Escúchenos en línea

Pánico en Haití ante cercanía de tormenta tropical

Puerto Príncipe. PL. | 3 de Agosto de 2011 a las 00:00
A medida que empeoró este miércoles el tiempo en Haití, aumentó el pánico entre la población, principalmente en los campamentos para damnificados: endebles carpas donde viven cerca de 630 mil personas desde hace más de un año. La Defensa Civil decretó el estado de máxima alerta ante el inminente paso de la tormenta tropical Emily, sin embargo, la debilidad de la infraestructura nacional hace insuficiente cualquier esfuerzo del Ejecutivo. Desde horas de la mañana de este miércoles, cientos de personas intentaban abandonar las tiendas, aunque los refugios habilitados no alcanzan para la cantidad de necesitados. En los barrios la gente trataba de poner a resguardo sus pertenencias y tapiaban las puertas y ventanas con palos y sacos de arena. El estado caribeño no ha recibido aún ayuda internacional para hacer frente a los previsibles efectos del meteoro. Hasta medio metro de lluvias podrían caer en Haití por el paso de Emily, que puede provocar deslaves e inundaciones severas, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Los deslizamientos de tierra son frecuentes aquí, incluso con precipitaciones débiles, debido a la erosión de los suelos por la deforestación a que ha sido sometido el país desde los tiempos coloniales. Los aguaceros que asolaron la nación el mes anterior provocaron al menos 28 muertes, seis desaparecidos, centenares de evacuados, casas destruidas, deslaves, e inundaciones que alcanzaron los dos metros de altura en esta capital. Haití vive una situación de desastre desde hace más de un año, cuando un terremoto provocó cerca de 300 mil fallecidos y dos millones de damnificados. Sufre además una epidemia de cólera que ya cobró casi seis mil vidas y la Organización Panamericana de la Salud estima que el número puede aumentar como resultado de las aguas. Antes del sismo, el paso de ciclones por Haití dejó tradicionalmente una estela de muerte y destrucción. El huracán Thomas, en noviembre de 2010, dejó una decena de fallecidos. Tras el paso de Fay, Gustav, Hanna e Ike en 2008, las autoridades reportaron más de 600 muertes y daños calculados en casi 900 millones de dólares, mientras en 2004 más de cinco mil personas fallecieron por los embates de la tormenta tropical Jeanne. De acuerdo con el CNH, existe la posibilidad de que entre 12 y 17 tormentas tropicales amenacen el Caribe hasta noviembre próximo.

Descarga la aplicación

en google play en google play