Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



El papel de Fidel Castro dentro de la Revolución Cubana, por Julio López Campos

Radio La Primerísima | 6 agosto de 2006

Comentar    

Lea la primera parte de este análisis (clic en este enlace)

Trascripción del Programa Causa y Efecto, del viernes 4 de agosto. Colaboración de María Luisa Atienza Salamero.

Para entender un poco lo que ocurre en Cuba con la enfermedad, sin duda seria, de Fidel, es necesario tener una cierta idea de Cuba. Y para entender cómo la dirigencia cubana asume esta delicada situación, hay que conocer un poco a la dirección revolucionaria cubana. Todos estos días hemos estado escuchando, leyendo y viendo por televisión, una serie de opiniones que se han hecho alrededor de la, sin duda grave, enfermedad de Fidel. Incluso en esta radio, incluso en La Primerísima hemos escuchado a algunos compañeros dando algunas opiniones que nos parece que son el fruto de su escaso conocimiento de la realidad de Cuba. Es que algunos compañeros y sobre todo muchos opinadores políticos y gente que trabaja en los medios de comunicación, cuando piensan en Cuba pareciera como que si estuvieran pensando en Honduras o en Costa Rica. Cuando piensan en cómo deberían comportarse los dirigentes cubanos, piensan en los patrones de conducta de los guatemaltecos, de los mexicanos o de los políticos gringos. Y piensan que la actitud de la dirigencia revolucionaria cubana frente a los medios de comunicación, debiera ser como la que tienen nuestros políticos en Nicaragua, o la que tienen los políticos hondureños o guatemaltecos, o los políticos gringos. Sencillamente se les olvida que Cuba es una realidad totalmente distinta a la nuestra. La de Cuba es la situación de una revolución y de una revolución que se proclama socialista, con un régimen económico, social y político totalmente distinto, totalmente diferente, que está dirigido no por políticos de ocasión, no por políticos que se inventan en procesos electorales, no de gente que llega al gobierno y a la presidencia porque quisieron ser presidentes, o porque tienen intereses personales, ambiciones, o porque les gusta el poder, sino de seres humanos que llegaron a las responsabilidades que tienen después de un larguísimo proceso de medio siglo de lucha. Se les olvida que cuando se piensa de Cuba, hay que pensar en un pequeño país, en una pequeña Isla, sometida por casi 50 años a una política de agresión, de agresión directa. Se les olvida que hace apenas unas semanas el presidente Bush anunció abierta y públicamente la asignación de 80 millones de dólares adicionales para desestabilizar Cuba, para destruir la Revolución Cubana. Se les olvida que Fidel Castro no es el dirigente de un país y de un gobierno porque apuesta una cantidad de reales en el proceso electoral, -porque sí los hay en Cuba- porque no llena de rótulos las carreteras, pidiendo que voten por él. No entienden, y tienen enormes dificultades a entender que Cuba es una revolución, que Cuba es un país distinto, es un país diferente, y se preguntan, -incluso aquí en la radio se han preguntado ¿por qué no ha salido Raúl Castro, y dónde está Raúl Castro? Porque piensan que los dirigentes cubanos son como los dirigentes políticos de otros países que inmediatamente salen a la conferencia de prensa, y todos los medios viéndolos y seguro levantando los dedos con al V de la Victoria y quién sabe qué cosas... Y la función y la naturaleza de los medios de comunicación social en Cuba no tienen exactamente la misma naturaleza de los medios de comunicación social en países como los nuestros, en donde en el 99% de los casos, los medios de comunicación son un negocio, dueño de particulares, para el beneficio de particulares, para el enriquecimiento de particulares y que sólo de manera colateral juegan la función de informar, de educar, de formar. Quizás ese es uno de los grandes méritos, sin duda, de los compañeros del colectivo de Radio La Primerísima que durante tantos años y con tanto sacrificio han logrado construir un medio que sí realmente está al servicio de la gente y de los intereses del pueblo, que no pertenece a nadie en particular, ni responde a