Escúchenos en línea

Mejor diseñador de eventos del mundo creció en Panamá

Ciudad Panamá. Agencia Acan-Efe. | 31 de Octubre de 2008 a las 00:00
El hombre conocido como el mejor diseñador de eventos del mundo, Preston Bailey, nació en Panamá, donde "el color de las flores, los verdes de la selva tropical y el intenso azul del mar" marcaron su carrera, según dijo a Acan-Efe el artista. Bailey comenzó su trayectoria profesional en Nueva York, adonde viajó solo en el año 1968, cuando tenía 19 años, en una "búsqueda desesperada por encontrar trabajo". En su última visita a Panamá, esta semana, recordó durante una entrevista con la agencia Acan-Efe, sus primeros años difíciles en Estados Unidos, adonde llegó con la única referencia del idioma aprendido por las raíces antillanas de su familia, que llegó a Panamá en la época de la construcción del canal interoceánico. Uno de sus primeros y aún mejores amigos, el diseñador de interiores Vicente Wolf, le ofreció la oportunidad de trabajar con él creando arreglos florales sin más formación artística, entonces, que el exótico orden de las cosas de su natal trópico panameño. El artista explicó que, 28 años después, ha tenido tiempo para desarrollar un estilo más ecléctico y urbano, moldeado por la experiencia neoyorquina. "La inmensa naturaleza panameña forma parte de mi juventud, pero la creatividad y la escenografía de los teatros de Nueva York han sido claves en mi trabajo", aseguró Bailey. Según el artista, su labor es la de transformar espacios y convertirlos en el escenario perfecto para celebrar una ocasión particular, algo que consigue, entre otras cosas, con sus originales combinaciones de flores. "Mi trabajo se resume en crear una emoción, en conseguir la atmósfera para ese momento, por eso me encanta ver la cara de mis clientes cuando les presento el resultado", añadió. Entre sus clientes asiduos se cuentan la popular presentadora de televisión Oprah Winfrey; el magnate de las comunicaciones Donald Trump; actrices como Uma Thurman, Liza Minelli o Catherine Zeta Jones; y tiene a su haber dos bodas de la realeza, una en Qatar y otra en Dubai. Preston Bailey viajó a Panamá esta semana, por primera vez desde 1999, para convertirse en padrino y embajador de buena voluntad del Hogar San José de Malambo, en el que se atiende a niños abandonados y en condiciones de extrema pobreza. El diseñador afirmó que a partir de ahora otra de sus labores será conseguir fondos para el centro, en el que se proporciona también atención médica y psicológica a niños afectados por el virus del VIH y víctimas de abuso o explotación comercial sexual. Además del cambio drástico que ha vivido el país en los últimos diez años, el diseñador quedó impactado por la visita al mayor criadero de orquídeas de Centroamérica ubicado en Panamá, en la zona conocida como Altos de María, a 75 kilómetros de la capital. "La visión de las montañas y los campos de orquídeas han sido una gran inspiración. Ahora me apetece volver y visitar el interior de Panamá", relató el diseñador. Las orquídeas son las flores favoritas de Bailey, de las que ha llegado a utilizar 500.000 en varias fiestas, aunque también utiliza "flores románticas, como las rosas y las petunias". Aunque ya cuenta con puntos de atención a clientes en Indonesia e India, "donde hay fiestas grandísimas", Bailey está estudiando la posibilidad de abrir una sede en Panamá, "porque hay muchísimos eventos, decoradores de gran talento y posibilidades de negocio". El decorador también se plantea la idea de impartir talleres para jóvenes en Panamá, como los que realiza en su oficina de Nueva York trimestralmente, dirigidos a nuevos talentos que no conocen las estrategias comerciales para acceder a este mercado. Tiene pendiente también publicar un libro con la filosofía de su trabajo, que puede adaptarse a cada hogar y a la necesidad de muy variadas personas. Esta sería su cuarta publicación, tras "Design for entertaining", "Fantasy weddings" e "Inspirations", todos éxitos de ventas. "Jamás imaginé que pudiera haber un mercado tan grande interesado en los arreglos florales, pero creo que así los lectores buscan la forma de ser originales en sus fiestas, incluso en África o Rusia", agregó. El "hombre fabuloso", como se le presentaba en su propio "show" de televisión, "Preston Bailey: Mr. Fabulous", que ha sido portada de revistas de moda, escribe con regularidad en medios especializados y es consultor frecuente en programas de opinión, confiesa que "no hay explicaciones para este triunfo". La capacidad de Bailey para mezclar colores e integrar elementos de la naturaleza, como las flores y el agua, con estructuras arquitectónicas es para los críticos del sector lo que marca la diferencia en su trabajo. Según el diseñador, la búsqueda de la originalidad y el deseo de trabajar que le transmitió su padre han provocado la confianza de sus clientes y que estos a su vez hagan recomendaciones a sus amigos. "He cometido errores, pero me han servido para aprender, como una ocasión en la que hice un centro floral demasiado grande para el anclaje y le cayó en la cabeza a una invitada de la fiesta", contó. A pesar del éxito obtenido en la preparación de fiestas, este panameño se plantea un nuevo reto para los próximos años: trabajar en la decoración y montaje de escenarios de cine. "Ahora me están brindando la oportunidad de participar en una película que gira en torno a las bodas, y esa es mi dirección laboral", aseguró con entusiasmo.

Descarga la aplicación

en google play en google play