Escúchenos en línea

Cuatro peleas de primer nivel este fin de semana

Ciudad de México. Bernardo Pilatti | ESPN Digital | 17 de Mayo de 2019 a las 17:15
Cuatro peleas de primer nivel este fin de semana

Los fanáticos del boxeo de primer nivel tendrán un sábado intenso, donde se destacan cuatro peleas, cuatro grandes favoritos y una elevada posibilidad de que las cuatro finalicen de la misma manera: en victoria por KO.

Deontay Wilder (40-0-1 con 39 KOs) defenderá su título CMB de los pesos pesados ante el rival mandatorio, Dominic Breazeale (20-1 con 18 KOs), Billy Joe Saunders (27-0 con 13 KOs) va por el cetro vacante de la división supermediano de la OMB contra el alemán Shefat Isufi (27-3-2 con 20 KOs), Gary Russell Jr. (29-1, 17 KOs) defiende su corona pluma del CMB ante el español Kiko Martínez (39-8-2, 28 KOs) y, por las semifinales de la World Boxing Super Series en el peso gallo, se enfrentarán el japonés Naoya 'Monster' Inoue (17-0, 15 KOs) y el puertorriqueño Emmanuel 'Manny' Rodríguez (19-0, 12 KOs).

No hay mucha ciencia en el vaticinio, excepto la batalla que definirá el pase a la final del WBSS, que puede generar cierta expectativa ante una lejana sorpresa, las restantes deben ser consideradas peleas de transición y con un interés más volcado al ‘después, que al ‘durante’ de esos combates.

Pese a su palmarés donde, donde solo aparece una derrota ante Anthony Joshua, y un porcentaje de anestesiados que trepa hasta el 86%, Dominic Breazeale no es lo que sugiere esa estadística. Es un púgil ofensivo, que suelta combinaciones atinadas, que trabaja esa ofensiva con las dos manos y que no duda en fajarse. El tamaño le ha ayudado ante rivales de menor nivel, pero al igual que en su pelea contra Joshua, no tiene con qué preocupar a Wilder.

Breazeale, es lento, de esos lentos que parecen moverse en cámara lenta, como si le pesara cargar el tonelaje de su cuerpo. Le cuesta bloquear adecuadamente, recibe trallazos que en teoría no deberían llegarle, sufre cuando le castigan su endeble zona media, lo conmueven todos los golpes que le llegan a la barbilla y ante un rival como Wilder que lo supera en alcance y pegada, es difícil que pueda resistir ir más allá del quinto o sexto asalto.

La mayor expectativa en esta pelea, pasa por cualquier anuncio de Wilder una vez culminada la pelea. Ya sea que nos deje saber sobre la reclamada revancha contra Tyson Fury o la existencia aún de posibilidades de una unificación con el británico Joshua.

De todas maneras, la versión más insistente, es de una revancha que estaría ya amarrada contra el cubano Luis Ortiz. El rumor creció a partir de la negativa de Ortiz a pelear contra Joshua. Es posible que no lo haya hecho debido a ese posible compromiso contra Deontay Wilder. No obstante, sobre esto no hay confirmación oficial, solo especulaciones.

El ex campeón mundial mediano, regresa a la rueda para conquistar la vacante corona supermediana de la OMB. Lo hace luego de una increíble transformación física que fue destacada, incluso, por Top Rank en un tuit donde también celebró la hazaña similar de Tyson Fury.

Saunders que se vio forzado a dejar vacante su cinturón mediano OMB después de haber dado positivo por oxilofrina, encaró una nueva etapa y parece determinado a hacerlo de manera disciplinada. El alemán de origen serbio, Shefat Isufi, es lo único que se interpone en su camino y Saunders debería despacharlo sin problemas. La experiencia y diferencias de calidad entre ambos favorecen notoriamente al británico.

También aquí, la expectativa mayor es lo que sucederá en el futuro inmediato con Billy Joe Saunders. Conocidas sus rencillas del pasado con Canelo Alvarez, que evitó enfrentarlo, es de esperar que aparezca ese desafío, tomando en cuenta que el mexicano es uno de los campeones AMB de las 168 libras.

El estadounidense es otro de los grandes evitados de su división. Es también uno de los campeones mejor dotados boxísticamente y con una calidad que no parece haber tocado techo, algo que demostró en su última victoria sobre 'JoJo' díAZ. Le han faltado grandes peleas y las unificaciones demoran en llegar.

Mucho se ha especulado, pero ni Leo Santa Cruz ni Oscar Valdez se han esforzado en desafiarlo como todos los fanáticos hubieran deseado. La falta de mejores peleas, lo llevaron, tal vez, a aceptar un combate contra el español que ocupa la tercera casilla en la clasificación del CMB. Ante ese panorama, es posible que Russell, una vez solventado este compromiso, anuncie que emigra a la siguiente división, los superplumas buscando mejores bolsas y oportunidades.

Kiko Martínez, su rival, es un púgil de boxeo, explosivo, combativo y que por momentos excede el control de riesgo. Sus peleas son emocionantes y entretienen, pero su momento quedó atrás hace un buen rato. Ya fue noqueado por Leo Santa Cruz, también por Scott Quigg y perdió ante Josh Warrington. La superioridad técnica, la contundencia y la velocidad de Eussell serán imposibles de anular para Martínez y esta pelea promete también terminar antes de la cuenta, seguramente por acumuación de golpeo hasta el TKO.

La pelea de este sábado entre Naoya Inoue y Manny Rodriguez, donde unificarán las fajas de peso gallo de la Asociación Mundial de Boxeo y la Federación Internacional de Boxeo, ha tenido una semana previa muy tensa, con algún incidente entre los equipos y con una violencia inusual en el juego de palabras. El nipón, tradicionalmente calmo en su manejo ante los medios, se despachó con una promesa de noquear a su rival. "No puedo pronosticar en qué round, pero la pelea se va a acabar por nocaut contra Emmanuel Rodríguez, el nocaut va a llegar tarde o temprano”, vaticinó.

¿Podrá cumplir su promesa? Todo en lo previo nos hace pensar que ese será el resultado final de la pelea. Inoue es un púgil en ascenso vertiginoso, que hasta el momento ha demostrado una contundencia fuera de lo común y una calidad boxística que exime discusiones.

El estilo de Manny es muy similar al de Inoue. Agresivo, de buscar lastimar en corta distancia, de golpes duros con las dos manos, buenos gancbhos al cuerpo, pocos desplazamientos laterales y un acoso permanente al rival.

Es un combate de dos iguales donde prevalecerá el poder y la velocidad de golpeo. En ese escenario sobresale Naoya, lo que de antemano le debe garantizar la victoria por KO. Este combate difícilmente pueda llegar a la distancia. O sucede lo esperado o Rodríguez nos sorprende con un KO apoteósico. Existe un resquicio para la sorpresa, pero lo que nadie dude es que esta pelea no llega a la distancia.


Descarga la aplicación

en google play en google play