intereses particulares de nadie. Pero La Primerísima es una excepción, sin duda alguna, no solamente en Nicaragua. Y quisieran los periodistas nuestros ver, como que si la situación de Fidel fuera similar a la situación que vemos todos los días en esos canales de noticias rojas, quisieran ver a Fidel con todos esos utensilios sobre su cara, sobre su rostro, sobre su estómago, en una cama, en un hospital, con... para ellos eso sería libertad, para ellos sería democracia, libertad de información. ¡Qué tan poco conocimiento tienen! Me van a disculpar pero no me queda otra alternativa que decir ¡cuánta ignorancia! sobre las realidades de Cuba, de su sistema, de su democracia. Que Fidel se va a morir es una realidad, en algún momento, eso puede ocurrir, y para entender esa situación lo mejor es entenderla con Fidel mismo. Ya Fidel dio todas las pistas, todas las respuestas y no las dio ayer, antier, las dio hace mucho más tiempo, de cómo entender esta situación, de cómo debe asumirla el pueblo cubano, de cómo la van a ver los enemigos de Cuba. A finales del año pasado, Fidel hizo un recuento de su propia situación, después de aquella caída ¿recuerdan? Y dijo Fidel en aquella ocasión a finales del año pasado en la Universidad de La Habana, dijo, pensando en los gringos, en los enemigos de Cuba, dijo: ellos están esperando un fenómeno natural y absolutamente lógico, que es el fallecimiento de alguien, en ese caso, dijo Fidel, me han hecho el considerable honor de pensar en mí. Será una confesión de lo que no han podido hacer durante mucho tiempo. Y Fidel siempre ha estado claro de los riesgos, de la situación inevitable de su salud, de que tendrá que llegar el momento del último aliento... Y cuenta Fidel que cuando aquella cuestión de la rodilla, que era una cosa muchísimo menos grave, pero que incluso fue más grave de lo que realmente se dice. Dice Fidel que los médicos no le explicaron exactamente cómo era la situación cuando aquello de la rodilla, y entonces dijo: pónganme anestesia local, para ir viendo como va esto, y la cosa era más complicada. Pero uno –dice- tiene que hacer lo correcto en cada momento, dice Fidel Y escuchen lo que dijo a finales del año pasado: Si usted piensa que no está en condiciones de cumplir el deber, dijo Fidel, entonces hay que decir, me está ocurriendo esto, por favor, que alguien asuma el mando, yo no puedo en estas circunstancias. Con toda claridad, con toda serenidad, con toda ecuanimidad, dice Fidel, si he estado así, hubiera gritado por favor que venga alguien, que alguien asuma las responsabilidades, que alguien asuma el mando, ya no puedo en estas circunstancias. Y dice que trabajó intensamente para recuperar su salud. Si voy a morir, dijo Fidel, muero, y si no muero y recobro todas las facultades, de alguna forma uno tiene una experiencia, uno tiene cierta autoridad y no ganada con la mentira y el deshonor, tenía que preocuparme de esas cosas en aquel momento, dice Fidel. Y ya desde entonces comenzó a dar las respuestas que evacuarían todas las dudas y las incertidumbres de tanta gente que habla y dice, en medio de su ignorancia... Y agregó Fidel entonces: Una vez dije que el día que me muera de verdad ¡nadie lo va a creer! Podía andar como el Cid Campeador que ya muerto lo llevaban a caballo, ganando batallas. Y siempre este asunto ha estado claro en la cabeza de Fidel, y lo decimos no por deducciones nuestras sino por sus propias palabras. Ha asumido la responsabilidad mientras ha estado en condiciones y dijo: no voy a estar en esta responsabilidad ni un segundo más de lo que mis capacidades me permitan cumplir con mi responsabilidad, con mi deber. Esa ha sido siempre la manera responsable como se han visto las cosas y dice que más bien ese problema que tuvo de salud lo obligó a duplicar su disciplina y a trabajar intensamente para recuperar su salud, estas ganas que tienen unos de verme muerto, me ayudaron porque tuve que trabajar intensamente, disciplinadamente para recuperar mi salud y tengo la disciplina de no comerme ni siquiera un gramo de lo que no debo comerme. Para seguir cumpliendo con sus responsabilidades. ¡Ah!, dice Fidel, nosotros lo tenemos todo previsto, -y