Estrellas del fútbol ruso pueden acabar en la cárcel

Moscú. RT | 11 de Octubre de 2018 a las 12:16
Estrellas del fútbol ruso pueden acabar en la cárcel

Los futbolistas rusos Alexánder Kokorin y Pável Mamáev, que presuntamente agredieron a dos personas en el centro de Moscú, se encuentran detenidos y se enfrentan a posibles penas de cárcel. Se han iniciado investigaciones criminales contra ambos, acusados de gamberrismo y agresión, ha precisado el Ministerio del Interior de Rusia.

Los dos clubes donde juegan Kokorin y Mamáev —el Zenit de San Peterburdo y el Krasnodar, respectivamente— han prometido penalizar a los deportistas, hablando incluso de rescindirles el contrato.

El pasado 7 de octubre, el club Krasnodar se enfrentó contra el Zenit en San Petersburo. El partido terminó con victoria local 2-1. La tarde del mismo día, los futbolistas viajaron a Moscú en tren, probablemente para celebrar el décimo aniversario de su amistad.

Por la noche, fueron a un club de estriptis. La mañana del 8 de octubre, salieron de allí y empezaron a dar patadas a los autos aparcados. Uno de los automovilistas, que resultaría ser el conductor de una presentadora de televisión rusa, les llamó la atención por su comportamiento. Kokorin y Mamáev lo agredieron.

Dos horas más tarde, fueron a desayunar a una cafetería. Allí, un cliente también les llamó la atención por su comportamiento. Era un funcionario del Ministerio de Industria y Comercio de Rusia. Kokorin y Mamáev lo atacaron, pegándole incluso con una silla.

Aunque se había reportado que de camino a Moscú los futbolistas "destrozaron" el vagón de tren en el que viajaban, la empresa de transporte ferroviario RZD ha desmentido esta información.

Los futbolistas tardaron dos días en presentarse en comisaría. Se personaron el 10 de octubre y fueron detenidos por 48 horas. Las autoridades planean pedir su arresto como medida cautelar, informa Interfax.

"Ambos lamentan lo que hicieron", ha señalado el secretario ejecutivo de la Comisión de Supervisión Social de Moscú, Iván Mélnikov, a Interfax. Los futbolistas aseguran que no consumieron drogas ni bebidas fuertes, solo cerveza.

La mañana de este jueves, los acusados han concedido sus primeras entrevistas a los periodistas. Kokorin ha asegurado que no quiere abandonar el deporte. "Si aquella persona no me hubiera insultado, no me habría comportado así", ha expresado el futbolista, citado por Moskovski Komsomolets, refiriéndose al incidente en la cafetería. Al mismo tiempo, ha asegurado que los periodistas no tienen por qué preocuparse en su presencia. "No hay nada que temer, aquí no hay sillas, y todos los bancos están clavados al suelo", ha bromeado. "Si en la cafetería fijaran las sillas de igual manera, no habría pasado nada", ha añadido.

Mamáev, a su vez, ha admitido que se comportó "de manera amoral" en todos los episodios. "Nosotros somos los culpables", ha dicho.