que ver con el amor y la otra con lo que concibes en tu orden, es un poco la repartidera que puse en este álbum", agregó. En 1977 recibió una oferta de la casa de discos Zafiro de España, para unirse a su elenco. Ese mismo año, se instaló en el pueblo mediterráneo de Caladór, en Mallorca (Islas Baleares), donde compuso el material de lo que sería su primer álbum europeo.