me estoy refiriendo a esa conversación desde entonces- dice: Tenemos medidas tomadas –no estoy hablando de ahorita, estoy hablando de finales del año pasado- tenemos medidas tomadas y medidas previstas para que no haya sorpresas y nuestro pueblo debe saber con exactitud qué hacer en cada caso Fíjense bien, hay que saber qué hacer en cada caso, tenemos medidas tomadas y medidas previstas para que no haya sorpresas. Es que yo quiero decirles con toda claridad, no vayan a creer que en Cuba va a ocurrir lo que nos ocurrió a nosotros los sandinistas en Nicaragua. Que cuando perdimos las elecciones en el 90 no habíamos tomado absolutamente ninguna medida! previendo que iba a ocurrir si perdíamos las elecciones en el 90. Y lo digo con toda responsabilidad, no había absolutamente ninguna medida que previese la derrota electoral del 90. El triunfalismo era tal, que nunca se quiso pensar en qué iba a pasar si perdíamos. Y quiero decirles que Fidel nos advirtió numerosas veces. ¿Y si pierden qué van a hacer, qué va a pasar? Y decían los compañeros, no, no, ni hablemos, eso es un absurdo, es imposible, eso no... No, la Dirección cubana es una cosa muy distinta a la dirección nuestra, digo de la Revolución, la experiencia de la Revolución Cubana es muy distinta, el pueblo cubano es muy distinto a la base que tenía la Revolución Sandinista. La cubana es muchísimo más consciente, más experiencia, más educada, es un pueblo culto, un pueblo que tiene decenas, centenares de miles de profesionales. Nosotros estamos totalmente al revés, lo que tenemos son pobres, analfabetas, gente desnutrida... Ellos se pueden dar el lujo de tener medio millón de universitarios, nosotros aquí hay que estar peleando medio chelín para los maestros... Aquella es gente con ideas, con educación, con cultura, aquí nos aprovechamos de la ignorancia de nuestra gente para engañarlos con cualquier cosa. "Tenemos medidas tomadas y medidas previstas para que no haya sorpresa". Y yo les decía la vez pasada, que Fidel cuando tiene que actuar con sentido estratégico, actúa, y actúa a fondo y no deja ningún espacio vacío. Y por eso, cogiendo sus propias palabras, cuando dijo en aquella ocasión, que alguien asuma el mando, yo no puedo en estas circunstancias, eso que dijo, que yo les estoy diciendo que lo dijo literalmente a finales del año pasado, es exactamente lo que hizo en el momento que vio que no estaba en condiciones de asumir el mando. Lo entregó, obviamente de manera provisional, pero lo entregó, todo el mando. Lo que no quiere decir que no esté atento a... (si acaso está en condiciones de estar atento) de lo que puede estar ocurriendo. Si voy a morir, muero y si no muero y recobro las facultades, dice, bueno, de todas formas, si uno tiene experiencia, uno tiene cierta autoridad y que no la hemos ganado con la mentira y con el deshonor. ¡Ah! no, los políticos burgueses, los políticos tradicionales se preocupan: Si no soy candidato ya no voy a ser el líder, si yo no estoy aquí, ya no voy a tener poder, ¡ah! si yo hago esta concesión , si hago esta apertura, si yo cambio un poco, me quitan... No son con esos criterios y con esos valores que funciona la dirección revolucionaria de Cuba. Entonces la gran pregunta, la gran pregunta y la gran necedad, ¿qué va a pasar si muere Fidel, se va a terminar la Revolución cubana? Pregunta que a cada rato hacen. Con Fidel o sin Fidel, la Revolución Cubana es reversible, así como lo escuchan. La Revolución Cubana puede ser revertida. Y Fidel lo ha dicho absolutamente con toda claridad. Y él hizo la pregunta a la gente y él mismo se respondió la pregunta: Sí, la Revolución Cubana es reversible, pero sólo, dijo Fidel, va a ser reversible, por nuestros propios errores, sólo que nosotros nos equivoquemos, pero nunca será reversible por la acción de los imperialistas. Sí, si la dirección cubana se equivoca, si afloja en sus principios y en sus valores, si los dirigentes cometen errores, como el mismo Fidel ha dicho numerosas veces, ¡cuántas veces hemos visto colapsar procesos revolucionarios por los errores de sus dirigentes. ¡Ah! no tengan la menor duda, y Fidel lo ha dicho con claridad: los únicos que podemos hacer