Vicepresidente de Perú enfrenta acusaciones

Lima. TeleSUR. | 9 de Noviembre de 2011 a las 00:00
El vicepresidente de Perú, Omar Chehade, anunció este martes que se separará de sus funciones pero sin presentar la renuncia, mientras se realicen las investigaciones en la Fiscalía y el Congreso sobre el escándalo de tráfico de influencias que lo involucra. El anuncio se produce dos días después de que el presidente Ollanta Humala le pidiera por televisión "dar un paso al costado" para defenderse en un caso que daña la imagen del Gobierno. Chehade, acusado por tráfico de influencias presuntamente por interceder a favor del desalojo ilegal de la azucarera Andahuasi, dijo no ser responsable amparándose en el principio constitucional de la presunción de inocencia. De acuerdo con los señalamientos, Chehade hizo que la firma empresarial, grupo Wong, retomara el control de la planta. También es acusado de beneficiar a una empresa brasileña en el proceso de licitación del segundo tramo de un tren eléctrico por 583 millones de dólares. El vicepresidente considero "que no es pertinente formular la renuncia a tal investidura dado que soy inocente de los cargos atribuidos”. En un documento, el también congresista calificó como “linchamiento” político el cargamento mediático que se gestó contra él, “algunos sectores han querido demoler mi imagen pública, sin tomar en cuenta mi prestigiosa trayectoria de la lucha contra la corrupción”, apuntó Chehade. Finalmente, dijo ser muy respetuoso de las investigaciones que se hacen simultáneamente en su contra, a cargo del Ministerio Público y las tres comisiones del Congreso. Aseveró que en caso de que se le demuestre su culpabilidad dejará de ejercer los cargos que tiene dentro del Gobierno.