Baja afluencia de votantes y denuncian compra de votos a favor del Si a la ampliación del Canal de Panamá

Agencias EFE, AFP y AP. Desde ciudad Panamá. | 22 de Octubre de 2006 a las 00:00
Un frente de organizaciones sindicales y populares que se opone tenazmente a la ampliación del canal denunció supuestas compras de sufragio y amedrentaciones por seguidores del proyecto lo que se sumó a acusaciones que hizo en ese sentido el ex presidente Guillermo Endara. El Frente Nacional por los Derechos Económicos y Sociales (FRENADESO) dijo el domingo en una rueda de prensa que estaban ocurriendo "graves anomalías durante la votación", en centros de la capital y provincias del interior. "Hemos recibido innumerables denuncias de nuestros votantes acerca de cómo los copartidarios del 'Sí' en complicidad del Tribunal Electoral están ejerciendo un férreo control y haciendo proselitismos a favor del 'Sí'", afirmó el sacerdote Conrado Sanjur de FRENADESO. De momento no hubo un pronunciamiento del organismo electoral sobre la denuncia. Sanjur dijo que entre las denuncias que recibieron figuraban "entrega de dinero" a cambio de votos afirmativos, "amedrentación" y "ofrecimiento de trabajos" por parte de partidarios del 'Sí'. Felipe Rodríguez, de la agrupación Por Panamá, que apoya la ampliación del Canal, dijo que "quizás se han dado unos cuantos eventos que deben ser denunciados, pero con pruebas". El Frente identificó los nombres de los centros de votación donde se observaron las "irregularidades", pero no entró en detalles. Previo a la denuncia de FRENADESO, el ex presidente Guillermo Endara, un ferviente impulsor del voto negativo a la ampliación del canal, denunció una supuesta compra de sufragios por partidarios del proyecto. Endara vestido de rojo, el color utilizado por la gente del "No", dijo a la prensa que en algunos centros de votación personas encargadas de verificar el nombre y cédula de los votantes, entregaban una boleta que decía "'Sí' por Panamá" y con la frase "mañana vaya a buscar trabajo". "Eso es compra de votos", subrayó. El delegado del Tribunal Electoral, Fausto Fernández, admitió que en algunos centros se les llamó la atención a gente que estaba entregando ciertas papeletas y que se decomisaron en algunos puntos camisetas propagandísticas. La ley electoral prohibe hacer campaña durante la votación. El asunto de la boleta alteró los ánimos entre los promotores del "No" y del "Sí" en el populoso distrito capitalino de San Miguelito. "Panamá se juega el futuro", aseguró el presidente Martín Torrijos al emitir su voto pasadas las 08H00 (07:00 de Nicaragua) de la mañana. "Tal vez sea la decisión más importante que le toca tomar a esta generación", aseguró en una soleada jornada en que está prohibida la venta y consumo de alcohol y el porte de armas. En varios centros del votación de la capital era casi nula la presencia de representantes del "No" en las mesas. "Eso no me gusta nada porque puede traer confrontación más adelante", dijo Eric Roldán, un observador del organismo de derechos humanos Justicia y Paz de Panamá. "Al no tener representación en las mesas, los del 'No' pueden decir que hubo fraude", señaló Núñez quien vigilaba en la escuela República de Haití en la comunidad capitalina de Río Abajo. Durante la campaña sobre el proyecto de ampliación del canal, el "No" estuvo prácticamente ausente de los medios de comunicación por falta de dinero para invertir en publicidad, dijeron sus defensores.