reversible la Revolución Cubana somos nosotros mismos, si nosotros nos equivocamos, si nosotros abandonamos los principios, los objetivos de la lucha, la Revolución Cubana puede ser reversible. Pero que no se hagan ilusiones los imperialistas, no van a ser ellos los que van a hacer reversible la Revolución, sólo podría hacerlo nuestros errores. Y su confianza en la Revolución reside fundamentalmente en el pueblo cubano. En la educación de ese pueblo, en la cultura de ese pueblo, en la conciencia de ese pueblo. Y desde luego también en el instrumento para acompañar a ese pueblo, el Partido Comunista Cubano. ¡Ah! y sin duda en su estrategia militar de la defensa de todo el pueblo, sin lugar a dudas, pero como Fidel ha dicho, lo primero son... Nuestra arma nuclear, dijo en un determinado momento, nuestras armas nucleares son nuestras ideas. Y es más, ha dicho cosas mas claras, ha dicho cosa clarísimas, pero que la gente no quiere entender. Fidel ha dicho claramente: Ninguna revolución se hace por un líder, ninguna. Ni se mantiene por un líder, las revoluciones se hacen y las revoluciones se mantienen, cuando los pueblos se mantienen y asumen como propios, ideales, determinadas banderas. Cuando las ideas se vuelven fuerza material en su conciencia. Sólo entonces se pueden hacer los procesos revolucionarios y sólo desde esas condiciones, es posible sostener los procesos revolucionarios. Sin duda, el papel de Fidel en la Revolución Cubana indiscutiblemente es -y de lejos- el principal, pero no es cierto que la Revolución Cubana depende, o ha dependido de Fidel. Él mismo lo ha dicho y lo ha dicho con toda claridad. Por eso es que cuando ha sido necesario, no tuvo la menor duda ni la menor vacilación para abordar frente al pueblo cubano lo que podía pasar si se moría, ¿qué haría él si estuviera en condiciones de salud quebrantada y que no pudiera asumir? pues entonces grito y digo, por favor, que alguien asuma el mando, ya que yo no puedo en estas condiciones. Lo ha dicho claro. Pero también dijo Fidel: pero tampoco le vamos a estar contando nosotros a nuestros enemigos todas las cosas que estamos preparando y todas las medidas que estamos tomando y que vamos a tomar para que aquí no hayan sorpresas ¡Ah! porque según algunos amigos de los medios de comunicación quieren que entonces salga Raúl Castro diciendo, ahora vamos a tomar todas éstas y éstas y éstas... y tales y tales medidas... Es no tener absolutamente la menor dimensión de la situación de Cuba frente a sus enemigos. No vamos, dijo Fidel, no vamos a estarle contando a nuestros enemigos qué estamos haciendo, y qué vamos a hacer y qué hemos hecho, para prever la defensa de la Revolución Cubana. No, algunos quieren que salga Raúl, que salga Balaguer, que salga Alarcón y que salgan todos ellos... y estas son todas las cosas que nosotros vamos a hacer para no colapsar frente a las agresiones de los gringos... que acaban de decir que van a continuar poniendo los reales para desestabilizar el proceso cubano. ¡No! Es otra la manera de hacer las cosas cuando se está defendiendo una Revolución y cuado se ha tenido que hacerlo durante medio siglo. En fin, esas poquitas cosas, únicamente para decir que las cosas son distintas cuando de la Revolución se trata y se ven de manera diferente cuando se trata de dirigentes revolucionarios de la estatura de Fidel, -sin duda el más importante de la época contemporánea- digo, cuando ellos tienen que enfrentar estos problemas.


Mostrar comentarios [1]

Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Los Chamorro y el Gran Canal de Sandino

Publicado el 16 octubre de 2014

Notas para una sociología de la Autonomía Escolar

Publicado el 16 octubre de 2014

Pensamiento Crítico

México: Las inocultables razones tras Ayotzinapa

El 2 de Octubre se cumplieron 56 años de la Masacre de Tlatelolco y la fecha se volvió a manchar de ...

El sentido de una bioeconomía o de un ecodesarrollo

Las actuales elecciones presidenciales [en Brasil] han sacado a la luz la cuestión del desarrollo, ...

Venezuela: Derechos Animales en Marcha

“Un animal no puede defenderse; si tú estás disfrutando con el dolor, disfrutando con la tortura, ...