Escúchenos en línea

«Chocolatito» busca recuperar su lugar entre los mejores

Los Ángeles, California. Dan Rafael | Escritor Senior de ESPN | 28 de Febrero de 2020 a las 14:33
«Chocolatito» busca recuperar su lugar entre los mejores
Román González

Román "Chocolatito" González había alcanzado la cima del boxeo. El protegido del difunto y gran miembro del Salón de la Fama Alexis Argüello estaba en la cima de las clasificaciones de libra por libra, una posición inaudita para un boxeador de 115 libras, y rompería el récord de la leyenda como el primero de Nicaragua en ganar títulos mundiales. en cuatro clases de peso.

De hecho, González, que ya había reclamado cinturones en peso paja, junior mosca y mosca, perseveró en una pelea agotadora con Carlos Cuadras para ganar un título mundial junior gallo en septiembre de 2016 y mantener su récord perfecto. Fue el tipo de victoria memorable y significativa que probablemente aseguró su eventual elección al Salón de la Fama del Boxeo Internacional. Había alcanzado lo que, mirando hacia atrás, parecía ser el vértice de su carrera.

Ha sido un camino difícil para González desde entonces. Primero, su entrenador de toda la vida, Arnulfo Obando, falleció repentinamente a los 54 años de un derrame cerebral en noviembre de 2016. González estaba desconsolado.

Le siguió un miserable 2017.

Primero, González perdió su título por decisión controvertida en una sangrienta pelea ante Srisaket Sor Rungvisai en una pelea candidata a pelea del año. Luego sufrió una derrota por nocaut de un golpe en el cuarto asalto de la revancha. El tiempo de González en la cima parecía haber terminado.

Se tomó un año libre para recuperarse, y pareció valer la pena. González regresó para noquear al desvalido Moisés Fuentes en septiembre de 2018. Fue su primera pelea con un nuevo entrenador, Marcos Caballero, con sede en Coachella, California, quien es el padre del ex campeón mundial de peso gallo Randy Caballero.

"Chocolatito" había vuelto.

Pero mientras entrenaba para su próxima pelea, un rápido regreso contra el ex campeón mundial de peso junior mosca Pedro Guevara programado para ese diciembre, González se desgarró el menisco en la rodilla derecha mientras trotaba. Se sometió a cirugía y nuevamente estuvo fuera del ring durante 15 meses.

"El tiempo fuera y la lesión fueron muy frustrantes. Nunca antes había tenido una lesión grave", dijo González a ESPN a través de un intérprete. "Justo después de que ocurrió la lesión, seguimos entrenando durante 15 días con la esperanza de poder pelear. Pero cuando me di cuenta de que no era posible, quedé muy descontento con la decisión que tuvimos que tomar".

Cuando su rodilla finalmente estuvo sana, González regresó para noquear al jornalero Diomel Diocos en el segundo asalto en Yokohama, Japón, en diciembre. "Con la pelea en Japón, queríamos mostrar que su rodilla estaba en excelentes condiciones y que Román tenía hambre y estaba listo para regresar al nivel de élite del boxeo", dijo a ESPN Carlos Blandón, asesor y amigo cercano de González.

Fue un combate destinado a sacudir cualquier óxido del ring y preparar a González para lo que espera sea un regreso a la cima el sábado (DAZN, 8 p.m. ET) en el Ford Center en The Star en Frisco, Texas.

González (48-2, 40 KO), de 32 años, desafiará al campeón mundial de peso junior gallo Kal Yafai en la cartelera protagonizada por el combate Mikey García-Jessie Vargas. Su objetivo es volver a entrar en la conciencia de los fanáticos del boxeo como el boxeador de pequeñas divisiones más exitoso de su generación.

"Estoy muy feliz de tener esta oportunidad", dijo González. "Ganar otro título, será una bendición de Dios para mí y para todo mi equipo. Estaremos muy felices".

Hubo un tiempo después de la muerte de Obando y las derrotas ante Sor Rungvisai que González no era feliz.

Incluso si González no habló públicamente sobre eso, Blandón dijo que sabía que no todo estaba bien.

"El nocaut ante Rungvisai fue el fondo del barril", dijo Blandón. "Román había perdido a su entrenador y luego perdió el título ante Rungvisai en la primera pelea y luego la derrota por nocaut en la segunda pelea. Todo se estaba desintegrando. Tuvimos que comenzar de nuevo. Ahora tenemos un equipo realmente sólido y somos un equipo a un par de días de ser campeón del mundo nuevamente y todos se sienten muy emocionados".

González reconoció que las cosas fueron difíciles para él después de la muerte de Obando y especialmente después de la derrota por nocaut. Dijo que su espiritualidad lo ayudó a superarlo.

"Hubo algunos momentos muy tristes", dijo González. "Pero eso es lo que la vida te enseña. Eso es lo que Dios te enseña. No tienes que bajar la cabeza. Siempre tienes que levantar la cabeza y mirar hacia el futuro. Ahora mismo tengo a Marcos Caballero conmigo y él tiene la mayoría de las cualidades que tenía Arnulfo".

Además de Caballero, también están el entrenador de fuerza y acondicionamiento Rafael Rojas y el padre de González, Luis González, quien siempre ha sido parte del equipo.

"Román se siente lleno de energía y listo para enfrentarse al mundo nuevamente. No he visto esa motivación desde que perdió [Obando] y [desde] el nocaut. Román está ansioso por mostrar su talento el sábado. Definitivamente está listo para esta pelea", dijo Blandón. "Esto es como un nuevo comienzo para nuestro equipo, como la segunda etapa de la carrera de Román".

Aunque el largo periodo de inactividad de González antes del regreso en diciembre fue causado por una lesión, Blandón dijo que cree que fue bueno para el boxeador a largo plazo.

"Había boxeado 12 o 13 años sin ese tipo de descanso. Creo que el tiempo libre lo renovó mental y físicamente", dijo Blandón. "No había querido visitar sus sentimientos y emociones cuando perdió a su entrenador, perdió su título y fue noqueado por Rungvisai”.

González se enfrenta a un oponente de calidad en Yafai (26-0, 15 KO), de 30 años, de Inglaterra. Fue olímpico en 2008 y hará su sexta defensa del título mundial, aunque será contra el oponente más importante de su carrera profesional de ocho años.

"Kal Yafai tiene mi respeto", dijo González. "Siempre digo que todos los boxeadores somos como una familia y las peleas nos hacen conocernos más. Creo que la pelea traerá mucha emoción. Uno de mis sueños es volver a ser campeón mundial y lo que sea que venga ese resultado es bienvenido".


Descarga la aplicación

en google play en google play