Bajo nivel de votación

Camisetas, gorras, pegatinas verdes de los partidarios del sí y las rojas de los contrarios al proyecto del gobierno de ampliar el canal de Panamá con la construcción de un tercer juego de esclusas, se sucedían este domingo las 1.400 mesas de votación instaladas en todo Panamá. "El nivel de votación es bajo" reconoció el empresario Alberto Vallarino, admitiendo el preocupante abstencionismo, mientras que el ex presidente Guillermo Endara, contrario a la ampliación del Canal aseguró que hasta las 17H00GTM tenía informes de un 40% de electores en las urnas. "Creo que es por ser domingo" explicó la Presidenta de la Corte Suprema, Graciela Dixon, que al igual que el presidente, Martín Torrijos, y decenas de funcionarios y líderes de partidos políticos pidieron a los 2,1 millones de habitantes habilitados que acudieran a las urnas. Vestidos con camisetas verdes, los partidarios de la ampliación del Canal instalaron mesas de instrucción a los votantes, mientras que el Frente Nacional de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso) quien promovió el voto por "no" aprovechó para criticar el gobierno Torrijos por su política económica y sanitaria. La prensa local reportó este domingo que el número de muertos por consumo de jarabes contaminados aumentó a 30, tres semanas después de que estallara la crisis sanitaria, hecho que fue reportado por los principales diarios del país. Los principales canales de televisión reportaron apatía, aunque reconocieron orden en el proceso. "El gobierno y el Presidente Martín Torrijos están más preocupado por el referéndum que por los muertos" aseguró el coordinador del Frenadeso, Gabriel Castillo. El agrónomo y periodista Alfonso, quien votó en la escuela República de Haití, dijo a la AFP que la votación "era muy baja" pero que creía que antes de las 16H00 GMT "gran número de panameños saldrán a votar". "La juventud no ha salido a votar" aseguró el dirigente de los jubilados Roberto Morelos. Según Morelos la abstención se produce "por la falta de motivación y es un reflejo del fracaso de una campaña publicitaria y multimillonaria". El periodista del Canal 13 Manuel Alvarez reconoció que "la votación es lenta aunque se desarrolla con calma y sin incidentes". "Hago un llamado para que todos vengan a votar" pidió la ministra de Gobierno, Olga Golcher tras informar que no había habido incidentes a la mitad de la jornada electoral. Pasadas las primeras horas de votación, había poca afluencia de panameños en los centros de votación. Uno de los tres magistrados del Tribunal Electoral (TE), Erasmo Pinilla, reconoció, en declaraciones a la prensa, que "está concurriendo menos gente que en las elecciones generales, lo que es normal en un referéndum". "Pero en un referéndum de la magnitud y de la importancia de la consulta que se hace en el día de hoy el pueblo panameño debiera responder con más entusiasmo", admitió. El presidente del TE, Eduardo Valdés, dijo tras visitar centros de votación en el interior del país y coincidió con Pinilla en que esa baja afluencia "pareciera que es el mismo fenómeno" que en la capital panameña. Sin embargo, los magistrados dijeron esperar que aumente la cantidad de votantes a medida que transcurra la consulta. Valdés y Pinilla también coincidieron en que el TE no ha recibido denuncias de irregularidades graves y que el principal problema es que muchos electores no verificaron con anticipación en los listados el centro de votación que les corresponde y lo hacen a última hora. En total, 2.132.842 panameños están convocados a las urnas desde las 07H00 locales (6:00 nica) hasta las 16H00 (3:00 nica) para aprobar o rechazar este macroproyecto del gobierno de Martín Torrijos seis años después de que Panamá recuperara la soberanía de la vía interoceánica, que durante más de 90 años estuvo en manos de Estados Unidos.

