Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



¿Por qué se integran a la Mara? Ex pandilleros explican los factores

Agencia NOTIMEX. Desde Ciudad de México. | 19 agosto de 2006

Comentar    
La pobreza extrema, la desintegración familiar, las dificultades de sobrevivencia en el barrio al que se pertenece son algunas de las principales causas que pueden llevar a un hombre o a una mujer a sumarse a las filas del pandillerismo, que en unas de sus caras extremas cobra el nombre de Mara Salvatrucha. Así lo relataron dos ex integrantes de esa agrupación delictiva señalada como pandilla del Barrio 18, Luis Ernesto Romero, apodado "El Panzaloca", y Mirian Cabezas, alias "La Happy", personajes reales que forman parte del libro "Hoy te toca la muerte. El impero de La Mara visto desde dentro", de Marco Lara Klahr. Editado por Grupo Planeta, el volumen constituye un amplio reportaje sobre las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha que, a decir del autor, se encuentran en plena fase expansiva hacia México, luego de haber surgido en los suburbios latinos en Los Angeles, California, Estados Unidos. Catalogados como soldados y sicarios de organizaciones delictivas internacionales dedicas al tráfico de droga, armas e indocumentados, estas pandillas tienen como actores centrales a hombres y mujeres nacidos en Guatemala, Honduras, México y El Salvador, este último el país del que provienen Romero y Cabezas. La librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica, enclavada en el centro de la colonia Condesa, fue el escenario en donde ambos personajes hablaron acerca de las causas que los llevaron a integrarse a la pandilla Barrio 18 y, más tarde, convertirse en pandilleros "calmados". Es decir, que "ya no ejercen la violencia pero siguen formando parte de la familia de Los Maras", a quienes definen como sus "hermanos". El 2 de noviembre de 1996, fecha en que se conmemora la tradición de Día de Muertos, Romero fundó, en honor de todos los "hermanos fallecidos en la lucha", la organización denominada Homies Unidos, en donde Miriam Cabezas funge como coordinadora de Educación con el propósito de alertar a otros jóvenes de los peligros y dificultades causados por pertenecer a esos grupos. Sin embargo, no los llaman a alejarse de la familia de Los Maras, sino a continuar con sus estudios y tratan de concientizarlos de que están en una situación de riesgo por lo que es conveniente que vuelvan a la escuela o se capaciten en oficios para encontrar empleo. La atención de este organismo se extiende también a las familias de pandilleros, esto con el fin de contrarrestar la desintegración de esa célula básica de la sociedad y evitar que los hijos salgan de su casa para encontrar en las calles el hogar que en ella nunca tuvieron. Ese fue el caso de "La Happy", quien abandonó su casa a los 11 años "por falta de cariño y comprensión", los que encontró en la calle y en el uso de drogas. Durante 10 años fue miembro activo de la Barrio 18 y decidió separarse de ésta, no ejercer la violencia pero considerándola siempre como su única familia. Ello luego de que su esposo, también pandillero, fue asesinado en una cárcel salvadoreña y ella quedó a cargo de sus dos hijas. El caso de Luis Ernesto Romero se dio cuando logró llegar como indocumentado a Estados Unidos, donde familiares le exigían tener hasta tres empleos diarios para que reuniera dinero y lo enviara a su madre en El Salvador. Al no soportar esas jornadas laborales ni la discriminación, explica "El Panzaloca", también salió a la calle y ahí se encontró con la Barrio 18, donde eligió a la que sería desde entonces su nueva familia. Ambos salvadoreños lanzaron una alerta acerca de estos grupos delictivos, así como de otros a los que catalogaron de exterminio, los cuales vinieron a sustituir a los paramilitares. Aunado a esto, se hayan los peligros en las cárceles, "donde no se rehabilita a los presos ni muchos menos actúan para la reinserción social. La violación a los derechos humanos de familiares de reos, principalmente a las mujeres, declaró Cabezas, es una práctica permanente, ya que éstas son obligadas a desnudarse por completo, inclinarse hacia el frente y dejarse revisar las partes íntimas como condicionante, además de dinero, para visitar al pariente preso.


Mostrar comentarios [1]

Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Científicos en la hoguera del medioevo

Publicado el 12 septiembre de 2014

Día Mundial de la Alfabetización

Publicado el 11 septiembre de 2014

El Compañero Presidente

Publicado el 9 septiembre de 2014

Pensamiento Crítico

Lo que está en juego en Brasil

Desde que, como una de sus primeras posturas internacionales, el gobierno de Brasil – encargado, ...

Occidente quiere afectar al máximo la economía rusa

Atenas, 16 sep (Nóvosti). Por medio de las sanciones, EEUU quiere dañar económicamente a Rusia, ...

Ecudor: La restauración conservadora en marcha

En América Latina habrá elecciones presidenciales en Brasil (octubre 5), Bolivia (octubre 12) y ...