Olas inmensas obligan a evacuar a miles en Cuba

La Habana, Cuba. Varias agencias. | 21 de Marzo de 2008 a las 00:00
Los habitantes de la ciudad primada de Cuba, la oriental Baracoa, mantienen hoy la atención ante las penetraciones del mar que causó considerables daños en viviendas y otras instalaciones y la evacuación de unas 800 personas. Más de un millar de personas han sido evacuadas por las inundaciones que ha dejado una tormenta que azota la ciudad, en el extremo más oriental de Cuba, desde el pasado miércoles. La prensa oficial del país ha asegurado que no ha habido víctimas. Baracoa, situada a unos 1.100 kilómetros al este de La Habana, es la ciudad más antigua de la isla y el mayor atractivo turístico de la provincia oriental de Guantánamo. La fuerza del mar sobrepasó el muro de contención del malecón de la ciudad costera. Las olas, que en ocasiones rebasaron los cinco metros de altura, destruyeron una veintena de casas, un círculo infantil y un mercado agropecuario. Asimismo, dañaron la pista del aeropuerto Gustavo Rizo y más de un centenar de inmuebles, entre ellos un parque infantil, el hotel La Rusa, el restaurante El Caracol y el estadio de béisbol Manuel Fuentes. El especialista del centro meteorológico de Guantánamo Leonardo Maura explicó al rotativo que el fenómeno, conocido como mar de leva o de fondo, fue provocado por un fuerte anticiclón migratorio ubicado en el Atlántico, al norte de Cuba. El impacto ha causado daños severos en unos 200 casas, ha afectado a la circulación de vehículos y ha cubierto de escombros un tramo considerable de la pista del aeropuerto local. La tormenta comenzó el pasado miércoles por la tarde con olas procedentes del Océano Atlántico de más de cinco metros de altura que causaron grandes inundaciones, un fenómeno que la Agencia de Información Nacional (AIN) ha calificado como "el peor" que ha azotado esa ciudad en los últimos 50 años. La Defensa Civil ha evacuado a más de 1.000 personas hacia "instalaciones estatales y casas de familia", sin que se haya reportado ninguna pérdida humana. "Yo tengo 75 años y nunca vi algo así", señaló a Radio Baracoa Rafael Urgellés, mientras otro coterráneo se mostró impresionado por "la constancia de las aguas, la destrucción y la altura de las olas". Las actuales afectaciones por las penetraciones del mar no tienen precedente en los últimos 70 años en Baracoa, primera villa fundada por los españoles en la isla en el siglo XVI, coincidieron autoridades de la Defensa Civil y vecinos del litoral. Los mecanismos de alerta y protección se mantienen activados, ya que las subidas del mar continúan.