Las razones del gobierno para ampliar el Canal

En las últimas semanas, los sondeos anunciaban una victoria arrolladora del sí, pero la crisis sanitaria, producida por la utilización de un jarabe fabricado con un químico utilizado en los refrigerantes de radiadores que ha causado ya 30 muertos y decenas de envenenados, ha introducido una nueva variable de efectos imprevisibles. La Autoridad del Canal de Panamá (ACP), organismo independiente encargado de administrar este pasillo de 80 km que une el Atlántico y el Pacífico y considerada como un Estado dentro del Estado con casi 9.000 empleados, pretende preparar la vía interoceánica para una nueva era en la que tengan cabida buques del tipo pospanamax, que pueden llevar hasta 12.000 contenedores. El ejecutivo ha apostado el todo por el todo en este proyecto de ampliación del canal, principal componente del PIB panameño, al que contribuye con el 80%, y que mueve entre el 3 y 4% del comercio mundial. En los seis años que lleva bajo autonomía panameña, el canal ha contribuido a las arcas del Estado con unos 2.400 millones de dólares. El peaje más barato para cruzar el pasillo interoceánico, que en la actualidad cuenta con dos vías, es de 66.000 dólares y el más caro supera los 200.000 dólares. El canal de Panamá se encuentra en una vía estratégica para el comercio entre Asia, Europa y Estados Unidos, origen y destino, este último, del 69% de las mercancías que circulan por el canal, el 11% del total de comercio con el antiguo dueño de la vía interoceánica. El pasado año circularon por la ruta del istmo 296.000 toneladas de mercancías, y si los panameños aprueban este domingo la ampliación del canal, cuya conclusión está prevista para el 2014, se podría llegar a las 600.000 toneladas en veinte años. La gigantesca obra va a generar 7.000 empleos directos y 35.000 indirectos, según las autoridades. "El canal es el mejor negocio que tiene el país, y con su modernización se fortalecerán los factores de desarrollo y los márgenes de inversión social", ha repetido Torrijos. Pero si el gobierno asegura que el desarrollo del país, que cuenta con casi un 40% de la población en la pobreza y extrema pobreza, pasa por la ampliación del canal, los opositores temen las consecuencias para el medio ambiente, en particular la salinización de lagos de agua dulce, y que el costo sea muy superior endeudando al país, para beneficio de los ricos. Los promotores están convencidos de que el tercer juego de esclusas consolidará a Panamá "como un centro de enlace, comercio, transporte y logística mundial". Por lo pronto, el país está viviendo un boom inmobiliario sin precedentes, en particular en la capital, donde el horizonte está poblado de grúas, rascacielos y centros comerciales en construcción, y una creciente industria turística, además de ingentes obras portuarias tanto del lado Atlántico como Pacífico. Por primera vez, el número de votantes supera los dos millones, con la incorporación de 133.000 nuevos electores desde la última convocatoria a las urnas, en las elecciones generales de 2004.

