Cuba pide a EU que derogue infame «Ley de Ajuste»

La Habana. TeleSUR. | 1 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Con el propósito de evitar que la emigración continúe siendo una crítica en contra de la Revolución Cubana, el gobierno antillano exigió a Estados Unidos (EE.UU.) que derogue la Ley de Ajuste y la política de "pies secos y pies mojados", medidas que fomentan las salidas ilegales de la nación al país norteamericano. El diario oficial Granma sostiene que Washington debe acabar con el texto legal vigente desde el 2 de noviembre de 1966 y que ha sido "concebida y practicada contra los cubanos, pero que perjudica también a los pueblos latinoamericanos y es dañina para los intereses de los propios norteamericanos", afirmó el editorial del periódico. Añadió que EE.UU. ha promovido la emigración clandestina poniendo en riesgo la vida de los cubanos y además fomenta "el vil negocio del contrabando de personas, asociado al del narcotráfico, frente al que no toma ninguna medida efectiva". "Si Estados Unidos está dispuesto a conceder la residencia legal a cualquier cubano que entre a su territorio, como efectivamente hace con los que arriesgan innecesariamente la vida, debería darle la visa a todos los que deseen emigrar de forma legal y normal sin pedirle documentación o requisito alguno", puntualizó el artículo de Granma. El documento legal privilegia a los cubanos que toquen territorio estadounidense por cualquier vía y les otorga residencia automática y facilidades laborales, lo que según las autoridades cubanas, incita a la emigración ilegal en precarias embarcaciones (balsas) y al tráfico de personas. El periódico explicó que el juego de la nación norteamericana es crear una "colosal operación de falsificación" que presenta a los cubanos como "gente que desea 'escapar'" y a Estados Unidos "como a la nación 'generosa' que los acoge". Tras el éxodo masivo de 1994, conocido como la "Crisis de los Balseros", ambos países suscribieron acuerdos migratorios en los que Washington se comprometió a entregar 20 mil visas anuales a cubanos y repatriar a los ilegales interceptados en el mar. El Gobierno antillano, por su parte, asumió la responsabilidad de reinsertar socialmente a los repatriados y evitar, por medios persuasivos, las salidas ilegales.