Declaraciones de Sarkozy causan «sorpresa» e «indignación» en Uruguay

Montevideo. TeleSUR. | 5 de Noviembre de 2011 a las 00:00
El gobierno uruguayo convocó en consulta a su embajador en París y al encargado de negocios francés en Uruguay por las declaraciones del presidente del país europeo, Nicolás Sarkozy, en las que incluyó a Montevideo en una lista de paraísos fiscales, informó la Presidencia. De acuerdo con un comunicado de la Presidencia, el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, llamó en la noche del viernes en consulta al embajador uruguayo en Francia, Omar Mesa, y al encargado de negocios, Stéphane Toulet. Durante la finalización de la cumbre del G20 realizada en Cannes (sur de Francia), Sarkozy incluyó a Uruguay dentro de una enumeración de paraísos fiscales y señaló que los "países que siguen siendo paraísos fiscales con la ocultación financiera serán apartados de la comunidad internacional". El ministro de economía de Uruguay, Fernando Lorenzo, dijo el viernes que las declaraciones del presidente francés le provocaron "sorpresa" e indignación". "Son tan incompresibles esas afirmaciones que parece que el presidente Sarkozy pasa por alto que Uruguay tiene vigente hoy un tratado de información tributaria con Francia, tratado que se suscribe en el año 2009 y que tiene ratificación parlamentaria el año pasado", dijo Lorenzo a medios locales. Lorenzo agregó que "este tipo de calificación lo único que puede causar es sorpresa (...) -y- como un ciudadano más, indignación". Los mandatarios que conforman el Grupo de los 20 (G-20) finalizaron el viernes la sexta Cumbre del bloque en la ciudad francesa de Cannes (sureste), donde acordaron como estrategia global para el crecimiento y el empleo, que todos sus miembros propicien la recuperación de sus economías. Paralelamente a la cumbre, se efectuó un Foro Alternativo de los Pueblos en Niza, al suroeste de Francia, contra la sexta reunión del G-20. Impulsado por diversas organizaciones sociales, sindicales, de derechos humanos y ecologistas, el espacio exigió que “Primero estén los Pueblos y después las finanzas”.