Latinoamérica celebra Día de los Muertos

Ciudad de México. TeleSUR. | 2 de Noviembre de 2011 a las 00:00
América Latina celebra este miércoles el Día de los Muertos con ceremonias llenas de colorido y de curiosos ritos con el fin de honrar a las personas que físicamente ya no están presentes. En numerosos países familias recorren los cementerios, que registran una notable afluencia de visitantes durante el 1 y 2 de noviembre. En Bolivia durante la tradicional fiesta de los muertos, los ciudadanos se trasladan en caravana para pasar la noche al lado de la tumba donde descansan los restos de sus seres queridos. Asimismo, rezan con ofrendas de calientes ponches y comidas además de interpretar música y bailar al ritmo de conjuntos autóctonos a manera de despedir a los difuntos. El encuentro entre seres que se han ido y los vivos se produce en una mesa, donde se prepara una especie de altar en el que ocupa un lugar preferencial la fotografía del difunto, con una vela encendida, frutas y las comidas y bebidas que más le gustaron en vida. Otra de las viejas tradiciones de los bolivianos es la limpieza en los camposantos, con la mejora de la imagen de panteones, pulido de placas y candelabros, y la colocación de nuevas flores para mejorar el lugar donde reposan sus muertos. Los peruanos también celebran este día visitando las tumbas de sus muertos y llevando ofrendas que incluyen las comidas favoritas del fallecido para que su espíritu lo disfrute. Lo mismo pasa en Guatemala y más países latinoamericanos. Miles de guatemaltecos se reúnen en más de 500 cementerios del país para llevar comida y licores a sus seres queridos que yacen en las tumbas. En Venezuela, Paraguay y Costa Rica, amigos y familiares limpian las tumbas de sus seres queridos y dejan flores. También asisten a misa. En el caso de Nicaragua es distinto, donde es común que los familiares duerman sobre las lápidas de los difuntos. En Ecuador, las familias realizan fiestas, donde los parientes pueden hablar sobre sus familiares que han muerto. El Día de los Muertos es considerado en Brasil como un feriado nacional, donde aquellos que están de luto, mayormente católicos, acuden al cementerio con flores y velas para rezar frente a las tumbas. En México, esta celebración es una de las de mayor tradición e importancia cultural. Durante el 1 y 2 de noviembre es común que se construyan altares decorados con velas, flores y fotografías de los difuntos. Este año, sin embargo, los mexicanos decidieron plantar cruces en las calles para recordar a las casi 50 mil víctimas del crimen organizado. El simbólico Angel de la Independencia en la capital mexicana, amaneció este martes sembrado de cruces y velas colocadas la noche de este lunes por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por el poeta Javier Sicilia. En la noche del lunes se realizó alrededor de ese monumento una ceremonia para recordar a las víctimas de las disputas entre cárteles de la droga, pero también de inocentes caídos en operativos policiales y militares. Se espera que entre este miércoles y jueves cerca de tres millones de personas acudan a los camposantos de Ciudad de México (capital) para acompañar a sus difuntos, según estimaciones del Gobierno capitalino. Según estudios históricos y antropológicos, el tributo durante el Día de los Muertos es una práctica ceremonial donde se unen la tradición católica y la precolombina en manifestaciones sustentadas en la pluralidad étnica y cultural de cada país. En el tradicional Día de los Muertos se rinde homenaje a las almas de los seres queridos fallecidos, que regresan por unas horas a la Tierra. En la primera jornada, se honra la memoria de los niños muertos, mientras que el segundo día se recuerda a los adultos fallecidos.