Pandilleros presos descuartizan a 17 reos comunes en una cárcel de El Salvador

Agencias AFP y AP. Desde San Salvador. | 6 de Enero de 2007 a las 00:00
Diecisiete reos murieron en una masacre cometida el sábado por pandilleros de la Mara 18 en Apanteos, una cárcel de máxima seguridad a 66 kilómetros al oeste de San Salvador, informó un vocero policial. Tras una revisión del centro se han contabilizado 17 reos "que fueron asesinados durante el motín por los miembros de la Mara 18", aseguró a la AFP el subdirector de Areas Especializadas de la Policía Nacional Civil (PNC), Douglas Omar García, quien añadió que la situación se encuentra bajo control. Citando relatos de sus colaboradores y de autoridades de seguridad en el interior del penal, la procuradora de Derechos Humanos, Beatrice Alamanni, describió un panorama "horrible, una masacre" en la zona donde ocurrieron los desórdenes y se amotinaron los pandilleros. Según estas fuentes, el panorama en el interior de la penitenciaría es desolador, con un elevado nivel de destrucción de la estructura carcelaria. "En esta monstruosidad se pueden ver -encerrados en las celdas y tapados por escombros- pies (y) cabezas" de reos mutilados por otros compañeros, contó Alamanni, quien no se explica lo que ha podido pasar "para provocar algo tan organizado y tan espeluznante". Los disturbios se iniciaron la tarde del viernes cuando un grupo de pandilleros de la Mara 18 agredieron a un custodio, sus compañeros se negaron a ingresar a las bartolinas y comenzaron a destruir las paredes de las instalaciones. Por su parte el sub director de la policía, Luis Tobar Prieto, confirmó que hay "varios heridos, que están recibiendo atención médica", pero dijo que "ninguno es de gravedad". "La unidad antimotines de la policía logró controlar toda la situación en el centro, los reos han sido trasladados a otras zonas abiertas del penal; se está haciendo una requisa y se va a proceder a trasladar a una parte de los reos a otras penitenciarías", explicó. Todas las víctimas de esta masacre "son reos comunes asesinados por los pandilleros", agregó el subdirector de Areas especializadas de la policía, sin especificar cuántos reclusos habrían resultado heridos en este suceso. Las autoridades estiman que por lo menos 500 miembros de la Mara 18 participaron en el motín del penal de Apanteos, en la ciudad de Santa Ana, donde se encuentran encarcelados unos 2.000 reclusos. Por su parte, el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), José Luis Tobar, aseguró que los guardias del centro penitenciario habían reaccionado efectuando disparos al aire. Lejos de disuadir a los pandilleros, éstos dañaron puertas y paredes y se negaron a entrar a sus celdas, por lo que los responsables del penal pidieron apoyo a la PNC y al ejército, afirmó. Ante la grave situación en Apanteos, se declaró el estado de emergencia en el presidio durante quince días, señaló por su parte el subdirector de Centros Penales, Gilbert Cáceres. Dos autobuses de la policía trasladaron a más de 100 reos comunes al centro penal de Santa Ana, según se informó. El centro penal de Apanteos tiene capacidad para 1,800 reos, pero alberga más de 2,000. En El Salvador hay registros policiales de 9,700 pandilleros y de estos 3,500 guardan prisión en diferentes penales del país.