Escúchenos en línea

Latinoamérica cierra filas ante presión de UE y seguirá exportando a Rusia

Buenos Aires. Nóvosti. | 15 de Agosto de 2014 a las 09:49

Los países de América Latina no cederán ante la presión de la Unión Europea y no renunciarán a las posibilidades de aumentar sus exportaciones a Rusia, aseguraron expertos a esta agencia.

El pasado 8 de agosto, Rusia embargó por un año las importaciones agroalimentarias de EEUU, la UE, Australia, Canadá y Noruega en respuesta a las sanciones impuestas a individuos y entidades rusas a raíz la crisis en Ucrania. Las restricciones se extienden ante todo a la carne de res, cerdo y aves, frutas, hortalizas, queso y otros lácteos.

Algunos medios informaron que la UE tiene la intención de ejercer presión diplomática sobre los países que declararon que están dispuestos a sustituir las exportaciones europeas a Rusia. Por su parte, varios Estados latinoamericanos dieron a entender que la ampliación de los suministros es un asunto soberano.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, indicó que su país no pedirá permiso a nadie para exportar alimentos a Rusia. El ministro de Exteriores de Chile, Andrés Rebolledo, declaró que la decisión de aumentar los suministros la tomarán los empresarios ya que se trata de una cuestión comercial y no política. Argentina, por su parte, envía la semana que viene una delegación a Moscú para negociar su oferta.

El experto en Relaciones Internacionales argentino, Alberto Hutschenreuter, subrayó que los países latinoamericanos no pueden depender de la política de Occidente hacia Rusia.

“Ucrania es, en gran medida, un conflicto de orden interestatal en el que una Europa subestratégica ‘ha seguido’ (desde hace tiempo) estrategias de Estados Unidos para con Rusia y, ante la posición de fuerza de Rusia, hoy se encuentra en problemas”, recalcó.

Añadió que “hace tiempo que la UE mantiene barreras proteccionistas que restringen las posibilidades de expansión de los productos de América Latina”.

Embargo a las importaciones alimentarias en Rusia

“Con el fin de lograr que los países de América Latina no incrementen sus ventas a Rusia, ¿desmontará la UE esas barreras y los poderosos subsidios agrícolas? Me temo que no”, afirmó Hutschenreuter.

Subrayó que América Latina “busca una mayor inserción en el mundo, y lo hace sin participar de juegos geopolíticos que puedan afectar a terceros” y no renunciará a nuevos mercados.

“Por tanto, es posible que la respuesta de los países de América Latina no satisfaga a la UE. De hecho, Brasil, el actor de la región más relevante en materia comercial con Rusia (con quien forma parte del espacio BRICS) ha dicho que desea incrementar las ventas a este país. Lo mismo quieren Argentina, Uruguay, Chile, etc.”, destacó.

Mientras, el politólogo argentino Marcelo Montes calificó la posibilidad de exportar cereales a Rusia de “totalmente legítima” y “ventana de oportunidades” y recordó que Buenos Aires suministró cereales a la URSS.

 “En plena Guerra Fría, donde podían utilizarse instrumentos coactivos como embargos de armas o sanciones políticas en organismos internacionales, no surtieron efecto ni siquiera las acciones de disgusto oficial que mostraron las potencias occidentales ante semejante desafío argentino. Hoy, en un mundo multipolar, sin lógica binaria de conflicto ideológico alguno, es totalmente legítimo aprovechar la oportunidad comercial que le abre Rusia a los latinoamericanos”, estimó.

Agregó que duda de que la UE tome medidas de respuesta que en todo caso serán ineficaces.


Descarga la aplicación

en google play en google play