Banco Mundial siempre ha condicionado a nuestros países, dice Correa

Quito. TeleSUR. | 2 de Noviembre de 2011 a las 00:00
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró su postura de que el Banco Mundial (BM) siempre ha condicionado a los países de América Latina, puesto que para eso no se necesitan “bombas ni tanques, sino dólares” y eso es lo que hace el mencionado ente financiero junto al Fondo Monetario Internacional (FMI). “¿Hasta cuándo vamos a aguantar esto?”, se preguntó el mandatario ecuatoriano durante un encuentro con los medios en la ciudad de Guayaquil (centro), donde se refirió también a la editorial del diario argentino La Nación en su contra. La editorial del rotativo, titulado "Grotesca intolerancia", criticaba la decisión de Correa de abandonar -el pasado sábado- la Cumbre Iberoamericana cuando hablaba la vicepresidenta del BM, Pamela Cox. Exhortó a los argentinos a preguntarse quiénes fueron los que apoyaron incondicionalmente al ex presidente Carlos Menen, las privatizaciones, la convertibilidad, y a todo aquello que acabó con la nación austral. “Ya se olvidaron los argentinos quiénes apoyaron la paridad cambiaria y ahora nos dicen que tenemos que escuchar a esta burocracia internacional", manifestó. “Que el diario La Nación le recuerde eso a los argentinos”, dijo Correa, y preguntó “¿cuál fue allí (en Argentina) el rol del Banco Mundial?, o en Perú con las privatizaciones hechas por (Alberto) Fujimori, para fustigar luego a esa burocracia internacional tan terrible que nunca ha hecho un mea culpa”. El jefe de Estado recordó que actualmente el movimiento mundial de Indignados condena las políticas económicas que ha llevado el BM y el FMI. “Eso es lo que nos exigen nuestros pueblos, los indignados, que entienda diario La Nación de Argentina”, reclamó. Correa indicó que “hay mucha hipocresía y cinismo” por parte de la entidad financiera mundial. El gobernante ecuatoriano rechazó el hecho de que en la XXI Cumbre Iberoamericana, que tuvo lugar en Paraguay el fin de semana pasado, se hubiera hecho intervenir a los representantes de los organismos multilaterales antes que a los presidentes y lo calificó de intolerable. “Que no nos obliguen después de tanto sufrimiento, de tanta tragedia en América Latina a escuchar las cátedras de política económica de los causantes de esa tragedia”, sostuvo y se preguntó si acaso viajó a Asunción para escuchar a Cox o a “mis colegas Jefes de Estado de Iberoamérica”. El presidente Correa evocó el hecho de que el Banco Mundial no quiso entregar un préstamo a la nación andina por su decisión de eliminar un fondo especial que se alimentaba por el excedente. “Al menos que empiece pidiendo disculpas por los daños que ha hecho a América Latina y a los países pobres del planeta”, reclamó el mandatario cuando se disponía a hablar la vicepresidenta del BM y fue aplaudido por parte de las delegaciones. Tras salir de la plenaria, sin escuchar a Cox, Correa justificó su decisión diciendo que cuando era ministro de Economía en 2005, “después de la caída de un Gobierno entreguista como el de Lucio Gutiérrez”, Cox debía entregar un cheque por “100 millones de dólares para un crédito de 200 millones, cuyas condiciones se habían cumplido (…) y ella directamente me dijo 'no le vamos a entregar el crédito porque usted ha cambiado las políticas económicas”. “¿Y de esta burocracia internacional, chantajista con los créditos, con los dólares es que tenemos que recibir cátedras de política económica y moral en un foro iberoamericano, hasta cuándo? Empecemos cambiando algo”, llamó. “Liberémonos de esta burocracia internacional”, enfatizó el mandatario.