Endara denuncia irregularidades

El ex presidente Guillermo Endara, opuesto al plan de construcción de un tercer juego de esclusas, desafió la ley electoral y pidió ante la televisión votar por "no" a la ampliación. Endara dijo que con su campaña por el "No" no busca dividendos políticos. "Ya yo fui presidente. Con el 'Sí' o con el 'No' yo no gano nada". Endara duda que la ampliación del canal beneficie al país. "Que me metan preso, donde quieran" afirmó un desafiante Endara, mientras que el fiscal electoral Gerardo Solís dijo que investigaría las declaraciones del ex mandatario (1990-1994), tras reconocer "incidentes aislados por violación a las normas de publicidad en los centros de votación". Según Endara, promotores del "sí" ofrecieron en cuatro centros de votación un formulario para emplearlo si la propuesta de ampliación era aprobada este domingo. El ex mandatario reiteró su llamamiento a votar contra el proyecto y señaló que en unas 400 mesas, de las 4.416 distribuidas en 2.210 centros de votación en todo el país, "no hay representantes del 'no'" porque "les negaron las credenciales". Después de ejercer su derecho al sufragio, el ex gobernante declaró a la prensa que hay una "compra de votos" porque representantes de grupos favorables al "sí" supuestamente ofrecen trabajo en el Gobierno a los electores a cambio de respaldar el proyecto de ampliación. "Están repartiendo una tarjetita y en la tarjeta le ponen número de cédula, nombre y dirección (del votante) y le dicen: 'mañana o pasado vayan a buscar trabajo'", denunció Endara, y aseveró que "tengo testigos" de esa supuesta actividad. "Ya le hemos avisado a la Fiscalía Electoral, confío en que la Fiscalía investigue", dijo el ex mandatario, cuyo partido en formación Vanguardia Moral de la Patria promueve el "no". El fiscal electoral, Gerardo Solís, aseguró a la prensa que "se va a iniciar la investigación" sobre las denuncias de Endara y que, de ser necesario, "vamos a tomar las medidas" y que "cualquiera que haya violado la ley será sancionado". "Ninguna denuncia se va a quedar sin investigar", sentenció Solís, y refirió que el propio Endara fue denunciado ante la Fiscalía, aunque no precisó por quién, por haber hecho llamamientos a votar por el "no" a pesar de que la ley lo prohíbe. Endara dijo que "todos los panameños debemos votar" y reafirmó que "mi recomendación es que voten 'no', que el 'no' gane" para que "en vez de 14 o 15 bellacos, que son los que nos han hecho este proyecto (...), seamos todos los que hagamos este proyecto y asumamos las responsabilidad en conjunto, que no nos las impongan". Ante preguntas de periodistas sobre si no teme ser considerado "traidor" por su posición contra el proyecto, el ex presidente panameño consideró que "es una opinión de lo más pendeja" En el año 1992, un 40% de los panameños fueron a votar en un referéndum que terminó con el rechazo a una reforma constitucional para eliminar constitucionalmente el ejército. Igualmente en 1998, un 65,4% acudió a las urnas y dijo "no" a una reforma constitucional para introducir la reelección presidencial inmediata.

Observadores destacan normalidad

Observadores internacionales y locales destacaron que el referendo para votar sobre la ampliación del Canal de Panamá transcurre con "normalidad". El ex presidente de Uruguay Jorge Batlle (2000-2005) declaró a la radio local KW Continente que "el proceso es normal" y que, aunque la votación ha sido "baja" en las primeras horas, "la gente va concurriendo normalmente" a las urnas. Batlle auguró que "la votación va a pasar largamente del 50 por ciento" y destacó que "la ampliación del Canal es una necesidad no solamente para que continúe el crecimiento de este país sino para el mundo entero". El ex gobernante uruguayo integra el grupo de medio centenar de observadores internacionales invitados por el Tribunal Electoral (TE) de Panamá para asistir al referendo en el que se decidirá si se construye o no un tercer juego de esclusas para ampliar el Canal. La Organización de Estados Americanos (OEA) también ha desplazado medio centenar de observadores, e igual han hecho organismos de la sociedad civil panameña. "Lo que estamos haciendo es colaborar con un acto democrático, transparente, bien organizado", afirmó Batlle, y añadió que el TE dispone de "un conjunto de medios electrónicos disponibles para que se puedan procesar rápidamente los resultados electorales". Otro observador, el director del Centro de Asesoría y Promoción Electoral (CAPEL) del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), el costarricense José Thompson, también apuntó que "los reportes que tenemos son de normalidad". Ha habido "algún incidente aislado que no entorpece" el proceso, comentó, y agregó que "en las zonas urbanas parece haber habido una votación lenta al principio pero (...) está aumentando", mientras que "en la zona rural ha sido más permanente el flujo de votantes". De los observadores nacionales, la coordinadora de la Comisión de Justicia y Paz, de la Iglesia católica panameña, Maribel Jaén, dijo a la prensa que "no hemos tenido denuncias" de irregularidades y que sólo se han presentado "algunos inconvenientes propios" de una votación. Este es el segundo referendo que se celebra sobre el Canal en casi 30 años, pues el primero fue en 1977 para aprobar los Tratados Torrijos-Carter que establecieron la reversión de la vía acuática de Estados Unidos a Panamá, lo que se cumplió en 1999.