Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



Las maras también se visten de cuello y corbata

La Voz.com. Desde Ciudad Guatemala. | 16 diciembre de 2007

Comentar    
Los nuevos mareros van por la calle sin ninguna característica que les delate. Vestidos con ropa formal y sin un solo tatuaje visible, los pandilleros están más activos que nunca en sus extorsiones y otros delitos. Los asesinatos en Guatemala, que grupos de derechos humanos han calificado de campaña de limpieza social, y las leyes antimaras de Honduras y El Salvador hicieron que los pandilleros adoptaran un perfil bajo y métodos más sofisticados para delinquir. Ahora van bien planchados, con su camisa limpia pero igual nos cobran el impuesto (extorsión), igual arman las balaceras. Acá se oyen tiros todos los días, dijo Aura Escobar, una residente del barrio El Mezquital donde recientemente el gobierno emprendió una campaña para limpiar las paredes de los graffitis de las pandillas. También las formas de delinquir han evolucionado. Sammy Rivera, asesor de seguridad de la Sección Antinarcóticos de la Embajada de Estados Unidos en Guatemala dijo que tienen información sobre que los pandilleros reclutan gente con estudios de bachillerato y universidad. Ingrid Vicente Rodríguez, una mujer que dejó a su esposo, su trabajo en el gobierno, sus estudios de leyes y a sus hijos para seguir a un pandillero es uno de esos casos. Con su ayuda, dice, las pandillas de la peligrosa zona de Villa Nueva, encontraron nuevas formas de delinquir. Ellos son unos muchachos sin experiencia de lo que se puede hacer. Con todo lo que yo sabía, los sacaba de presos, me ganaba dinero fácil. Si el juez me pedía 1mil quetzales de soborno, les decía que eran 3 mil (unos 400 dólares) y ellos me los daban. No sabían ni manejar ni carro ni moto yo les enseñé a todos a manejar, dijo Vicente Rodríguez en una entrevista. Esta ex pandillera es ahora testigo protegido en un caso que se lleva contra unos pandilleros. Si de una extorsión, salían 40 mil (unos 5.300 dólares) al mes, a mi y otros dos personas que somos estudiados, nos tocaban unos 10 mil (unos 1.300 dólares), añadió. Además de sus estudios, tenía en su favor, no parecer pandillera. Así me era muy fácil traer armas de El Salvador, ya con eso me ganaba 5.000 quetzales (unos 660 dólares) en un día, recuerda al referirse cómo sus actividades criminales le reportaban mucho más de lo que podía ganar como recepcionista en el Ministerio de Finanzas o si hubiera concluido sus estudios para convertirse en abogada. Vicente Rodríguez dejó la pandilla tras el nacimiento de su hijo. Abandonar esa organización le costó que los mareros mataran a su hermano y, luego, a su compañero sentimental. La ex pandillera y los policías que la contactaron para convertirla en testigo protegido, aseguran que ella fue de las primeras personas con estudios en formar parte de una mara. Ella entró a la clica (célula) Coronados Locos de Ciudad del Sol en Villanueva en 2002. Ahora, explica, la mayoría de pandillas han adoptado el modelo de contar con pandilleros o, al menos, asesores con estudios secundarios o de universidad. El subdirector de la policía de El Salvador, José Luis Tovar, también indicó que en Guatemala, hay pandilleros con estudios universitarios. Agregó que antes las maras estaban integradas por jóvenes que buscaban el dominio del territorio sobre otras pandillas y que ahora lo que buscan es el lucro. Aseguró que en su país también han detectado que se dedican a secuestros. Hay casos en que varias clicas de estas organizaciones criminales operan de forma coordinada para hacer un plagio, dijo. El gobierno de Guatemala envió el ejército a las zonas donde más notoria era la actividad de las pandillas e impulsó el plan de limpieza de paredes. En El Salvador y Honduras, los pandilleros respondieron de la misma forma a las leyes antimaras o a los planes de mano dura. Como los tatuajes servían para que un juez los identificara como miembros de una pandilla, ahora son más discretos, explicó el comisario de la policía hondureña, Héctor Iván Mejía. Los placazos, como llaman a los graffitis, y los tatuajes en lugares cada vez más visibles formaban parte del estatus dentro de la pandilla. Tatuados con los números o las letras de su pandilla, los jóvenes se congregaban en las esquinas de los barrios para representar a su grupo. Hoy ya ni se puede salir a la calle, donde nos miren (los policías) allí nos dejan (muertos). Por eso les decimos (a los nuevos pandilleros) que no se tinteen (pinten) la cara, dijo Héctor Giovanni Estrada, un pandillero de 25 años de edad apodado el little crazy, quien tiene su cara completamente tatuada con los símbolos de su pandilla. Estrada está preso junto con otros miembros de la Pandilla 18 en la cárcel de Chimaltenango, una localidad ubicada a 60 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. Tanto la policía como vecinos de las comunidades afectadas por pandilleros han sido señalados de ser responsables de la muerte y tortura de pandilleros, una limpieza social que ha dejado cientos de pandilleros y otros supuestos delincuentes en los últimos cuatro años. Para estos pandilleros que decidieron tatuarse completamente la cara, tampoco quedan muchas opciones. Yo cuando salga, me voy a juntar con mis homies (compañeros de pandilla) a ver que hacemos, dijo en la prisión de Chimaltenango el pandillero Jose Daniel Galindo, de 22 años, que se hace llamar el Criminal. Los demás pandilleros que decidieron tatuarse completamente están presos, escondidos o muertos.


Mostrar comentarios [1]

Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

El sueño de los revolucionarios

Publicado el 21 agosto de 2014

La complejidad de las malas notas en la escuela

Publicado el 20 agosto de 2014

El asesino es un británico

Publicado el 20 agosto de 2014

Pensamiento Crítico

La candidata transgénica del imperio

Por sobre todo pragmática. La candidata presidencial Marina Silva, afamada defensora del medio ...

Cien años bajo la bota en Panamá

“¡Those who underestimate us and treat us like dirt, listen to the thunderous scream of our ...

Nueva etapa de la estrategia subversiva contra Venezuela y la ALBA-TCP

La filtración al público de un correo electrónico donde se detalla la distribución financiera del ...