Cristina Fernández pide apostar como nunca a integración regional

Buenos Aires. PL. | 15 de Noviembre de 2011 a las 00:00
La presidenta argentina, Cristina Fernández, afirmó este martes que ante un mundo complejo, que se derrumba, es necesario apostar con fuerzas renovadas a la integración regional. Hoy más que nunca debemos apostar a la integración, al desarrollo inteligente del mercado regional; complementando las economías con el formidable potencial energético, agroalimentario y de recursos acuíferos de los cuales disponen los países suramericanos, sostuvo. Fernández formuló el exhorto al participar en la clausura de la octava muestra Agroindustrial de la ciudad santafesina de Las Parejas, un lugar donde -destacó- se ha cumplido el sueño del ex mandatario Néstor Kirchner de tener una Argentina diferente. En ese sentido recordó que cuando Kirchner asumió la presidencia de la nación en 2003 el índice de desempleo en Las Parejas era de un 35 por ciento, mientras hoy -tras ocho años de aplicación de un nuevo modelo de desarrollo- existe allí pleno empleo. La dignataria pidió a sus compatriotas "defender con uñas y dientes este modelo que hemos construido entre todos" y aseguró que frente a la posibilidad de que se instalen nuevas empresas extranjeras en el país el empresariado nacional no debe temer. El Estado "siempre va a estar al lado de los empresarios argentinos, para ayudarlos y apoyarlos, como lo hemos hecho, con todas las políticas activas", sentenció. En su discurso, Cristina Fernández comentó que cuando había llegado a la muestra subió a una máquina pulverizadora autopropulsada realizada íntegramente en la Argentina, y pidió a sus creadores que le construyeran un equipo similar. Me gustaría -dijo- que se hiciera "una pulverizadora del egoísmo, la mediocridad, la falta de solidaridad, la avaricia, la envidia, la falta de patriotismo", porque esas "son las malezas que tiene la Argentina y tenemos que desterrar". La mandataria también participó hoy en un acto en la planta de General Motors ubicada en la localidad de Alvear, y allí aludió a sus dichos de la víspera sobre la necesidad de no boicotear al país. Me referí a todos los sectores, aclaró la presidenta y precisó que el llamado atañe tanto a organizaciones sindicales, como a algunas empresas que sólo piensan en la especulación y la rentabilidad y no tienen responsabilidad social, y a otras que ganan formidables sumas de dinero y no reinvierten. Agregó que hay prácticas tanto sindicales como empresariales inaceptables, con la diferencia de que muchas veces las primeras terminan cobrándose como víctimas a quienes las practican, mientras los empresarios "nunca pierden, siempre termina pagando el pueblo".