Escúchenos en línea

Perú defiende pausa en erradicación de cocales

Lima. PL. | 17 de Agosto de 2011 a las 00:00
El gobierno de Perú defendió este miércoles la decisión de suspender la cuestionada e inefectiva erradicación forzosa de cultivos de hoja de coca, frente a ataques de elementos ligados a la embajada de Estados Unidos. Tanto el ministro del Interior, Oscar Valdés, como el jefe del organismo a cargo de la política antidrogas (Devida) señalaron que la suspensión temporal es necesaria para evaluar la poco eficaz lucha contra el narcotráfico de la última década. Al mismo tiempo, la embajadora de Estados Unidos -que alienta y finacia la erradicación-, Rose M. Likins, dijo que espera una explicación sobre la medida y hubiera sido "más agradable" que fuera previa, en el marco de la cooperación bilateral en la materia. Likins admitió sin embargo que es natural que un nuevo gobierno quiera revisar este tipo de políticas y aseguró que Washington mantiene esa colaboración. Valdés pidió cesar las especulaciones en torno a la medida, alusión a los ataques a la misma por parte de elementos ligados a la embajada norteamericana y medios de prensa que suelen defender las posiciones de Washington en la materia. "Perú es un país soberano y el gobierno tiene la voluntad, el ofrecimiento (de lucha contra el narcotráfico), y lo vamos a cumplir", aseveró el ministro, al explicar que la pausa se debe a la decisión del gobierno de rediseñar y reorientar la lucha antinarcóticos y que "los resultados son los que van a primar al final". Subrayó la determinación de priorizar el control del suministro de insumos para producir droga y la represión al lavado de dinero del narcotráfico. Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Ricardo Soberón, afirmó que el Ejecutivo afina todos los instrumentos de la política antidrogas. Explicó que la suspensión apunta a hacer una evaluación de la erradicación, habida cuenta que ha sido inefectiva en la última década, en la que, lejos de mermar, la producción de cocaína ha aumentado y hay nuevas plantaciones. Como prueba de la decisión de combatir al narcotráfico citó la captura, ayer, de 900 kilos de clorhidrato de cocaína que estaban a punto de ser embarcados a Turquía y cuyo valor en el exterior alcanza 22 millones 500 mil dólares. Ratificó el compromiso gubernamental de reducir las plantaciones excedentes de coca y señaló que la pausa se debe a que hubo un cambio de gobierno y de políticas, y está en marcha una negociación con Estados Unidos sobre la cooperación antinarcóticos de ese país. Soberón es un duro crítico de la erradicación compulsiva de cocales, alentada por Estados Unidos, y su designación motivó ataques de seguidores de la política norteamericana en la materia, que arrecian tras la suspensión. El vocero de la bancada parlamentaria del bloque gobernante Gana Perú, Freddy Otárola, defendió también la pausa y dijo que mantener una política de erradicación fracasada durante el pasado gobierno de Alan García, significaría consolidar el narcotráfico. De otro lado, los mismo sectores que atacan la suspensión critican el relevo del jefe de la policía antidrogas, Carlos Morán, ligado al pasado gobierno y a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Descarga la aplicación

en google play en google play